Enlaces accesibilidad

OK Playz

Cherry Massia: "No dudo de que tenga talento, pero también he tenido suerte"

  • La sevillana comenzó con 21 años y a sus 25 ya ha desfilado en la Fashion Week
  • OK Playz, de lunes a jueves a las 18:58h
  • Más noticias en PlayzTrends

Por
OK Playz - Cherry Massia: "No dudo de que tenga talento, pero también he tenido suerte"

Tiene solo 25 años, pero Irene Romero, más conocida como Cherry Massia, ha logrado en muy poco tiempo dotar de un aire completamente nuevo a la moda, su gran pasión. Su objetivo es transmitir un claro mensaje: los diseñadores jóvenes han llegado para quedarse. Y según confiesa, la cuarentena le ha servido como un retiro creativo donde regresar a la tranquilidad y concentración que requiere el lanzamiento de una nueva colección. ¿Cómo afronta la nueva era de la moda? ¿Ve posible un futuro sostenible, versátil, cómodo y de calidad para los usuarios de su marca? Así ha sido su entrevista en OK Playz.

Tres años de éxito

Aunque lleva poco tiempo en el mundo de la moda, Cherry Massia ha conseguido alzarse como una de las marcas con más proyección en los últimos tiempos. "Empecé con 22 años. He tenido suerte, aunque no dudo de que tenga talento. Pero todo lo que me ha llegado lo he aceptado y desde que empecé, no he parado. ¡No tengo vida!", confesaba Irene sobre la puesta en marcha de su marca.

"El primer desfile fue un auténtico parto. Mis amigos, mi familia y mi pareja no me entendían, pero cuando acabas un desfile te entra mucho bajón. Es un periodo en el que tienes que ser una esponja: te tiras semanas sin hacer nada, pero terminas aprendiendo. Como mis colecciones son muy personales porque hablo mucho de mí misma, al final voy creciendo con ellas. En mi segundo proyecto quería hablar de mi madre porque es una mujer muy luchadora. Así que me basé en los años 80, que es cuando las mujeres empezaron a ser jefas de las empresas".

"La parte más bonita es la de investigar"

Como buena amante de la moda, Irene Romero intenta transmitir un mensaje con cada uno de los factores que forman parte de su colección. De hecho, se define a sí misma como una persona introspectiva y defiende que esa forma de ser debería primar en el proceso creativo de cualquier arte. "Al final, tanto el tejido como la silueta te dicen algo. A veces te salen cosas aunque no las pienses. En la última colección había muchas aperturas en el pecho, y sin yo haberlo pensado salió como algo desgarrado. Fue genial".

Sin embargo, la creación de un nuevo proyecto trae consigo largas horas de lectura. Y es precisamente la fase que más le gusta a la diseñadora. "La parte más bonita es la de investigar. Un día decides de lo que vas a hablar y te toca leer mucho, ver muchas referencias, comprobar lo que se está haciendo en el momento... Y después paso a elegir las gamas de color o los tonos que me sugiere el sentimento que quiero transmitir. Es a lo que más tiempo le dedico porque me encanta".

El momento histórico que marcó su carrera: la Desbandá

Durante una visita guiada por su ciudad natal, Irene Romero relata como dio por casualidad con un momento histórco que marcó su carrera y le hizo replantearse muchas cuestiones. "Ni siquiera lo conocía. Un día hice un tour sobre cosas del franquismo y flipé. Y dije: "quiero contar esto". Ni yo sabía la de cosas que habían pasado en mi propia ciudad. A partir de ese momento me puse a mirar fotos antiguas, historias, pregunté a familiares mayores... A nivel personal quise hablar de otra cosa, pero dije: "¿cómo puedo transmitir estos sentimientos y convertirlos en prendas de ropa?". Y la Desbandá fue precisamente el hilo que me permitió volver a la Andalucía rural".

Aunque no renuncia a su tierra, Irene Romero confiesa lo complicado que fue instalarse en la capital tras poner en marcha Cherry Massia. "Es muy bonito que crean en tu proyecto. Cuando llegué a Madrid estaba sola con la marca y tenía pocos amigos aquí, pero mi pareja me puso en contacto con muchas personas y trabajamos todos a una". Además, desvela que el dinero invertido lo está recuperando tras dos años de duro trabajo. "Llevo desde 2018 en este mundo, pero el dinero está llegando ahora. Primero es invertir, pero luego tienes que vender las prendas de la pasarela, que es complicado. Yo procuro hacer luego otros productos que son más económicos pero más fáciles de vender. Me compran mucho fuera de España, como en América, Alemania o Inglaterra. Aquí cuesta un poco más, pero porque la economía es diferente".

¿Qué consejo le daría a todxs aquellxs que quieran meter la cabeza en el mundo de la moda? ¿Qué proyectos tiene en mente para la "nueva normalidad"? ¡No te pierdas su entrevista!

PLAYZ

anterior siguiente