Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Italia controla mejor la emergencia hospitalaria que el aumento de los casos

Por
Coronavirus en Italia: Un agente organiza un desvío de tráfico en Florencia.
Un agente organiza un desvío de tráfico en Florencia. EFE

Menos presión hospitalaria pero un ritmo de contagios nuevos que no permite bajar la guardia. Ese el balance un día más en la evolución del coronavirus en ItaliaLos muertos en el país transalpino son ya 22.170, al registrarse este jueves 525 nuevos fallecidos, la segunda mejor cifra en los últimos diez días, que consolida la tendencia a la baja en los fallecimientos a causa del coronavirus SARS-CoV-2. Y también se celebra haber superado los 40.000 recuperados de la enfermedad; en concreto, 40.164, con un incremento de dos mil altas en las últimas 24 horas, la tercera cifra más alta desde el 8 de abril, al igual que sigue descendiendo jornada a jornada el número de personas hospitalizadas e ingresadas en cuidados intensivos. 

Sin embargo, pese a que las cifras diarias apuntan a un alivio en la presión sobre el sistema sanitario italiano, con menos muertes y más recuperados cada día que pasa, demostrando el éxito en este sentido de los 38 días de confinamiento que lleva el país, el recuento de nuevos positivos experimenta un repunte por tercer día consecutivo, con 1.189 nuevos casos, hasta un total de 106.607 casos activos.

Es decir, el aislamiento decretado hasta el 3 de mayo por el Ejecutivo italiano ya no está frenando al mismo ritmo la presencia de nuevos contagios, dentro de los 168.941 casos que ha contabilizado el país desde que brotó la pandemia en febrero (3.786 nuevos desde el día anterior). Pero las regiones del norte, las más afectadas por la pandemia y también el motor industrial del país, siguen presionando al Gobierno para salir del cierre el 4 de mayo.

Del total de personas actualmente positivas, 76.778 están aisladas en sus casas con síntomas leves, 26.893 ingresadas en los hospitales, el 25%, y 2.936 en cuidados intensivos, el 3%, la cifra más baja desde el 21 de marzo. Mientras tanto, el 72% de los casos positivos -76.778- se encuentran en sus domicilios asintomáticos o con síntomas leves.

Además, otros 2.072 pacientes han recibido el alta en el último día, una cifra muy superior a la registrada la víspera y la tercera más alta desde los 2.099 pacientes curados que se contabilizaron el 8 de abril. En total, 40.164 personas han superado el Covid-19 en Italia.

¿Puede reabrir Italia?

Lombardía, al norte del país, donde están ciudades como Milán y Bérgamo, sigue siendo la región más afectada. Cincuenta y dos días después del aislamiento del primer contagio local en Codogno, en la región ha habido 941 nuevos casos y 231 muertos. Sobre todo son contagios en casa, en residencias y en hospitales, aseguran los expertos. Lombardía acumula 63.094 casos, casi un tercio del conjunto del país, y 11.608 fallecidos, la mitad del total.

Emilia-Romaña, la segunda región en número de casos, está a mucha distancia, con 21.486 casos y 2.843 muertos. Piamonte, la tercera región con más casos (19.108) y fallecidos (2.094), es la segunda este jueves en regitrar más casos nuevos, 879. En la mitad sur del país, la región de Molise no ha registrado ningún caso nuevo en esta jornada, aunque ha fallecido una persona (16 en total), lo que no ocurría desde hace cuatro días.

En Véneto, donde en las últimas horas solo hubo 106 casos nuevos y nueve fallecidos, su presidente, Luca Zaia, presiona al Gobierno para que permita la reapertura de la actividad productiva, un llamamiento al que se ha unido el presidente lombardo, Attilio Fontana. "Se cierra todo y se muere esperando que el virus desaparezca o se abre y convivimos, porque más allá de cierto límite ya no es sostenible. Si se dan las condiciones de salud, según el mundo científico, se puede abrir con todo incluso antes del 4 de mayo", sostiene Zaia. 

Por su parte, Fontana plantea entre las medidas para una desescalada progresiva del confinamiento que se reparta el trabajo en siete días en lugar de cinco para poder establecer turnos y no congestionar los medios de transporte. El presidente de Lombardía ha expuesto una estrategia de "4 D" como base para regresar a la normalidad: distancia, dispositivos, digitalización y diagnóstico, garantizando la salud de los ciudadanos.

El presidente del Instituto de Sanidad italiano, Silvio Brusaferro, reconoce que es evidente que los datos que se proporcionan diariamente marcan "una tendencia descendiente", pero sigue temiendo los efectos de acabar con el aislamiento demasiado rápido, porque "se cree que el 90% de los italianos ha estado en contacto, por lo que si no estamos atentos puede repartir el contagio". De nuevo, la localización de los casos positivos surge como una medida prioritaria para mantener bajo el número de contagios

Noticias

anterior siguiente