Enlaces accesibilidad
Gen Playz

¿Por qué ha levantado tantas ampollas la Ley Celaá?

  • Tratamos los puntos más polémicos de la nueva ley educativa: la educación especial, la escuela concertada, la educación sexual, la introdución de valores cívicos, la religión, el castellano que deja de ser vehicular...
  • ¿Cómo se traduce todo esto en nuestra formación? ¿La mejora o la empeora?

Por
 Debate Ley Celaá
Debate Ley Celaá

Sin que sirva de precedente, empecemos por la conclusión primordial a la que llega este Gen Playz sobre la nueva Ley Celaá, que no es otra que si queremos avanzar y mejorar tendrán que escuchar a la comunidad estudiantil y al profesorado, puesto que son los principales afectados por la misma. La participación ha sido uno de los reclamos más fuertes que ha sonado durante este programa. Todos en este debate coinciden en que los diferentes gobiernos no les tienen en cuenta a la hora de cambiar la ley educativa.

La LOMLOE, conocida popularmente con el apellido de la actual ministra de educación, es ya la octava ley educativa a la que nos enfrentamos dentro de la era post franquista. Todavía no nos hemos enterado bien de que ha supuesto la anterior y ya tenemos una nueva a la que adaptarnos. Pues para enterarnos bien de a qué atenernos a partir de ahora, hemos invitado a varios expertos en materia educativa. Con ellos intentaremos esclarecer los puntos más polémicos de la Ley Celaá tratando de sortear todas las fake news que han surgido en torno a la misma, que no han sido pocas.

No recomendado para menores de 16 años ¿Qué tiene de positivo y de negativo la Ley Celaá?
Transcripción completa

¿Os imagináis que en el colegio

nos hicieran aprendernos las leyes educativas

como si fueran la lista de reyes godos?

¡LOECE, LODE, LOGSE, "LOPJ", LODE, LOE, LOMCE

y, ahora, LOMLOE!

¿Juegan con nosotros?

¿Con vosotros, jóvenes y "jóvenas" estudiantes?

Que yo ya soy talludita.

¿Juegan como si fuerais sims, peatones del GTA?

¿Por qué no paran de sacar una ley educativa tras otra?

¿Qué hay detrás de tirarlas por el retrete,

como si fueran los muelles de Homer Simpson,

y sacarse de la manga una prácticamente cada legislatura?

¿Qué ocurre con la educación en España?

¿Y de qué trata la ley Celaá

y por qué está habiendo tanta movidita?

De todo ello vamos a hablar hoy en "Gen Playz".

Joder, qué frío, parece esto un aula en COVID.

Aquí, en ventilación todo el rato, Darío.

¿Qué tal? Bien, te cuento.

El otro día dijimos que íbamos a hablar de filosofía y ética

pero, como diría Ferreras: "La actualidad no puede esperar".

O "no vamos a esperar a que tú", como diría también Irene Montero,

"te desembaraces" para hablar de la ley Celaá.

¿De qué producto legislativo eres?

Yo creo que de la LOGSE, si no me equivoco.

Creo que se me ve.

¿Por?

Creo que se intuye. Pero ¿por qué?

Porque mezclabas el concepto de fémur y Cervantes.

Claro. No, porque, por ejemplo, yo, cuando estudiaba, Plutón...

era un planeta.

A mí que no me mientan.

Eso ya me coloca directamente en la LOGSE.

Ah, vale, bueno. Vale, vale, vale.

Hay entre manos otra movidita, y la gente está muy revuelta,

con cosas a favor, cosas en contra, ya tú sabes,

como siempre, cuando hay algo nuevo.

Y hemos hecho un pequeño vídeo

para que te enteres de lo que vamos a hablar.

Pues al lomo, al lomo, que la actualidad no espera.

Con la aprobación de la nueva Ley de Educación,

conocida como "ley Celaá" o LOMLOE,

se pone fin a la LOMCE de 2013.

Queda aprobado el proyecto de Ley Orgánica.

-Será la octava ley educativa que tengamos en democracia.

Pero ¿cuáles son los puntos que han generado más polémica?

La nueva ley ha desatado el debate

sobre el supuesto desmantelamiento de las escuelas concertadas...

Por los 250 000 empleos

que dependen de la educación concertada.

El fin de la educación especial.

Lo que me indigna es lo de los colegios especiales.

Esos centros no se van a cerrar,

no se van a cerrar porque son necesarios en el sistema.

El adoctrinamiento,

con la sustitución de la asignatura de Ética por Valores Cívicos.

-La nota de religión no contará en el expediente,

pero su oferta seguirá siendo obligatoria.

-Relegar la religión es atentar contra la libertad.

O la discriminación del castellano, Que no quiten el español.

-El castellano dejará de ser vehicular,

aunque se garantizará el derecho a recibir enseñanza en este idioma.

¿Qué hay de cierto en todo esto?

Este proyecto de ley

nació acompañado de mucha falsificación,

muchas "fake news".

¿Es posible un consenso por la educación?

La ley no está cumpliendo lo que tiene que cumplir,

que es ponernos a todos de acuerdo.

# Cojo otro muelle, lo tiro por el retrete.

# Y ya son 820 muelles los que el retrete se ha tragado. #

Así es. Así es. La verdad.

¿Realmente le importa a la gente la educación?

Porque es que ya no sé, tío.

Con tanta caja que había ahí de LOGSE, LOMCE y bla, bla.

Con Homero. Siete concretamente

desde que Franco estiró la pata.

Bueno, vamos a presentar a nuestra maravillosa mesa

para hablar del asunto.

Tengo aquí, a mi izquierda, a Olga.

Estudiante de Máster de Profesorado, en Salamanca.

También es graduada en Filosofía.

¿Correcto? No me falta nada. Sí.

Sí, perdón, Plataforma del Estudiando en Defensa de Ética.

Es así. Sí, sí. Es así.

Así es. Que se nos va.

Y ahora hablaremos de ello también.

Ahora es Ética y Valores Cívicos.

Bueno, se transforma.

La energía no se crea ni se destruye.

Yo, de la LOGSE. Bueno, me callo.

Ramón... Somos muy viejos para hablar nosotros de esto.

Te lo digo.

Ramón.

Maestro de primaria y de Educación Física.

También es licenciado en Psicopedagogía.

Y, actualmente,

secretario de la de Acción Sindical de la Acción Sindical

en el sindicato de profesores de enseñanza pública ANPE.

Eso es.

Joder, lo he tenido que leer, como se ha podido observar.

Bienvenido. Muchas gracias por estar aquí con nosotros.

Y ella es Raquel, maestra de educación infantil y primaria

en el colegio Beata Mariana de Jesús.

Bienvenida. Muchas gracias.

En el zoom, que no nos falta, por supuesto,

tenemos a nuestra reina de España.

Reina de España conquistando Francia,

porque lo tenía que hacer por nosotros.

Es Liz, eh...

Y, bueno, pues también va a dar su punto de vista,

porque, ya sabes, Filosofía ahora se amplía, Liz, por fin.

Sí, sí, sí, sí, sí.

Se amplía, igual que se amplía España hacia Francia.

¿Has visto? A lo mejor es al revés.

Quizá es Francia ampliándose a España.

Fíjate. Bueno, no sé. Solo sé que no sé nada.

Guiño.

Hala.

Y, bueno, Víctor Lapuente,

que también se ha prestado en la tarde de hoy.

Catedrático en Ciencias Políticas por la Universidad de Gotemburgo.

Bueno, ¿qué tiempo hacía allí, Víctor?

Porque...

Bueno, el tiempo no es muy bueno, la verdad.

Y, sobre todo, es muy oscuro, ese es el problema.

Bueno, voy a lanzar la primera pregunta:

¿por qué está todo el mundo quejándose de la ley Celaá?

¡Puf!

Pues diga, ¿eh?

Hombre, creo que, como en otras ocasiones pasa,

se usa un tema de controversia

a merced del partido político, en este caso, que toque.

Y tenemos una herramienta para echarnos la culpa

de unas cosas y de otras.

Quizá la controversia no está

en dónde se está poniendo tanto énfasis,

si en la concertada, si en la educación especial...,

deberíamos estar analizando en esa ley

qué es lo que mejora a los alumnos,

qué es lo que mantiene

o qué es lo que debería mejorar, ¿no?

Entonces, este ataque a uno de los puntos, o a dos, o a tres...

no hace que tengamos una previsión de mejor educación.

O sea, al final, se está contando con todos los colectivos

menos con los afectados objetivamente,

que son los padres o los alumnos.

Bueno, se cuenta,

o ahora mismo viene bien contarlo desde un punto de vista, ¿no?

Entonces creo que deberíamos abordarlo en los artículos,

en lo que realmente les va a cambiar a los alumnos en las aulas.

Ramón, ¿a ti te gusta la ley Celaá?

Tiene cosas positivas y cosas no tan positivas.

¿Qué es lo que a ti te gusta?

Ahí me gusta, por ejemplo,

que supera muchas de las concepciones que había

de la enseñanza de la LOMCE,

Bajo nuestro punto de vista eran negativas y perjudiciales.

Se burocratizaba mucho el proceso de la enseñanza,

no era tan real a lo que hay que enseñar,

no solo estándares de aprendizaje,

un montón de cosas que creíamos que no eran necesarias.

Hablando de Filosofía, es otra cosa positiva que saca.

Con la LOMCE era una alternativa a Religión.

Con Valores Eticos y Cívicos se vuelve a convertir en una materia

que el alumnado debe hacer.

No podemos privar a un tipo de alumnado

de no recibir esa materia.

Y hay cosas positivas, hace guiños hacia el profesorado.

Hace guiños a intenta mejorar cosas,

pero adolece de otras muchas cuestiones, ¿no?

Y la fundamental, aparte de las controvertidas,

es que no ha habido diálogo con la comunidad educativa.

Ese es el gran problema. ¿Por qué tanta protesta?

Los partidos quieren sacar su ley educativa adelante,

pero sin tener en cuenta la comunidad educativa.

Y acaban enfrentándose,

aunque al final acaben estando de acuerdo

en muchísimas cosas.

Porque esta ley modifica a la LOE

pero que la LOE fue modificada por la LOMCE,

que esto coge o modifica cosas de la LOMCE...

Si cogemos el texto real,

hay mucho de la LOE, de la LOMCE,

quizá en más de dos tercios... Es una ensalada.

están de acuerdo los grandes partidos,

y nos centramos en focalizarlo en cuestiones

que luego no son tales problemas.

Luego, lo que está habiendo es mucho... una guerra política,

Y a mí, de verdad, al profesorado, nos cansa ya.

Nos hastía tanta guerra política y tanto sacar titulares

de cosas que luego no son reales. Son falsas.

Entiendo. Olga, ¿tú qué piensas? ¿Alguna cosa negativa de la ley?

Bueno, negativo, por lo que vengo aquí un poco,

es que han quitado Ética de cuarto de la ESO, por ejemplo,

¿No se ha transformado en Ética y Valores Cívicos?

No, no tanto. De hecho, se habla de Valores Cívicos

en algún curso de la etapa,

pero no se habla de en qué curso,

no se habla tampoco de qué contenidos va a tener,

de qué profesorado lo puede dar.

Y eso puede caer

en que lo puedan dar profes de otras asignaturas

o profes de Religión,

que den Valores Cívicos,

o profes, no sé, de otras asignaturas,

y quizá pierda la esencia

de lo que debería ser la asignatura.

Y, Liz, me has levantado la mano.

¿Qué querías decir, reina?

Era respondiendo a esa cosa

que ahora ha dicho uno de los intervinientes en la mesa

que Ética pasa a ser una cosa que se estudia

no con carácter de alternativa a Religión,

sino con carácter propio.

Como bien se comentaba, no pasa a ser Ética,

sino que es una asignatura de Valores Cívicos y Éticos

para primaria y secundaria,

que atiende a hablar de derechos humanos,

de igualdad, etc.

¿Qué diferencia esto con la Ética?

La Ética, la filosofía moral,

era una rama de la Filosofía

que dan los profesores de Filosofía,

que lo que enseña son distintas doctrinas

o lo que ha sido la filosofía moral:

comportamientos, la vida práctica de los individuos;

tanto la búsqueda de la felicidad

como el establecimiento de normas de conducta,

de normas de comportamiento

y también a nivel social.

Que no es lo mismo que Valores Cívicos y Éticos,

que se parece un poco más a una cosa

que yo sí estudié en su momento, que es Educación para la Ciudadanía.

No tiene nada que ver, tiene poco que ver.

Y, de hecho, muchos colectivos,

incluso de Filosofía, se han quejado

porque se está eliminando la Ética de cuarto de la ESO.

Aunque antes fuera una optativa a Religión

y ahora Religión no cuenta para nota.

Y ahora llega la asignatura de Valores Cívicos y Éticos,

y sí se está borrando lo propio de esa asignatura.

Víctor, en comparación a los estudios de allí,

¿cómo ves el panorama español?

¡España!

Bueno, el panorama español es complicado.

En educación, es bastante complicado.

Una cosa de la ley que me gusta mucho

y que creo que nos puede igualar a otros países europeos,

y que no ha levantado mucha polvareda,

es el hecho de que intente abordar ese problema enorme que tenemos,

que es la repetición.

Casi uno de cada tres estudiantes

repite al menos una vez en su vida.

Eso contrasta con el porcentaje del 4 o 5 % del Reino Unido

o los países nórdicos.

Eso no solo es ineficiente porque cuesta muchísimo dinero,

es ineficaz, porque no les ayuda a sus estudiantes.

Y también es injusto, quien acaba repitiendo,

los que sufren más repetición,

son los alumnos y alumnas que vienen de familias con menos recursos.

Entonces, eso me parece un gran avance de esta ley,

que nos puede igualar a los países europeos.

Ahora bien, tiene muchas lagunas,

aunque, como se ha comentado, hace unos niños a los profesores.

Creo que no están desarrolladas claramente

las carreras profesionales.

No está claro, por ejemplo,

a diferencia de lo que ocurre en los países europeos,

que los directores de los centros educativos

tengan la libertad para contratar,

para establecer el currículo,

para gestionar de manera autónoma sus centros,

y, de esta manera, puedan competir unos centros con otros

ofreciendo modelos pedagógicos distintos. Eso no ocurre.

Y tampoco está claro cómo se va a desarrollar

esa especie de supuesto MIR de los profesores.

Tiene muchas lagunas.

Y lo más importante de todo,

creo que no aborda el tema de la equidad del acceso,

y todavía hay una diferencia

en la capacidad de elegir centro los estudiantes

en función de los recursos de las familias.

Me interesa una cosa que decías sobre repetir curso.

Aprovecho que hay dos profes.

Ahora lo que decían era que se podía repetir

hasta tres veces en todos los ciclos.

Entre primaria y secundaria, ¿no?

Dos veces en toda la enseñanza obligatoria.

No hay una gran diferencia con lo que se venía haciendo.

El gran problema de la repetición, cuando un alumno no promociona...

El gran problema es la falta de recursos de los que se dota.

Lo decía Víctor antes muy bien,

las familias o alumnos más perjudicados

son los de las familias más desfavorecidas.

Al final esos recursos de apoyo y de refuerzo,

quien tiene medios, los busca fuera del centro educativo...

Para traerlo a la tierra,

si repites porque te queda Lengua y Mates

y te puedes poner un profe

o ir a una academia para reforzar eso,

porque tienes pasta, lo puedes hacer.

Y, la gente que no, se queda en un bucle.

El sistema educativo debe responder a eso.

¿Por qué no se llega a esos conocimientos mínimos?

Al final en muchos de los parches que se han venido haciendo ahora

con la excusa de la pandemia,

esas promociones automáticas o ese aprobado,

que da igual las que te queden suspensas...

La propia ley marca que, el bachillerato,

que es algo posobligatorio,

y que una pandemia te puedas titular.

Creo que es un mensaje perverso,

donde puedes hasta...,

hasta un alumno puede ser insumiso u objetor a una materia.

Si llegar allí y dice: "Bueno, como me lo van a dar"...

Claro, vamos a ver...

Son mensajes... ¿Crees que el fracaso escolar

se puede agudizar con esto? No es que se agudice,

al final se va a enmascarar.

Si tenemos titulados sin cumplir el mínimo

para poder titular... Pero la formación profesional

creo que aborda bien la ley,

sigue la línea de la LOMCE también, de los ciclos formativos.

Te pone que hay que aprobar

todos los módulos del ciclo formativo,

y para Bachillerato no.

No entendemos. Si se establece que en el bachillerato

hay que estudiar estas materias, según las modalidades que haya,

superemos esas materias.

Es una enseñanza posobligatoria.

En la ESO, incluso, habla de una enseñanza globalizada,

ya veremos, y que evaluará al profesorado.

No sé, son mensajes perversos que la ley marca.

Y lo de la carrera profesional es fundamental.

En los países europeos

donde se ha avanzado mucho en la calidad educativa,

como Portugal, por ejemplo,

que ha subido puntos en el informe PISA,

porque ha establecido una carrera profesional

incluso para cargos directivos, importante,

y creo que por ahí es la línea.

Aprovechando, bueno, aprovechando no,

bueno, momento coles concertados,

que ha sido uno de los óbices

de todo el planteamiento de la ley Celaá.

¿Qué ocurre con los colegios concertados?

¿Y qué opinas tú

respecto de la libertad de decisión de los padres

para que...? Creo que...

O sea, ¿limita a las familias a decidir?

Con el anteproyecto de ley que tenemos entre manos,

se regula esa posible admisión del alumnado

de una forma lo más neutra posible.

Es decir, si antes había alguna posibilidad

de que los coles concertados, de alguna manera,

eligiesen su alumnado o seleccionasen,

pues se intenta controlar esa posibilidad.

Bueno o malo...

La financiación es pública,

aunque tenga aportaciones de los padres.

Pero la financiación...

O sea, la administración es privada

pero la financiación es pública.

Lo que se intenta hacer en este articulado de la ley

es que se regule el que una familia, tenga medios económicos o no,

puede acceder a todo tipo de coles.

Eso puede perjudicar

a que los centros puedan elegir su alumnado,

pero es justo ante unas plazas subvencionadas.

Entiendo.

Y respecto a otro de los temas que se ha estado hablando,

el tema de la educación sexual, ¿cómo ha afectado?

¿Por qué hay protestas? ¿De dónde pueden surgir?

Pues me imagino que provienen del miedo a la información,

también un poco, ¿no?

O sea, que se hable en los coles de educación sexual,

vamos, en mi opinión, es algo superpositivo.

Porque, bueno, o sea,

la verdad es que las charlas de educación sexual

que yo he tenido en el colegio

dejaban bastante que desear. Yo también.

Supercarentes.

Entonces, el poder explicar

el abanico de posibilidades que hay...

Vivimos en una sociedad que ya es bastante tolerante, creo,

con respecto a la diversidad,

y, precisamente, hay que abordar esa diversidad.

No podemos seguir abordando un único camino,

y no se puede seguir abordando el patrón heterosexual normativo,

sino que... Y me imagino que eso da miedo,

porque es algo que no se ha hecho hasta ahora

y que... pues tiene que desarrollarse...

y que ver cómo se hace.

Y a ver quién da esas charlas, a ver cómo se forma a esas personas.

Y, bueno...

Sí, que no sea el plátano con el condón, vaya.

Liz... Momento Religión.

¿Qué hay de nuevo en la ley?

Te lo habrás leído un poco, ¿no? Sí.

Básicamente, lo que hace... A ver si te gusta a ti mucho leer

y no me has leído... las 189 palabras de anteproyecto.

Palabras no, páginas.

Lo que hace la ley es que Religión deje de contar

para el cómputo de la nota.

Lo me parece que es algo que está bien,

pero quería incidir en algo que se ha dicho aquí

sobre la educación sexual,

en el tipo de educación sexual

que se dará a partir de ahora en los centros,

o que se quiere que se dé de una manera más extendida.

Me parece que hay un problema

si concebimos que esa educación sexual

solamente tiene que impartirse a modo de echarlas

o a modo de talleres.

Que, en una visita, se diga: "Está todo este espectro,

vamos a educar en esto, os vamos a dar esto".

Creo que, más allá de simplemente hacer el brindis al sol,

de decir que la igualdad tiene que ser un valor

que fundamente toda la ley

o todo el aparato de la programación,

tiene que haber un esfuerzo real

para incorporar esas perspectivas dentro de la programación

y de los temarios que se dan en las asignaturas.

No puede ser que en toda la asignatura

de Lengua y Literatura Española, por ejemplo,

o en toda la asignatura de Filosofía,

no se ven autoras,

y ni siquiera se haga énfasis en por qué no se dan,

o por qué en ese momento histórico no existían tantas mujeres autoras.

No puede ser que en temarios como los de Literatura universal

también estén compuestos mayoritariamente por hombres

y no exista ninguna perspectiva

de lo que son las mujeres escritoras.

Si se hace un esfuerzo para que la igualdad realmente entre

dentro del currículo y dentro de los temarios

de la programación de las asignaturas,

eso tiene que concretarse de formas específicas

y no simplemente decir que "se va a fomentar",

porque sucede, como con muchos más proyectos de leyes,

que lo que se hace es decir que ahora un valor "general"

que influirá en todo de la igualdad, y al cual se le debe hacer caso,

pero que acaba no repercutiendo en absolutamente nada.

Y esa educación, si está sometida al juicio personal

y a la valoración autónoma y personal

de cada uno de los profesores,

no tendrá esa corrección de esa desigualdad estructural.

que es a lo que creo que se tiene que ir dirigiendo.

Víctor, otro de los puntos:

castellano deja de ser lengua vehicular.

¿Podrías ahondar un coco en esto, explicarlo?

Sí. La verdad es que la ley dice que ya no va a ser vehicular.

El problema es que no sabemos qué consecuencias tendrá.

Un problema que tenemos en la ley en muchísimos artículos.

Cómo se va a traducir eso para un estudiante en Galicia,

en el País Vasco, en Cataluña...

¿Va a pasar de tener tres horas a diez horas?

¿O de diez horas a tres horas?

Y es el gran problema.

Está en manos, la ejecución, la implementación de la ley,

en manos de comunidades autónomas,

en muchos casos de comunidades autónomas

de partidos políticos opuestos al Gobierno.

Con lo cual, si la ley de por sí es vaga y la implementación vaga,

en el sentido de difusa, y, al mismo tiempo,

la implementación va a estar en manos de partidos

que quizás no comulgan con las ideas de fondo de la ley,

con su espíritu, creo que no vamos a ver

ninguna consecuencia práctica de eso.

Me gustaría puntualizar una cosa sobre la Religión.

Creo que la Religión

no tiene espacio como doctrina religiosa

en una escuela laica.

Eso sí,

la educación tiene que ser laica,

pero la educación no puede ser superficial.

La educación tiene que tener en cuenta los valores,

la historia, las tradiciones de un país.

Entonces, la diferencia de España en relación a otros países,

es que en otros países europeos ya han dado por supuesto

que no se puede adoctrinar en una religión

a los estudiantes.

Pero, al mismo tiempo, se tiene que incorporar.

Se tiene que incorporar

porque conocimientos de historia de las religiones, en plural,

pero, obviamente, el cristianismo tiene una cierta predominancia

porque ha marcado los 2000 años de historia de tu país,

y ver cómo..., qué interacción ha habido entre la Iglesia,

entre la sociedad y cómo los valores cristianos han permeado,

a veces de manera sorprendentemente paradójica, en muchos casos,

la religión ha servido para aumentar la igualdad

entre hombres y mujeres en algún momento de la historia.

En otros casos, no.

Entonces, estudiar esto,

estudiar la historia de las religiones

y el efecto que tiene,

es imprescindible para entender quiénes somos.

Por tanto, la Religión debe desaparecer como doctrina.

Tiene que mantenerse la historia de la religión.

Y, desde muchos puntos de vista que podemos tocar esta ley,

Danel nos ha preparado su pieza en torno a la ética y la filosofía.

Así que vamos a ver qué nos cuenta.

Hola, buenos días. Sitio nuevo, luz nueva.

Estoy un poco cadáver.

Os vengo a contar una cosa. Para empezar... ¡Ah!

¡Ah, me duele!

¡Ah! Me duele...

que ciertas disciplinas sean tratadas por encima de otras

solo porque son más válidas en nuestro sistema capitalista.

En otro orden de cosas, mi madre está muerta.

Muerta de ganas de que las personas con actitudes y cualidades distintas

sean reconocidas de una manera lógica

y no solo como un engranaje

que hace funcionar esta enorme máquina grasienta de gastar dinero.

El asunto que os vengo a decir

es que en los colegios no saben si dar Ética o...

¿Por qué?

Pues no lo sé. La ética...

La ética, un valor fundamental de la moral humana, creo,

es una palabra un poco compleja, se toma como algo inútil.

En mi colegio, la clase de Ética era una hora libre que tenías

para adelantar tus cosas, como Educación para la Ciudadanía.

¿Quién necesita ser un ciudadano educado?

No, debes utilizar sumas, restas, divisiones

y saber cuándo murió el archiduque de Prusia.

¿Para qué? No lo sé. No me lo han vuelto a preguntar.

El mínimo común denominador me lo puedo meter por el culo.

Pero no tengo Educación para la Ciudadanía.

Y, cada vez que me cruzo con un transeúnte, le escupo.

Hace tiempo caí en la cuenta

de que una persona no es lista o tonta.

Una persona es útil o inútil. ¿De cara a quién?

De cara al sistema, evidentemente.

¿Habéis pensado en el concepto de la salida?

Sobre todo en el ámbito universitario

se habla de estudiar algo que tenga salida.

Si coges una lupa y miras bien esta frase

y lo que quiere decir,

ves que hay significados turbios detrás de estas palabras.

Tenemos supernormalizada y supermecanizada la idea

de que el objetivo de la vida es tener una buena casa,

un buen coche, una buena mujer;

tres bienes materiales que necesita cualquier hombre.

En fin, dinero, pasta, dinares, dólares, pesos, doblones,

y eso no está del todo bien.

Yo creo. Yo pienso.

En otros ámbitos, sobre todo en educación,

se tienen en cuenta otras cosas en edades muy bajas.

Es increíble que, según la edad va avanzando.

según empezamos a ser engranajes de la maquinita

y ya dejamos de ser personas pequeñas

con derecho a tener sentimientos y explorar sus emociones,

el foco va cada vez más dirigido a la eficiencia.

Esa es la palabra.

Cuando eres pequeño, se valora mucho tu esfuerzo,

tu actitud en clase, tu autonomía, tu respeto.

Y, si eres mayor, mientras te sepas lo que entra en el examen,

puedes ir con el rabo fuera, que no pasa.

Es un ejemplo, puedes tener fuera

cualquier tipo de genital que te haya otorgado el señor.

Estoy seguro de que Religión, Ética, Educación para Ciudadanía

pueden ser remixeadas y diseminadas al mundo

como una oportunidad superguay para que los chavales

aprendan a lidiar con sus movidas internas.

Porque luego, los chicos llegan a los 17,

y no saben lo que es un chocho.

¿Vale? Hay mogollón de cosas en las que formar a un ser humano,

que no es trabajar, y no se les forma en cómo trabajar.

Nadie sabe hacer la declaración de la renta.

Yo no sé hacer la declaración,

No sé si un contrato es basura o no.

Quizá nos eduquen para ser tontos,

para que, luego, el empresario abuse de nosotros. No lo sé.

No soy sociólogo, da que pensar. Mirad en vuestras cabezas.

Mirad lo que os dice vuestro corazón.

Usad la ética y usad la...

Y buena suerte, el mínimo común denominador

no os va a valer ni para tomar por el culo.

Vuelta. Hemos vuelto. Bien.

Fíjate, a mí me parece bien. A mí me parece bien que se mantenga

pero con un único motivo:

quiero que las generaciones venideras

sufran igual que yo sufría a Kant.

Ah, ya, ya, ya.

La "Crítica de la razón", ¿no? No admito que se libren de eso.

No, desde luego. Da igual lo que aprendan.

Que no se libren de esa pesadilla.

Bueno, tú dices Kant.

Y "Hortera" y Gasset, ¿qué me dices, tío?

¡"Hortera" y Gasset, madre mía!

Traigo yo la recogida

respecto del tema de la educación especial.

Quieren, pues eso, ampliarla para los colegios ordinarios.

Tú, que trabajas en un cole,

me gustaría saber la plausibilidad de este punto.

Pues hombre, a fecha de hoy,

sería un punto del todo imposible, por lo que hemos dicho,

porque no hay medios ni recursos.

Pero, si se dan diez años

para que se implanten medios y recursos...

Ojo, aquí hay un debate complicado.

Los centros de educación especial no se van a cerrar, al contrario,

la ley deja escrito que se mantendrán abiertos

para aquellos alumnos que no puedan ser atendidos

en un centro ordinario.

Ahora, en la situación que tenemos,

pocos centros más,

aun con los medios y recursos podrían ir,

pocos alumnos más, perdón,

podrían ir a un centro ordinario.

Pero si algún alumno más se puede integrar en esa inclusión,

bienvenido sea con esos recursos humanos.

Pero esos centros de educación especial

seguirán funcionando porque deben hacerlo.

Ya no solo por el tema académico, que eso es algo ya más casi de lado,

hay una formación socioafectiva del niño,

que es fundamental en términos de entorno.

Pero es otra de las polémicas que no entendemos de la ley.

Dicen que no se van a cerrar.

"No me puedo fiar que no lo vayan a cerrar".

No, dicen que hasta los 21 años.

Hay articulados que no se han tocado sobre esto.

Le quería preguntar a Raquel,

si, a través de todo lo que estamos echando encima de la mesa,

sé que es una buena ensalada,

¿crees que hay una posibilidad de consenso en el ámbito educativo?

¿O es una quimera?

Es muy complicado.

Lo decíamos al principio,

los partidos políticos usan la educación y la sanidad

como herramienta para dar eslóganes, dar titulares.

Y, bueno, pues dejar su huella el tiempo que estén en el Gobierno,

entonces,

en la medida que eso nos valga para pelearnos,

no va a haber posible consenso.

Estoy de acuerdo con lo que decía Ramón

de la educación especial.

Es un punto más a decir que estamos divagando

sobre el titular que nos han puesto en la mesa

y sobre lo que nos quieren pelear. Entiendo.

Víctor.

Sí, creo que estabas hablando,

y justo te iba a lanzar una pregunta.

Lanza, lanza.

¿Crees que existe una tendencia

hacia adoctrinar a los niños?

¿O que es más...

movidas mentales de cada quién?

Bueno, yo creo que con la discusión de la ley

sí que hay una voluntad de adoctrinar.

Nos quieren presentar esta ley,

los partidos de izquierdas y de derechas,

como una batalla ideológica para adoctrinar a los suyos.

Es decir, unos defienden la pública, otros la privada y la concertada.

Y esto es falso.

Este no es el conflicto en España.

El conflicto en España

es entre quienes tienen acceso a una educación selecta

en los colegios públicos buenos del barrio

o una educación privada o concertada,

y los que no.

Los que no tienen recursos

y simplemente tienen que quedarse con el colegio,

digamos, que les toca.

Y ese es el problema.

Y no se atiende. No se entiende, ¿por qué?

La izquierda, pues, seguramente,

está presionada por determinados sindicatos,

o a lo mejor por determinada visión de la educación pública,

y la derecha, condicionada por algunos intereses

de la concertada.

Y ese es el problema de fondo para no llegar al consenso.

Y esto... Y la ley hace batalla de estas cosas,

y de las cuestiones realmente importantes no las concreta,

como la educación especial.

En diez años, los colegios públicos

van a tener, en teoría, recursos para acomodar

todas las plazas de educación especial.

Pero ¿esto qué es?

Esto es la típica manera de producir leyes en España.

Como decir que en diez años vamos a reducir las emisiones de CO2

en un 50 o 60 %.

Palabras muy bonitas, pero faltan hechos

y, sobre todo, falta dinero que apoye estas estas palabras.

Yo lanzo a la mesa una pregunta, que la conteste quien quiera.

¿Se generan diferencias

entre alumnos que estudian bajo una ley u otra?

Yo creo que sí, ¿no?

O sea... Pero creo que se generan diferencias...

con que haya esa flexibilidad... y esa tan...

Como que los alumnos están en medio de la vorágine

y nadie lo entiende bien.

Entonces, los profesores también se deben adaptar a una ley,

luego a otra, luego otra... Entonces, tampoco hay...

O sea, no hay una educación de calidad

porque se está modificando constantemente.

Se está cambiando en cosas...

que tampoco se concretan.

Es lo que venimos hablando, no se concretan las cosas,

No se concreta cómo se va a hacer,

se ponen frases muy amplias,

pero no se concretan hechos concretos

en cómo se van a ir desarrollando esos postulados, ¿no?

Y, luego, cada colegio lo hace a su manera y como puede.

Cada centro lo adapta como puede, con los contenidos que puede.

Obviamente, los alumnos, se ven ahí...

como en unas placas tectónicas.

Así, un poco... Ya.

En la falla. Sí.

Se van... Entonces, a veces viene genial.

otras veces viene fatal.

Hay alumnos que no han cursado ninguna asignatura de Filosofía

porque se la han quitado.

Hay alumnos que salen sin formación filosófica del instituto,

y otros han salido con formación filosófica obligatoria.

Por ejemplo, se supone que ahora cuarto va a ser un curso orientador,

hacia el futuro,

si en cuarto no tienes una asignatura

de formación filosófica,

¿qué algunos van a decidir estudiar Filosofía?

Igual nadie.

Liz, estabas levantando la mano.

Sí, me parece que tenemos una especie de fetiche muy curioso

con la noción del consenso.

Es decir, de repente, nos parece que la pluralidad de opiniones,

que el disenso, que la divergencia,

son cosas malísimas.

A mí me parece una cosa bastante normal

el hecho de que haya un cambio de Gobierno

y, de repente, se quiera lograr una ley educativa diferente

porque hay diferencias.

No pienso que Religión deba ser una asignatura

que entre la media.

No pienso que los públicos... los concertados.

Pienso que, a lo largo del tiempo,

debe haber una menor concentración de colegios concertados

y que esa proporción, que en España es más alta que la media europea,

debería ir bajando para un lugar mayor de la pública,

etcétera, etcétera.

Y hay divergencias muy fuertes entre distintos pensamientos

sobre cómo tiene que ser el modelo educativo.

Y es bueno que las haya.

Y es bueno que exista esa pluralidad

de opiniones que puedan confrontarse.

No tenemos que estar buscando una especie de consenso artificial

donde, de repente, todo el mundo se vaya a poner de acuerdo.

No es ni siquiera algo que se deba

a que estamos en un ambiente más polarizado,

es que ya en leyes anteriores, en la LOMCE mismamente,

se aprobó solamente con los votos del Partido Popular

en mayoría absoluta.

Otra ley que promulgó Aznar en su legislatura,

que también se aprobó con mayoría absoluta,

no había una búsqueda de consenso.

Y, de repente, se hace para atacar un proyecto de ley

esta propuesta de que todas las leyes

deben ir con consenso.

No, me parece que dentro de la democracia

es una cualidad inherente de la democracia

que exista un pluralismo, que exista un disenso

y que exista la divergencia de opiniones.

Si estuviéramos buscando un consenso

para cada una de las medidas que se intentan aprobar,

no se aprobaría nada.

Hay que acabar con ese fetiche, que parce que tenemos,

del consenso, porque no nos conduce a ninguna parte.

Vale. Porque hay intereses opuestos.

Era una pregunta, Liz, tampoco te rayes, ¿eh?

No, no, pero es que no es cosa tuya.

Es un fetiche generalizado, a nivel social.

Ay, hija mía, yo soy superfetichista.

Ay, Víctor, ¿qué?, hablando de fetiches.

Yo comparto que se soy un fetichista.

Soy un fetichista del consenso en educación o en otras cosas,

Es verdad, como dice Liz,

que no debemos sobreestimar la capacidad del consenso,

y es legítimo que haya disenso,

y esta ley es democráticamente muy legítima,

pero también es legítimo lo que ha ocurrido en otros países,

donde se ha producido un gran consenso.

Lo que se hizo es sentar a la educación concertada y pública

y decirles: "Miren, lo que están haciendo es segregar".

"Están pidiendo cuotas a los padres,

sean legales o ilegales, pero las están pidiendo".

"Están actuando con 'doping',

porque nosotros le estamos dando dinero".

Lo que deben hacer es cortar eso de raíz.

Esos 300, 400 euros, que se pagan en colegios concertados

por niño al mes en grandes ciudades en España,

que eso es inasumible para la inmensa mayoría

de familias españolas.

"Cortamos eso y, a cambio, lo que hacemos

es incrementar la financiación por estudiante".

Y ese es el consenso que se ha producido en otros países.

Ese consenso es fácil de hacer. No es difícil.

Pero, obviamente, en España, los intereses de la pública

es que no querrían que la concertada

tuviera el mismo dinero por estudiante que ellos.

Eso no gusta, eso no se dice, no lo dice nadie, pero es así.

Y, en la concertada, muchos colegios concertados

quieren seguir discriminando a los niños y las niñas

que vienen de clase bien.

Por eso el consenso no es posible.

No es una cuestión de ideología, esto no es ideología,

estos son unos intereses creados, de los unos y de los otros.

Yo creo que toca denunciarlo públicamente.

Raquel.

¿Crees que se puede garantizar la libertad de creencias

y que no haya un distanciamiento excesivo

de clases sociales en la enseñanza concertada?

Pues debe de ser un punto que las familias puedan elegir,

dentro de que elijan el cole concertado o no.

Es decir, que la elección de colegio concertado

no sea por la creencia religiosa,

pero se pueda sumar al paquete básico

que das en enseñanza concertada.

Ramón.

Vamos, yo os iba a decir...

Sí que creo, más que en el consenso por unanimidad,

sí en acuerdos básicos a los que se pueden llegar.

Al final lo que se decía,

los principios son iguales, en esa línea.

Lo que se está planteando, yo creo que, vamos a ver,

a veces olvidamos el porqué salieron los conciertos educativos.

El concierto educativo

es, ni más ni menos, un centro privado

que se subvenciona con dinero público

porque la enseñanza pública no llega a ello.

Son dos redes compatibles

que nuestros políticos quieren enfrentar

por muchos intereses que hay detrás de todo esto.

Creo que esta ley sí que viene a asegurar

esa igualdad de oportunidades.

Al final no tiene ningún sentido si usted, como centro privado,

quiere que le subvencionemos para poder dar escolarización

a alumnos que no llegan a eso,

pues, lógicamente, tiene que ser gratuita la enseñanza.

No puedes pagar ninguna cuota "voluntaria".

Hay que repartir el tipo de alumnado,

su tipología, clases más desfavorecidas,

que todos tengan igualdad de acceso.

Es un centro más que entraría en la red "pública".

Correcto. Esa es la idea.

El problema es que en muchas autonomías

se ha ido desvirtuando todo esto.

Al final se siguen manteniendo conciertos educativos

ya no porque no llegue la pública a cubrir esas plazas,

sino porque se han venido dando, se siguen subvencionando...

Al final, el de la pública ve al de la privada como...

O al de la concertada se mete en el mismo saco.

Claro, y al final acabamos...,

se acaban subvencionando centros privados.

Cuando hablamos de la libertad de enseñanza...

Uno puede pedir el centro que quiera.

Lo que pasa es que el Estado debe asegurar con fondos públicos

que todos los alumnos en edad de escolarización se cubra.

Se cubra. Y ya está.

Y de manera gratuita, no es otra forma.

La pública complementada con la red concertada.

Bueno, para relajar un poco el asunto,

Grey Trash nos ha preparado un vídeo

de un señor que sí que cree positivo

lo de adoctrinar a chiquillos. A ver qué dice.

Aunque la Ética haya desaparecido de la política española,

no permitiremos que desaparezca de la enseñanza.

Vamos a impedir que la Filosofía desaparezca de las aulas.

No sin Ética.

-(CANTA EN INGLÉS)

Bueno, no sé si os lo he dicho,

pero que tengáis todos una tarde fantástica.

Chao, chao, chao.

(Canción en inglés)

¡Venga, chicos! Liz, Víctor, muchísimas gracias

por haber estado esta tarde con nosotros.

Nos despedimos. Sois maravillosos.

Gracias por participar. Gracias. Un placer.

-Gracias. Hasta luego. Chao.

Y damos paso, como siempre, a la juventud del papo.

Tenemos en esta ocasión a Xavi Triana,

con una confusión ideológica interesante.

Tenemos república, la palestina la bandera del orgullo,

la de Europa, la de Jamaica, ¿o qué coño es eso que tienes ahí?

Sudáfrica. Ah, Sudáfrica.

Es Sudáfrica. Sudáfrica.

Y tiene mogollón de banderas de los "scouts".

También, yo qué sé, se ha leído "Fray Perico y su borrico".

Lo tiene todo.

Bueno, Xavi, bienvenido. Educador infantil, 25 años.

Buenos días a todos.

¡Ay, madre!

Andrea, por otro lado, más aséptica.

Más estilo noruego. Mesa Concon Lack, de Ikea.

Noruego de postureo, luego mi casa no tiene nada que ver con eso.

Si das la vuelta, tienes Diógenes.

Bueno, 24 años,

estudiante de Filosofía y presidenta de CANAE.

Bueno, tengo 20 y estudio Psicología,

pero no os preocupéis.

¡Hostia! Se han equivocado. Te lo digo a las claras.

Soy más joven, tengo 20.

¿Quieres que te diga una cosa?

Como diría Rosa: "No paza nada. Uy, va, que me he equivocao".

Y sigo cantando.

Hala. Psicología y Andrea.

Pues muy bien.

20 años. Y presidenta de CANAE.

Voy a empezar. Eso sí, ¿no?

Sí, claro. Vale, joder.

Lo más importante de todo. Bueno, eso, chica, para cada cual.

Bueno, voy a empezar preguntándote a ti.

¿Deberían llevar los políticos a sus hijos a la escuela pública?

Bueno, creo que, a día de hoy,

bueno, tal y como está la cosa,

los políticos podrían elegir adónde llevar a sus hijos:

pública, concertada o privada.

Lo que sí que creo es que todos los políticos

deberían tener una concepción de la realidad en la escuela pública

y deberían estar cercanos a esa realidad.

Muchas veces se difumina la línea.

Nosotros, como estudiantes,

vivimos y pasamos muchas horas de nuestra vida

en un centro público, concertado o privado.

En mi caso, público,

y somos muchos, miles de estudiantes,

los que pasamos, ya te digo, esas ocho o nueve horas,

seis, depende del momento de tu vida, en el centro.

Y creo que los políticos deben tener ese conocimiento

de la escuela pública. Saber cómo es, cómo va,

cómo vivimos, qué carencias tenemos,

qué nos falta, qué necesitamos...

Y creo, sin duda, que eso es lo más importante.

Es muy importante para que puedan hacer políticas

en base a nuestra realidad,

y muchas veces se desconoce por parte de la Administración

o las personas públicas.

Xavi, ¿tú estás orgulloso

de la educación que ha recibido, hijo?

Sí, la verdad.

Yo tuve la suerte de estudiar en un colegio concertado.

También se apostaba mucho por la participación.

Estudié en la Pureza de María, del Cabanyal.

Y apostaba también por una parte muy integradora

de los estudiantes del barrio,

que es un barrio de familias, en general, desfavorecidas.

Entonces, en ese sentido,

la verdad, es una escuela concertada que aportaba,

y también que tenía un planteamiento de que fuera una concertada gratuita

para las personas que participaban.

O sea, para los estudiantes.

Xavi, como educador infantil,

¿qué es lo que más te preocupa sobre la educación en España?

Bueno, a ver, ¡buah!, hay un montón de temas en general.

En realidad...

Bueno, en ese sentido,

hablando de la ley, me gusta mucho que la ley

hable de la universalidad de la educación infantil.

Entonces, me preocupan mucho, en general,

las metodologías o planteamientos

que, a veces..., desde hace un montón de años

están muy desactualizados en un montón de sentidos.

Me preocupa que no se tenga en cuenta

a toda comunidad educativa

a la hora de desarrollar políticas.

Y, en el caso de Andrea,

si alguien estudia en un centro concertado,

o sea, por así decir, ¿los de la pública miran raro...

a los del concertado, o al revés?

O sea, ¿tú crees que se genera esa... competitividad?

O bueno, "biff". Yo creo que depende.

Evidentemente, depende del centro

y depende de la fama que tenga el centro,

porque las famas no ayudan,

tanto si son de centros concertados como de centros públicos.

Esto también ocurre entre centros privados,

que se les considera de mejor calidad o de mayor nivel.

En todo caso, no creo que exista

una competitividad entre estudiantes.

Desde CANAE, que lo comentabas antes,

somos la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes,

tenemos integrados dentro de nosotros

estudiantes de toda la titularidad de centros:

privada, concertada y pública.

Trabajamos por defender nuestros derechos

y por hacer llegar a la Administración

la voz de los estudiantes, que no siempre se escucha

Y estamos todos: privada, pública y concertada.

Y no hay ningún tipo de competitividad.

Sí que es cierto que las necesidades que tiene un tipo de enseñanza

son diferentes.

Las necesidades de la pública son diferentes a las otras,

sobre todo por los recursos que hay en un sitio

y que hay en otros.

Pero el fin de los estudiantes,

la naturaleza de asociarte o querer defender tus derechos

no nos... Oye, Andrea,

y tú, como presidenta de CANAE,

¿se os tiene en cuenta a la hora de legislar?

Pues esta pregunta es bastante clara: no.

LOL.

De hecho, ya nos cuesta que se tenga en cuenta

a la comunidad educativa en su conjunto:

padres, profesores y alumnado,

y luego el personal de la Administración.

Los estudiantes, dentro de la comunidad educativa,

estamos muy infrarrepresentados.

Esto, en general, la población no lo sabe,

pero en la mayoría de consejos escolares

tenemos la mitad de plazas que padres y profesores,

y somos el 95 % de los asistentes a ese instituto.

Somos los actores fundamentales del sistema educativo.

Somos los que vivimos las reformas que se hacen;

a nivel más cercano, de colegio o de instituto,

como a nivel más de las administraciones,

consejerías o Ministerio Educación,

y no se nos pide opinión.

No se cuenta con nuestra opinión ni se nos busca para ese consenso,

para esa estabilidad, que yo creo que es necesaria.

Entonces, somos al final los que pagamos el pato

no de toda esta arma arrojadiza

que parece ser ahora la educación entre partidos políticos.

Da que pensar. Oye, Xavi.

¿Tú qué le dirías a la ministra de Educación,

doña Isabel Celaá, sobre la nueva ley?

O, en general, si la tuvieras delante...

Pues le diría dos cosas. ¡Bueno, bueno, bueno, espectacular!

No, no, pero, en parte, positivas.

Una le hablaría de que es importante

que la educación en la participación en los centros educativos

se reconozca dentro del currículo de la ley.

O sea, que se eduque la participación

dentro de los colegios.

Porque, al final, es superimportante

que las personas jóvenes y los estudiantes participen.

Que al final no sean borreguitos

que avancen en la sociedad simplemente.

Y la segunda,

le diría que es una cosa super positiva,

que ha entrado a través de las enmiendas de la ley,

que es que se reconoce el derecho a la educación no formal

dentro de los centros educativos.

Dentro de la ley de educación formal.

Yo, como persona, que has dicho bien antes,

soy scout, es una cosa muy guay,

y creo que es importante que las asociaciones juveniles

sean partícipes de los centros educativos.

Porque la educación formal

no es solamente las horas que estás dentro de clase,

sino que también tiene que ser más abierto y más integral,

y abrirse a que las asociaciones juveniles participen

y los colegios oferten una participación educativa

también de la educación no formal.

-Un apunte. Andrea...

Sí, sí. Perdona.

Un apunte sobre lo que ha dicho Xavi.

Hace dos semanas, desde CANAE,

nos reunimos con la ministra, la tuvimos delante,

y le pudimos decir esas dos o tres cosas

que le comentabas a Xavi.

Tuvimos la oportunidad de comentarle nuestras preocupaciones.

Y el tema que comentaba Xavi, el tema de la participación.

Nadie está hablando de la participación en el currículum

ni de la participación en la nueva ley.

Entiendo que es importante

hablar sobre modelos de titularidad del centro,

educación especial, idiomas, etc., es importante,

pero eso no es lo realmente importante.

No nos estamos centrando en el debate de la ley,

en el currículum, en cómo nos afecta a nosotros.

Y algo que nosotros creemos imprescindible

es incluir en la educación

la participación dentro del currículum,

Y hemos luchado como CANAE y también desde es el CJE,

del Consejo de la Juventud España,

hemos hablado con grupos parlamentarios,

hemos presentado enmiendas en el Congreso, y no ha salido.

No existe esa cultura de la participación,

no quiere incluirse.

No se quiere hacer de las administraciones

que los estudiantes participemos,

cuando tenemos el mismo derecho a participar

y se debe facilitar nuestra participación

en la comunidad.

¡Joder!

Eso es lo único que puedo decir.

O sea, quiero decirte, que, con 20 años,

estéis haciendo esta movida y que no se escuche a la peña...

A mí me parece un poco de Perogrullo decirlo, ¿no?

Pero, en fin, ¡muy mal!

A escuchar a la juventud del papo.

Chicos, me tengo que despedir.

El programa toca a su fin poco a poco.

Muchísimas gracias por haber estado aquí.

Seguid combativos, seguid peleando por lo que es vuestro

y por lo que es de otros, porque es muy importante.

Ese es el buen mensaje.

(AMBOS) Gracias. Aunque parece un poco...

de galleta de la suerte, pero lo creo de verdad.

Yo, para la mesa,

voy a cerrar ya con una pequeña rondita,

si os parece bien.

¿Qué se debería mejorar y cambiar en la ley,

o en lo que sea que tengamos ahora, sea lo que sea?

Pues lo que llevamos diciendo este rato,

que todos los ámbitos educativos participen

y tengan oportunidad de decir en qué se puede mejorar.

Eso es importantísimo.

Y eso no ha ocurrido.

Entonces, que se escuche a los alumnos, a las familias,

a los profesores y que se pueda llegar a un consenso.

Básicamente, el día que una ley educativa

parta de la comunidad educativa,

es decir, se empiece a trabajar por parte del profesorado,

con la participación del alumnado,

que son los sufridores del sistema,

nosotros somos los ejecutores,

pero las familias también son interesadas,

y se permita hacer un documento

para trabajar sobre eso y pasarlo a los partidos

y que lo asuman como tal, ahí lo conseguiremos.

No puede ser, lo decía Andrea ahora mismo:

"Es que no nos han escuchado".

Y a nosotros nos lo han presentado el otro día en una reunión.

"El borrador de las enmiendas tratadas,

para que lo sepáis".

¿Y? ¿Podemos deciros algo? ¿Va a valer para algo?

¿Qué hacemos? Si no es lectura obligatoria,

¿para qué me lo voy a leer?

Al final, es lo que decimos,

hagamos propuestas, escúchennos,

y no estén pensando en sacar la ley para...

Es una ley con caducidad, es la pena.

Es una ley que, con el próximo cambio de Gobierno, va a cambiar.

Entonces, ahora debemos afrontarlo en los centros y los cambios.

En fin, yo creo que no.

Mientras los políticos no den un paso atrás en la política

y dejen a los profesionales de la educación

desarrollar estas normativas,

pues difícilmente se va a hacer.

Sí. Es un poco lo que se está hablando.

Estamos tratando de comunicarnos con los políticos

para que se nos escuche.

Hay muchísimas plataformas

que están intentando hacerles llegar propuestas,

hacerles llegar cosas que creemos que están mal,

y lo estamos haciendo desde el estudiantado,

desde el profesorado...

Se está haciendo desde todos los ámbitos de la educación.

Y, si queremos formar a personas críticas y conscientes

de lo que está pasando y de la situación,

necesitamos permitir que la ciudadanía participe.

Si la ciudadanía no participa, nunca se va a preocupar.

Si vemos que no nos dejan participar,

no nos vamos a preocupar por participar,

y entonces va a dar lugar a ciudadanos

que simplemente se dejen llevar por lo que está sucediendo

y se dejen llevar por lo que diga el Gobierno, y ya está.

Entonces, si queremos tener ciudadanos críticos,

pues dejémosles participar

y dejémosles opinar en lo que se está gestando,

en lo que nos va a afectar al futuro.

Pelos de punta.

Fíjate, está todo dicho,

pero desde luego que no está todo dicho.

Porque no se puede abarcar en un programa

todo lo que se debería hablar.

De hecho, una pregunta era:

si tuvierais delante a la ministra de Educación,

¿qué dos preguntas haríais? ¿Dos?

¿Solo dos? Ya, ya.

Pero, bueno, hemos podido alumbrar un poco.

Hemos podido dar un poquito de luz.

Me ha gustado mucho este cierre

de que no queremos ciudadanos gregarios en este nuestro "paese".

Si queremos avanzar, tenemos que escuchar.

Y, seas del color que seas, escríbenos.

Pones aquí comentarios, Twitter, Facebook,

Facebook no, siempre digo Facebook porque me encanta, pero no.

Instagram, YouTube, aquí, en el canal, que siempre os leemos,

y ya está.

Insultadnos cuanto queráis y sed constructivos siempre.

Próximo programa: Trastornos alimenticios.

Gracias por haber estado esta tarde aquí con nosotros.

¿Qué tiene de positivo y de negativo la Ley Celaá?

En la mesa de hoy nos acompañan: la estudiante de máster para el profesorado Olga García-Mochales y los maestros de Primaria Ramón Izquierdo y Raquel López. Por Zoom tenemos a nuestra colaboradora Elisabeth Duval y el catedrático en Ciencias Políticas Víctor Lapuente. Pero vamos polémica a polémica.

Solo se podrá repetir dos veces

La nueva ley solo permite repetir dos veces en toda la enseñanza obligatoria. ¿Qué opinan de esto nuestos invitados? "Hay una cosa de la ley que me gusta mucho y que nos puede igualar a otros países europeos y es que intente abordar ese problema enorme que tenemos en España que es la repetición. Casi uno de cada tres estudiantes repite al menos una vez en su vida. Eso es ineficiente e injusto, porque quien acaba repitiendo son los alumnos y alumnas que vienen de familias con menos recursos. Entonces me parece un gran avance aunque es una ley que tiene muchas lagunas. La más importante de todas es que no aborda el tema de la equidad en el acceso", señala el catedrático Víctor Lapuente.

Ramón Izquierdo no cree que este punto sea para nada un gran avance, sino todo lo contrario: "La propia ley dice que en bachillerato, que es post obligatorio, con una materia pendiente puedas titular. Ese creo que es un mensaje perverso porque uno puede ser objetor o insumiso a una materia. En cambio, en la Formación Profesional sí que pone que hay que superar todos los módulos."

¿Qué pasa con la escuela concertada?

Raquel López, como maestra, nos da su opinión al respecto: "Esta ley lo que pretende es regular la admisión del alumnado de una forma lo más neutra posible. Es decir, si antes había alguna posibilidad de que los coles concertados, de alguna forma, eligiesen a su alumnado, pues intenta controlar esa posibilidad. Lo que la ley pretende es que una familia, tenga medios económicos o no, pueda acceder a todo tipo de colegios. Eso perjudica a que los centro puedan seleccionar su alumnado, pero es justo ante unas plazas subvencionadas."

Según Víctor todo es cuestión de intereses: "El consenso que se ha producido en otros países es el de aumentar la financiación por cada estudiante. Eso aquí no se ha producido porque hay unos intereses: por parte de la pública que no quiere que la concertada se lleve el mismo dinero por estudiante que ellos y por parte de la concertada que quieren seguir discriminando a los niños y las niñas de clase baja. Esto no es ideología, son choques de intereses."

Para Ramón la ley en este aspecto es positiva porque cree que trata de asegurar la igualdad de oportunidades: "Porque al final el objetivo con el que nace la concertada es llegar a cubrir esas plazas que no cubre la pública y esto se ha desvirtuado."

¿Y la educacion sexual cómo será?

Sale otro tema polémico, el de la educación sexual. En palabras de Olga todo viene del miedo a la información. "En mi opinión que se hable de educación sexual en los colegios es algo super positivo porque antes las charlas dejaban bastante que desear. Tener una clase en la que se aborde esa diversidad me parece bueno. Dentro de la sociedad actual no se puede seguir abordando solo un único camino. Me imagino que eso da miedo porque es algo que no se ha hecho hasta ahora", subraya la estudiante.

Algo en lo que está totalmente de acuerdo Elisabeth Duval, que añade: "Concebimos que la educación sexual solamente tiene que impartirse a modo de charlas o talleres. Me parece que más allá de hacer un brindis al sol, tiene que haber un esfuerzo real por incorporar esas diferentes perspectivas dentro de los temarios que se dan en las asignaturas. No puede ser que en lengua o filosofía no se den autoras y ni siquiera se haga énfasis en por qué no se dan. Si se hace un esfuerzo porque la igualdad entre realmente dentro de los temarios de las asignaturas eso tiene que concretarse y no decir solo que se va a fomentar."

El castellano deja de ser lengua vehicular

Este es uno de los puntos que más controversia ha generado porque todavía está muy en el aire, muy sin concretar de qué manera va a ser tomado por cada Comunidad Autónoma. Víctor pone el foco sobre lo siguiente: "No sabemos cómo se va a traducir eso para un estudiante en Galicia, País Vasco o Cataluña. La ejecución de la ley está en mano de las Comunidades Autónomas. Entonces si la aplicación de la ley va a estar en manos de partidos que no comulgan con el espíritu de la ley, creo que no vamos a ver ninguna consecuencia práctica de eso."

Religión dejará de contar para la nota media

El catedrático se manifiesta a favor de este punto, pero con salvedades: "La religión no tiene espacio como doctrina religiosa en una escuela laica. Eso sí la educación tiene que ser laica pero no superficial. La educación tiene que tener en cuenta los valores, la historia y las tradiciones de un país. Estudiar la historia de las religiones y el efecto que tiene es imprescindible para entender quiénes somos. En conclusión, tiene que desaparecer la religión como doctrina pero tiene que mantenerse la historia de las religiones."

La educación especial se amplia a los colegios ordinarios

En este aspecto, nos preguntamos si economicamente si esto es viable y Ramón contesta: "A fecha de hoy seria imposible porque no hay ni medios, ni recursos. La ley no dice que los centros de educación especial se vayan a cerrar. Deja escrito que seguirán abiertos para aquellos alumnos que no puedan ser atendidos en un centro de educación ordinaria. Con la situación actual que tenemos a pocos alumnos más se puede incluir, pero si podemos integrar a algún alumno más, bienvenido sea."

Raquel piensa que es un tema muy complejo, igual que cree que los partidos políticos usan la educación y la sanidad como eslogan. "En la medida que eso les valga para pelearse no va a haber consenso. La educación especial es un punto más de pelea porque estamos divagando sobre el titular que nos han puesto en la mesa", subraya. Porque la controversia no debería ser uno o dos artículo, sino la mejora general del sistema para los alumnos. 

¿Por qué se cambia tanto?

Ramón plantea que todo esto al final es una guerra política que no transforma nada a nivel educativo porque no se llega a aplicar. Olga protesta por el cambio constante de la ley. "No hay una educación de calidad porque se está modificando constantemente. Se cambia y luego no se concreta el cómo se va a hacer y entonces luego cada colegio lo hace a su manera y los alumnos se ven ahí en la vorágine."

Sin embargo, Elisabeth Duval ve los aspectos positivos del cambio: "Tenemos una especie de fetiche con la noción de consenso. Hay divergencias muy fuertes entre distintos pensamientos sobre cómo tiene que ser el modelo educativo y es bueno que las haya. El consenso artificial no tiene porque darse. Es una cualidad inherente de la democracia que exista un pluralismo y exista una divergencia de opiniones."

Y vosotros, ¿cómo lo véis? Escríbenos con tu opinión, dudas o aportaciones a genplayz@rtve.es

PLAYZ

anterior siguiente