Enlaces accesibilidad
Coronavirus

EE.UU. quiere comenzar a administrar la tercera dosis de la vacuna a finales de septiembre

Por
La tercera dosis de las vacunas de Pfizer y de Moderna deberá recibir el visto bueno de la FDA y los CDC.
Dosis de las vacunas de Pfizer y de Moderna REUTERS / MIKE SEGAR

El Gobierno de Estados Unidos quiere comenzar a administrar una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 a partir del 20 de septiembre para aquellas personas que hayan recibido la segunda inyección ocho meses antes. Así lo ha anunciado este miércoles el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) en un comunicado conjunto con los principales expertos médicos del Ejecutivo.



Antes de iniciar este proceso, la tercera dosis de las vacunas de Pfizer y de Moderna deberá recibir el visto bueno de la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, en inglés), la agencia encargada de aprobar los sueros, y de un comité científico de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

El Gobierno explica que ha tomado esta decisión tras concluir que la efectividad de las vacunas disminuye con el paso del tiempo después de recibir las primeras dosis. "Los datos disponibles dejan muy claro que la protección contra la infección de SARS-CoV-2 empieza a disminuir tras las dosis iniciales de las vacunas, y en asociación con el predominio de la variante Delta, estamos empezando a ver pruebas de una reducción de la protección contra la enfermedad leve y moderada", indicó.

Coincidiendo con el anuncio de las autoridades sanitarias estadounidenses, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reiterado su petición de que los gobiernos que están proponiendo una tercera dosis de vacunas den marcha atrás para ayudar a que los países que ni siquiera han podido terminar de vacunar a su personal sanitario y grupos de mayor riego lo hagan.

También para los vacunados con Janssen

En Estados Unidos, los primeros en recibir la tercera inyección serán las personas que primero fueron vacunadas, es decir, los profesionales sanitarios y las personas mayores que viven en residencias de ancianos. Las autoridades estadounidenses también han anticipado que es posible que necesiten recibir una dosis adicional aquellas personas que han recibido la vacuna de Janssen, que es monodosis.

En ese sentido, han detallado que el suero de Janssen no comenzó a administrarse en EE.UU. hasta marzo de 2021 (el de Pfizer fue el primero en recibir aprobación y comenzó a administrarse en diciembre) y están esperando recibir más datos sobre esta vacuna en las próximas semanas para decidir si es necesaria una dosis adicional. Actualmente hay tres vacunas con autorización de uso de emergencia en Estados Unidos: las de Pfizer y Moderna, que requieren de dos dosis, y la de monodosis de Janssen.

Ya aprobada para personas con problemas de inmunidad

Recientemente, la FDA ha autorizado la administración de una tercera dosis de Pfizer y Moderna a las personas inmunodeprimidas. Se trata, según este ente regulador, de un "grupo pequeño" de gente, formado por receptores de trasplantes de órganos o "aquellos a quienes se les diagnostica condiciones que se considera que tienen un nivel equivalente de inmunodepresión". La intención ahora es ampliar el refuerzo a la población general ya vacunada, independientemente de sus patologías.



Algunos países ya están administrando la dosis adicional de vacuna después de completar la pauta, pero solo para determinados colectivos más vulnerables, como personas con problemas de inmunidad o grupos de especial riesgo. Es el caso de Israel, Chile, Emiratos Árabes Unidos o Rusia. Por su parte, Reino Unido ya ha anunciado que millones de personas podrán recibir una dosis de refuerzo a partir de septiembre. También para ese mes, estará disponible para la población de riesgo de Alemania y Francia. En España, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha reconocido que la posibilidad de aplicar esta medida está sobre la mesa, y que "todo apunta" a que habrá que poner una "tercera dosis de refuerzo".

Noticias

anterior siguiente