Enlaces accesibilidad
La Palma

La emoción de los palmeros que regresan a sus casas después de tres meses: "Es un regalo de Reyes"

  • Cerca de mil personas pueden volver este lunes a sus viviendas tras el levantamiento de las evacuaciones en varias zonas
  • No deben acceder a garajes, trasteros o sótanos sin que se haya realizado una medición de gases previamente

Por
La emoción de los palmeros que pueden volver a casa: "Es lo más grande, un regalo de Reyes"

A Benigno y Carmen les cuesta contener la emoción. Salieron de su casa con lo puesto el pasado 19 de septiembre, tras ver cómo el volcán que tenían en frente empezaba a rugir, y al fin han podido regresar a ella este lunes, tras más de tres meses evacuados.

"Es el regalo más grande del mundo cuando he llegado a casa y he dicho 'ya estoy aquí'. Es lo más grande, un regalo de Reyes que un niño está esperando", dice Carmen en La Hora de La 1, de TVE. Su marido, también con la voz entrecortada, asegura que llegar y "encontrar" su casa en pie representa "el momento más especial", ese que ambos llevaban esperando desde que fueron desalojados de su pueblo, Tacande, por la erupción volcánica.

Para ellos y, en general, para las casi mil personas que desde este lunes pueden volver a sus viviendas en La Palma, no hay mejor forma de empezar el nuevo año. A pesar del sufrimiento y de las pérdidas —en el caso de Benigno y Carmen, una bodega familiar que quedó consumida por la lava— se sienten afortunados por poder retomar sus vidas, una vez apagado el volcán.

"Pobre del que ha llegado y no la encuentra (su casa). Que los ayuden porque lo estarán pasando muy mal", pide Carmen.

Vuelve la vida los barrios de La Palma: mil vecinos regresan a sus casas tras la erupción del volcán

Una anciana que ha vivido tres erupciones: "No hay palabras"

Elba, una mujer de 86 años que ha vivido tres erupciones volcánicas a lo largo de su vida, dice que "no hay palabras" para describir lo que supone para ella haber entrado de nuevo en su casa. Al igual que Carmen y Benigno, tuvo que marcharse de Tacande el 19 de septiembre, y pensó que "no iba a volver más".

"Primero fue la tristeza y ahora la alegría (...) Son los mejores Reyes Magos que he tenido en mi vida", dice la mujer.

Los regresos se están llevando a cabo después de que el Plan de Prevención de Riegos Volcánico de Canarias, Pevolca, acordara este domingo el levantamiento de las evacuaciones en varias zonas afectadas por la erupción volcánica.

El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, señaló que estas zonas reúnen condiciones seguras para la vuelta de sus habitantes y ha precisado que por la zona norte de la erupción se liberan 345 hectáreas que hasta ahora permanecían evacuados.

Los vecinos no deben acceder a garajes o trasteros sin medir gases

Aunque entrar a los domicilios esté ya permitido, los vecinos no deben acceder a garajes, trasteros o sótanos sin que se haya realizado una medición de gases previamente. También se recomienda que la vuelta se produzca de día, que se ventilen bien las habitaciones durante, al menos, 15 minutos, y que la primera entrada sea en compañía de alguna persona.

En caso de mareo, falta de aire o de fuerzas o náuseas hay que abandonar la casa y avisar a emergencias, ha advertido el director técnico del Pevolca, quien también ha señalado que hay que avisar al ayuntamiento en caso de que se observe abultamientos, deformaciones o grietas en la vivienda.

Hasta este domingo todavía había 564 personas alojadas en hoteles y 40 en centros sociosanitarios de la isla.

A primera hora de este lunes, el Cabildo de La Palma informó de que estaban abiertos los accesos tanto del norte como del sur para que los afectados por la erupción volcánica pidieran ir a sus casas.

El Cabildo palmero ha precisado en su cuenta de Twitter que estas medidas pueden variar según las condiciones meteorológicas y la evolución del proceso eruptivo.

Para quienes desde este lunes pueden dormir en sus casas de nuevo lo que empieza ahora es el proceso de reconstrucción. Sus hogares, explican, ya no son los que eran, así que toca limpiar en profundidad, arreglar los desperfectos y habituarse a un paisaje que ya no es el mismo.

"Es muy triste mirar para allá y ver esa sombra negra", dicen Mauro y Carmen en declaraciones a Efe y señalando al volcán.  

Pedro, que fue evacuado el primer día de la erupción y que ha pasado estos meses en una caravana, ha tenido la suerte, dice, de encontrar que su casa está aparentemente bien.

Carmen Nieves, en cambio, ha vuelto a un hogar que está "hecho un desastre". Mientras abre la casa para ventilar y espera la llegada de los técnicos que supervisarán si hay desperfectos en la vivienda, ya avanza que ve fisuras en algunas partes y que tendrá trabajo para meses. Nada merma, sin embargo, la ilusión de haber podido retornar finalmente a su casa, al trabajo, dice, "de muchos años" de su vida. 

Noticias

anterior siguiente