Enlaces accesibilidad

La Guardia Civil investiga a 28 personas por la muerte de 120 animales, entre ellos un lince ibérico y un águila imperial

  • Los agentes han incautado 47 cebos envenenados y 66 kilos de productos tóxicos ilegales

Por
Imagen compartida por la Guardia Civil en su perfil de Twitter
Imagen compartida por la Guardia Civil en su perfil de Twitter GUARDIA CIVIL

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, en colaboración con el Ministerio para la Transición Ecológica, ha abierto una investigación a 28 personas por el uso de cepos ilegales y cebos envenenados en animales y ha localizado cerca de 120 ejemplares muertos entre los que había un lince ibérico y un águila imperial.

Operación Antitox

Los resultados forman parte de la octava Operación Antitox que se desarrolló durante el año pasado y que este miércoles han presentado los responsables del Seprona y del servicio cinológico de la Guardia Civil (el encargado de la utilización del perro policía en este cuerpo) junto con el subdirector general de biodiversidad del ministerio, Miguel Aymerich.

Durante 2019 la Guardia Civil ha inspeccionado 289 fincas cinegéticas, establecimientos fitosanitarios y explotaciones ganaderas de 25 provincias, actuaciones que han dado como resultado la apertura de 175 infracciones administrativas y 37 penales, con 28 personas investigadas por el uso ilegal de veneno y otros medios no selectivos de caza en el medio natural.

Los agentes han incautado 47 cebos envenenados y 66 kilos de productos tóxicos. También han localizado 1.628 métodos de caza prohibidos y 119 animales envenenados. Entre las actuaciones llevadas a cabo en ese año, se localizaron cadáveres de águila imperial, milanos reales y zorros en Toledo, en Ciudad Real descubrieron 12 buitres leonados muertos por intoxicación y, en otra zona, los cadáveres de otros cinco buitres negros.

Actuaciones difíciles de investigar

El capitán del Seprona, Esteban de Diego, ha destacado que estas actuaciones ilegales son muy difíciles de investigar al cometerse en el medio natural: "Lo normal es que no haya testigos y que las personas que ejecutan estas acciones conozcan el terreno y las planifiquen". Además, ha subrayado que el uso de los medios no selectivos de caza como lazos, jaulas, balletas o ligas se han disparado y preocupa la tendencia del empleo de veneno en el entorno urbano con animales domésticos, ya que los cebos envenenados en el medio natural se mantienen con respecto a las operaciones anteriores.

"Los resultados de las operaciones Antitox son mejores y es una satisfacción, pero demuestran que hay trabajo por delante para combatir el uso ilegal de venenos, lazos o cepos", ha reiterado el capitán del Seprona. De Diego ha señalado que a pesar de que en ocasiones las multas pueden ser elevadas, no son suficientes para reponer el enorme daño al medio ambiente de la muerte de ejemplares como pueden ser águilas reales o linces ibéricos.

Noticias

anterior siguiente