Enlaces accesibilidad
ENTREVISTA

María Pombo ahora sí es una verdadera influencer: así arrasa concienciando a la gente joven sobre la importancia de la salud mental

  • La empresaria reapareció en el canal de YouTube de Luc Loren
  • "Nunca he contado que voy a terapia porque siento que no tengo el derecho a quejarme"
  • Más noticias en PlayzTrends

Por
 María Pombo arrasa concienciando sobre la salud mental
PLAYZ

Estamos habituados a ver su día a día en redes sociales, pero María Pombo parece que ha dado una vuelta a su percepción sobre ser influencer. Desde hace años, la empresaria cuenta con una comunidad de seguidores que ya supera la barrera del millón y medio. Así que no es de extrañar que todo tipo de marcas luchen para salir, aunque sea, en uno de los stories de la joven. Hace unas semanas confirmó que estaba embarazada, pero la delicada situación que vive el mundo la ha llevado a tomar una decisión: visibilizar y normalizar lo importante que es mantener una salud mental adecuada

“Me siento una persona muy afortunada con todo lo que me está pasando, pero a la vez creo que casi todo el mundo estamos pasando por una época de mucha incertidumbre en cuanto a lo que va a pasar en un futuro. Llevo unos meses con más ansiedad de lo normal porque han sido entre los mejores y los peores de mi vida. El confinamiento ya de por sí fue muy estresante, pero a mí me llegaron varias noticias en esos momentos que me hicieron estar con la ansiedad por los aires”, confesó durante su aparición en el canal de YouTube de Luc Loren.

"Si digo que estoy mal, me juzgan"

Su exposición en redes sociales es uno de los factores que la ha llevado a consolidarse como una de las personas con mayor influencia en plataformas como Instagram. Pero no es oro todo lo que reluce. Esta expresión, a la que ella misma hace referencia, evidencia la presión añadida a la que están sometidos los creadores de contenidos que gozan de tal cantidad de seguidores: "Siento que no se puede decir en alto cuando estás en una situación de privilegio como la mía. Si digo que estoy mal, me juzgan. Me siento muy afortunada por unas partes, pero por otro lado no dejo de preocuparme. Me da miedo decir en alto que tengo ansiedad o que me gustaría mejorar varias partes de mi vida".

Con este relato, María Pombo visibiliza una problemática que cada vez está más presente en nuestros días: ¿es contradictorio tener una vida privilegiada y no contar con una buena salud mental? Evidentemente, no. Y este es el punto donde la empresaria quiere incidir. “Es muy delicado, porque pones la buena cara para evitar que el mundo sienta que estés mal. En Instagram siento que no puedo decir las cosas tal cual, porque la gente incita a que te vaya a peor. Llevo ya un año yendo al psiquiatra. Voy no porque estuviera llorando por las esquinas, sino porque es tan importante cuidar la mente… Yo cuando empecé a notar que tenía cierta presión en las redes y que tenía que aprender a gestionar lo que sentía, consideré que era importante para mí sentarme con alguien externo y contarle todo lo que estaba viviendo”.

"Llegaron a desearme la muerte"

Durante la entrevista, Luc Loren quiso indagar sobre el motivo por el que María Pombo tomó una de las decisiones que le cambiarían la vida: "No sé si fue por alguna polémica en la que me metí sin quererlo. A veces, las críticas constructivas duelen más que las destructivas. He llegado a recibir comentarios del tipo “tu madre se merece la enfermedad que tiene”, “ojalá te mueras”… Cosas muy duras. El primer comentario por el que lloré fue cuando se metieron con la enfermedad de mi madre. Fue por ese entonces cuando entró Pablo y me dijo: “no puedes llegar hasta este punto, necesitas ir a un psicólogo"".

Nadie sabe que voy a terapia, y de verdad que no me importa. Me da miedo que la gente se piense que no valoro lo que tengo. Pero por muy afortunada que te sientas o el dinero que ganes, no tiene nada que ver con la felicidad mental. Voy a una psiquiatra, aunque me está tratando como psicóloga. No estoy tomando medicación, al menos por ahora. El viernes pasado, que fui a verla, estaba en un día de ansiedad que me faltaba el aire y lo único que quería era meterme en mi cuarto. Pero salí de consulta y sentí que respiraba y que quería hacer planes. Fueron solo dos horas de terapia, pero es súper satisfactorio. Es un error que la gente se sienta feliz un día y deje de ir”, añadía.

"Cuando me dijeron que tenía esclerósis múltiple, respiré"

Hace unas semanas, María Pombo tuvo que hacer frente a dos noticias muy contradictorias. Por una parte, los médicos confirmaron que padecía esclerósis múltiple, una enfermedad que también sufre su madre: “Cuando empiezo a tener esos síntomas, me suenan porque mi madre lleva teniendo esclerosis múltiple 30 años. Cuando empiezo a tener esos síntomas, casi deseo que sea esclerosis múltiple y que no sea otra cosa. Después de hacerme las pruebas me dicen que tenía esa enfermedad, y yo ahí respiro, porque podía ser cáncer o un tumor. Es decir, algo más invasivo y que yo no he vivido en mi entorno. Es algo que no me deja de preocupar porque no te mueres por ella, pero sí con ella”.

Ante situaciones de este estilo, hay ocasiones en los que la población no tiene los recursos suficientes como para invertir en algo tan necesario como lo es la salud mental. Y eso, lejos de pasar desapercibido, es algo que preocupa a la influencer: "Cuando me diagnosticaron la enfermedad, sanidad no me ofreció en ningún momento apoyo psicológico, aunque nunca lo he preguntado. Yo lo pondría como una prioridad, al menos en nuestra posición. Incluso tengo gente cercana a mí que me dice que nunca se gastaría el dinero en terapia. Sin embargo, en personas que lo necesitan y no pueden permitírselo es donde hay que empezar a cambiar”.

La otra noticia que marcó esté anómalo 2020 fue su embarazo. “Estar embarazada fue la mejor noticia de mi vida. Para mí ser madre es una de las cosas más bonitas que me ha pasado nunca. Esto ha sido como la razón para seguir adelante y no hundirme pensando en la parte negativa de todo", confesaba emocionada durante el vídeo.

Y es que tal y como plantea su problema de salud, María Pombo está redefiniendo el papel del influencer. Atrás quedaron los perfiles que solo hablan de derrochar. Ahora, sumidos en plena pandemia, lo necesario es que personalidades con tal alcance en redes sociales utilicen las plataformas para alzar la voz y ser una auténtica influencia positiva y sincera.

PLAYZ

anterior siguiente