Enlaces accesibilidad
Libros

Virginia Feito: "'La señora March' es un cuentito de hadas turbio"

  • La escritora ha arrasado en EE.UU. con su debut en inglés, que ahora llega a España
  • Elisabeth Moss ha comprado los derechos para adaptar al cine este thriller de sabor clásico

Por
Fotografía de la escritora Virginia Feito Lumen

El misterioso caso de Virginia Feito (Madrid, 1988) es un círculo virtuoso de casualidades. La señora March es su primera novela, escrita en inglés, y ha encandilado a crítica y público en EE.UU. Se ha aupado entre las más vendidas y ya cuenta con pasaporte directo para su adaptación al cine. Este enero ha aterrizado en las librerías españolas publicada por Lumen.

Un éxito súbito que se adivina en el milimétrico retrato psicológico de su protagonista. La señora March es una adinerada ama de casa del Upper East Side neoyorquino obsesionada hasta el paroxismo por las apariencias y casada con un indolente escritor de relumbrón. Su mundo se resquebraja cuando cree que el personaje del último best seller de su marido, “una prostituta de aspecto repugnante”, está inspirado en ella.

A partir de aquí, una espiral de locura en un goteo de tensión modélico en el que Feito asoma una villana/víctima memorable sin resquicio para la redención. La señora March (de la que desconocemos su nombre de pila hasta la última página) es envidiosa, cruel y aborrecible en un “cuentito de hadas turbio” que persigue la escala de grises de la moralidad en un giro muy estudiado, apunta Virginia Feito en una entrevista a RTVE.es.

“A mí me han dicho muchas lectoras que se sentían un poco culpables cuando empezaban a identificarse con ella en cosas que hacía. O sea que humana es, seguro. Además que yo le he metido cosas mías distorsionadas de lo que detesto en mí y en los demás”, asegura jovial y con una aceleración propia de la vorágine de la promoción. “Es que soy una persona muy ansiosa y pesimista. Entonces asumo que esto se va a acabar en cualquier momento. Aún estoy flipando”.

Portada

La crítica estadounidense ha reseñado el aroma de suspense clásico de La señora March en guiños explícitos a los fantasmas de Patricia Highsmith, el sarcasmo que explota en el drama de Hitchcock o el terror cotidiano de Shirley Jackson, aderezado con La señora Dalloway de Virginia Woolf.

Referencias que se funden en un popurrí de géneros entre el thriller psicológico y el terror con una escritura fluida, seca y elegante, que se localiza en un espacio nostálgico donde la violencia está fuera de foco. “Al final lo que más miedo puede dar es lo que tú te inventes y lo que más miedo te da a ti. Esto en el cine de terror es icónico”, reflexiona.

“Sobre que fuera atemporal empezó casi sin querer porque me molestaba que La señora March escribiera wasaps. A mí la tecnología me saca mucho de la historia. Es como si se cayese el cuarto muro”.

"Vivimos en la época de las apariencias"

Feito se declara devota de los personajes “desagradables” y del humor negrísimo “como mecanismo de autodefensa” que ha salpicado en su novela “para reirnos del personaje”. La novelista confiesa que se bebió toda la filmografía de Polanski y tomó elementos prestados como la temática del doble de Cisne negro de Aronofsky.

La escritora ha vivido a caballo entre París, Londres, Nueva York y París y ha decidido debutar en inglés porque es el idioma en el que absorbe toda la literatura y el cine que cae en sus manos. De parte de sus vivencias en EE.UU, ha extraído esta sátira de la sociedad neoyorquina más pija.

“En realidad podría ser una sátira de la sociedad actual. A lo mejor te puede parecer anticuada una mujer a la que le preocupan tanto las apariencias. Pero al final vivimos en la era de las influencers y de Instagram, donde subimos historias con filtros solo para decir hola”.

Fotografía de archivo de la actriz Elisabeth Moss EFE/EPA/MIKE NELSON

Más repercusión para este ópera prima. Con tanto poso de película el flechazo con las pantallas ha sido casi inevitable. La actriz y productora Elisabeth Moss (El cuento de la criada) ha comprado los derechos para su adaptación al cine.

"Me cautivó de tal modo que supe que tenía que interpretar a la señora March. Como personaje me parece fascinante, compleja y profundamente humana", describió la intérprete que se leyó de una sentada la novela. El guión correrá a cargo de Virginia Feito que señala con entusiasmo que Moss es la actriz que siempre soñó para bordar un personaje con tantas aristas.

¿Y cómo perfilaría una “señora March” a la española? “Creo que sería exactamente igual (risas). Aunque metí algunos detalles basándome en mi experiencia como española y en lo que veo en Madrid. Los americanos se lo tomaron como más pruebas de que vivía en otra época, como por ejemplo llevar un abrigo de pieles. En España no es tan raro, creo, o tomar foie gras en una fiesta porque en Nueva York de hecho no se si es hasta ilegal o fumar en una fiesta en un piso”.

Noticias

anterior siguiente