Enlaces accesibilidad

Italia

El coronavirus alcanza la Toscana y Sicilia

Por
Los expertos italianos subrayan que el coronavirus es "un tipo de gripe"

Un total de 322 personas han dado positivo a las pruebas de COVID-19 en Italia, 10 han fallecido y una persona se ha curado, según ha señalado este martes el Ministerio de Sanidad italiano.

[Última hora sobre el coronavirus]

Los datos presentados han constatado que el contagio del virus se ha extendido a otras dos regiones (Toscana y Sicilia) además de la presencia ya conocida en Lombardía, Véneto, Emilia Romaña, Piamonte y Lazio.

En total, son 240 casos positivos en Lombardia, con nueve muertos; 43 en Véneto con un muerto; 26 en Emilia Romaña; 3 en Piamonte; 3 en el Lacio; uno en Liguria y otro en Tentino Alto Adige.

Primer caso en Palermo, Sicilia

Las autoridades italianas han informado este martes de que han registrado el primer caso de coronavirus en el sur del país, concretamente una mujer nacida en Bérgamo, al nordeste de Milán, que estaba de vacaciones en Palermo (Sicilia).

El presidente de la región de Sicilia, Nello Musumeci, ha confirmado en una nota que la mujer llegó a Palermo "antes de que comenzara la emergencia (del coronavirus) en Lombardía".

Se encontraba en Sicilia con un grupo de amigas y había mostrado síntomas similares a los del coronavirus.

[¿Qué se sabe del coronavirus?]

Actualmente está ingresada en observación en la planta de enfermedades infecciosas del hospital Cervello de Palermo, está "plenamente consciente y no presenta condiciones particulares de malestar".

Los equipos sanitarios están realizando pruebas a su marido y a todas las personas que en los últimos días han tenido contacto con la paciente.

Las muestras examinadas por el hospital de Palermo serán enviadas de forma inmediata al hospital Spallanzani de Roma, donde se realizarán más controles.

Medidas extraordinarias

Las autoridades italianas están trabajando en las últimas horas en medidas extraordinarias para afrontar esta epidemia, además de las ya dispuestas que incluyen la prohibición de eventos públicos y la agregación social en al menos diez municipios y el aislamiento de cerca de 50.000 personas que no pueden ni entrar ni salir de sus domicilios.

En este sentido, el consejero del Gobierno para las relaciones con la Organización Mundial de la Salud (OMS), Walter Ricciardi, ha apuntado que en los orígenes del contagio "algún aspecto ha sido infravalorado" en parte porque la gestión de la sanidad está "en manos de las regiones" según la Constitución. De hecho, las competencias sanitarias están descentralizadas en Italia y el Ministerio de la Salud solo controla tres aspectos que pasan por la programación, los niveles de asistencia y las cuestiones relativas al presupuesto.

Ahora mismo se trata de controlar los dos focos de la epidemia y evitar una pandemia

Ricciardi ha avanzado que se está trabajando en un operativo de unidad que dé superpoderes al ministro de Salud y reste competencias a las regiones. "Ahora mismo se trata de controlar los dos focos de la epidemia y evitar una pandemia. Esta situación requiere que haya que reconducir la intervención operada hacia una gestión unitaria", ha señalado.

"Cuando la OMS lanza una alarma global, los países miembro deben adoptar medidas que estén en coherencia con las líneas generales de la ciencias y en este momento Italia las ha adoptado", ha agregado. Sin embargo, ha hecho notar que, en la primera fase del coronavirus, "algunas personas que estaban en las zonas de riesgo han entrado" libremente en los pueblos y en los hospitales, lo que habría ampliado el contagio.

Buen uso de la mascarilla

De este modo, Ricciardi también ha evidenciado que se debe limitar el ambiente de psicosis e histeria generalizada que ha invadido el país, donde se han agotado las existencias de mascarillas en las farmacias y de los geles desinfectantes de manos. "Las máscaras no sirven para proteger a las personas que están sanas. Son solo una medida de prevención para quien ya presenta síntomas", ha especificado.

Las máscaras no sirven para proteger a las personas que están sanas

Además, ha dicho que es necesario poner en contexto esta epidemia que "no hay que infravalorar" pero cuya letalidad se sitúa en el 2% y el 4% entre los infectados en la ciudad china de Wuhan y en alrededor del 0,7% fuera de Wuhan, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Noticias

anterior siguiente