Enlaces accesibilidad

Beber agua fría no provoca ataques al corazón

Por
Mensajes que reproducen el bulo sobre la relación entre los problemas de corazón y beber agua fría, con el sello 'Bulo' en rojo
Mensajes que reproducen el bulo sobre la relación entre los problemas de corazón y beber agua fría VerificaRTVE

Mensajes compartidos en redes sociales y en portales de Internet aseguran que beber agua fría o helada es perjudicial para la salud porque puede provocar ataques al corazón. No es cierto. Se trata de un argumento sin pruebas que lleva circulando más de una década en redes sociales. Te explicamos cómo se genera la falsedad. 

“Beber agua fría puede causar infarto, cuidado ahora”, es uno de los titulares que se han publicado en Internet en los últimos días. En redes sociales como Facebook también se está compartiendo una imagen donde se expone que el agua helada “es una causa principal de ataques al corazón”. “Cierra cuatro venas del corazón”, afirma otro post que incluye una lista de “razones” por las que “el agua helada es mala para su salud”. 

En la actualidad, no encontramos investigaciones científicas que muestren los posibles efectos adversos que puede tener beber agua fría o helada en el corazón de las personas. Dos cardiólogos españoles contactados por el equipo de VerificaRTVE afirman que la posibilidad de sufrir un ataque de corazón por ingerir agua fría es mínima y, en todo caso, en personas con patologías cardiovasculares graves. Además, una de las publicaciones que difunden esta afirmación en Facebook ya ha sido catalogada por la plataforma como “información falsa”.

No es la primera vez que se difunden contenidos engañosos que relacionan los ataques al corazón con la ingesta de agua fría. En agosto de 2006 el verificador estadounidense Snopes ya desmintió un bulo que hacía referencia a los peligros de beber agua fría, entre los que se encontraban los ataques al corazón o la posibilidad de sufrir cáncer. Ambos falsos. 

Casos aislados y sin riesgo de muerte 

Hemos hablado con Antonio Álvarez Vietez, jefe del Servicio de Cardiología Clínica del Hospital Nuestra Señora del Rosario en Madrid.  “No podemos decir que beber agua fría nos va a producir un infarto, se puede hacer sin ningún problema”, aclara el doctor. Sostiene que las personas que tienen problemas en el corazón y en las arterias pueden sufrir un espasmo coronario si toman agua muy fría, aunque asegura que “es una cosa absolutamente extraordinaria”. “Más que un infarto lo que provocaría es una angina (dolor en el pecho) porque las arterias coronarias se contraen y hay menos riego en el corazón”, recalca el especialista. Las arterias coronarias son vasos sanguíneos que suministran sangre rica en oxígeno y otros nutrientes al músculo cardíaco.

Una afirmación que respalda el vicepresidente de la Fundación Española del Corazón, José Luis Palma. “El agua fría no ataca al corazón como se viene diciendo en redes sociales”, explica. Este cardiólogo expone que el problema surge cuando se produce “un cambio muy brusco de la temperatura corporal por el agua que desciende por el esófago”. Este tubo se encuentra conectado con la aurícula izquierda del corazón, por lo que una bajada drástica “puede promover en algunos casos la predisposición a presentar espasmo coronario o determinadas arritmias”. Además, ambos médicos coinciden en qué no debemos olvidar cuáles son los principales factores de riesgo cardiovascular: la hipertensión descontrolada, el colesterol elevado o el tabaquismo crónico, entre otros. 

Pautas y recomendaciones a seguir

Luis Palma asegura que el agua del grifo tiene una temperatura idónea para el consumo. No obstante, indica que la ideal se encuentra “entre 7-8 grados, 10 si se trata del verano y un poco más caliente en invierno”. Por otro lado, advierte que sobre todo en los meses de verano hay que tener cuidado con las bebidas frías y espumantes como la cerveza o el champán. “Esa cantidad de gas que entra bruscamente por el estómago, tiende a subir y lo que hace es dilatar su parte alta”. Añade que “esa dilatación puede estimular el llamado nervio vago, que es un inductor de arritmias y espasmos coronarios”. Por esa razón, el cardiólogo recomienda que la ingesta de líquidos en general se realice despacio, sobre todo si se trata de personas con problemas de corazón.

En conclusión, no te fíes de los mensajes que aseguran que beber agua fría o helada es perjudicial para la salud porque provoca ataques al corazón. Se trata de un bulo que circula al menos desde 2006 y que carece de evidencia científica. Los expertos consultados aseguran que la incidencia es muy baja y que el posible riesgo se centra en las personas con patologías cardiovasculares graves.

Noticias

anterior siguiente