Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Vuelta al trabajo no esencial: "La responsabilidad de que se vaya a trabajar no puede ser de los empresarios"

Por
Pasajeros del Metro de Madrid. EFE

En la Estación de Méndez Álvaro de Madrid, encrucijada clave de los trenes de Cercanías y Metro, el trasiego a las tres de la tarde es el de un fin de semana bastante movido. Ayuda a una cierta sensación de calma que los autobuses interprovinciales de la Estación Sur apenas circulan desde la declaración del estado de alarma. “Parece que hay menos viajeros que el anterior parón (del 14 al 28 de marzo) y la gente está también más concienciada”, opinan trabajadores de Cercanías.

El reparto de mascarillas ha funcionado desde las seis de la mañana. Todo el mundo ha cogido aunque, algunos, con reservas. “Es mejor que nada, pero no entiendo bien: ¿es 100% seguro que la persona que te la entrega no tenga el virus en los guantes?”, se pregunta Javier, 32 años, uno de esos trabajadores no esenciales de número indeterminado que han regresado al trabajo presencial tras dos semanas de parón.

“A las ocho, en la línea 6, había más gente esperando en el andén de la que debería”, opina. “Claro que hay miedo al contagio y no se han tomado suficientes medidas para las situaciones personales de cada uno: podemos llevar el virus a familiares”.

El reparto de mascarillas en el transporte público, en imágenes

anterior siguiente
14 Fotos 1 / 14 ver a toda pantalla
  • Un policía reparte una mascarilla a un conductor de autobús en Madrid.

    Lucha contra el coronavirus

    Un policía reparte una mascarilla a un conductor de autobús en Madrid.

  • Dos policías reparten mascarillas en una estación de metro de Madrid durante el confinamiento.

    Lucha contra el coronavirus

    Dos policías reparten mascarillas en una estación de metro de Madrid durante el confinamiento.

Protección Civil y agentes de Policía Nacional, local y autonómicas han repartido diez millones de mascarillas en toda España para las personas que se desplazaban en transporte público. Para las empresas, Sanidad publicó una 'Guía de buenas prácticas en los centros de trabajo' aunque patronal y sindicatos mayoritarios han denunciado falta de seguridad. También barones del PP, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el lehendakari, Íñigo Urkullu, han criticado la medida de la vuelta al trabajo.

Resignación ante el riesgo de contagio

Carlos, que trabaja en el departamento de logística del Centro de Investigaciones Oncológicas (que ha detenido su actividad en gran medida), también se incorporaba hoy tras un mes. “A las 7 y cuarto se respetaba la distancia en el metro, aunque esperaba menos gente. Al volver, a las 14 horas, me he encontrado más gente: la línea 6 iba llena. A la vuelta, en la estación de Herrera Oria no daban mascarillas, aunque en Legazpi, sí. En mi trabajo, obviamente, estamos concienciados”.

El reparto de mascarlillas en Madrid, previsto inicialmente entre las 06.00 y las 09.00, se alargó debido a la afluencia de la última hora y mañana se extenderá a dos plazos más: entre las 14.00 a 16.00 y entre las 18.00 a 20.00 horas. La Comunidad de Madrid ha señalado que el reparto solo se ha hecho en el 20% de estaciones de la red.

La construcción retoma su actividad con protocolos específicos por el coronavirus

Ana (nombre falso), empleada de banca, ha vivido todas las situaciones de la pandemia y está mañana ha ido a trabajar (en taxi, por precaución) para saber si, directamente, seguía trabajando o no.

“Estaba de vacaciones y el estado de alarma me cogió en Sudamérica. Conseguí volver en un vuelo humanitario y, al llegar, en la empresa me dijeron que cogiera la baja de cuarentena de dos semanas. La baja terminó en Semana Santa, pero no me dijeron nada, y hoy he ido para saber mi situación. Solo puedo teletrabajar porque tengo un hijo pequeño, pero me han dicho que coja vacaciones, que no tienen puesto para mí ahora y que veremos el próximo lunes”, explica. “Estoy viendo la opción de coger una reducción de jornada del 100%, aunque no cobraría”.

Pese a las necesidades, muchos no están de acuerdo. Iván, obrero de la construcción, uno de los sectores más numerosos de esta vuelta al trabajo. “No sé, creo que podíamos haber esperado más. Trabajando en una obra el riesgo de contagio está ahí. Creo que la responsabilidad de decidir abrir o no, no puede ser de los empresarios”, razona.

La Industria retoma la actividad con medidas de prevención ante posibles contagios

Mayor concienciación de los usuarios del transporte público

Algunos trabajadores esenciales, que no han dejado de usar el transporte público durante todo el estado de alarma, son los más sensibles al cambio respecto a hace una o dos semanas. “Íbamos pocos, un poco más quizás, pero guardando distancia”, explica Martha Cecilia, empleada de limpieza que reconoce que la pandemia se le está haciendo larga.

Ana, operadora en un call-center cercano, denuncia que su empresa no ha podido abastecer de protección a toda la plantilla y, pese a que se ha intentado espaciar la distancia, no se ha llegado a los dos metros entre trabajador. “A alguno, que ha aparecido sin mascarilla, los jefes le han preguntado que por qué no la ha cogido en el metro”, lamenta.

Otros reconocen haber hecho acopio, al menos para mañana. “Me han dado dos mascarillas sin problemas. Mejor: esto va para largo”.

Vuelta a la actividad: "Los trabajadores tenían ganas de reincorporarse pero tienen miedo sobre qué va a pasar en las próximas semanas"

Noticias

anterior siguiente