Enlaces accesibilidad

Junqueras pide "aprovechar" la mesa de diálogo con el Gobierno y forjar mayorías para un nuevo referéndum

Por
Junqueras pide al soberanismo "aprovechar" la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat

Este martes ha sido la primera vez que el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha pisado el Parlament de Cataluña desde que entró en prisión en noviembre de 2017 por el referéndum ilegal del 1-O y la declaración de independencia posterior. En una comisión de investigación por la aplicación del artículo 155 en Cataluña, Junqueras ha pedido al soberanismo "aprovechar" la oportunidad que supone la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat y ha pedido sumar nuevas mayorías independentistas para un nuevo referéndum de autodeterminación: "Lo volveremos a ejercer"

Junqueras y los exconsellers Raül Romeva, Dolors Bassa, Jordi Turull, Josep Rull han llegado entre aplausos y pasadas las 09:00 de la mañana, acompañado por sus compañeros de partido Roger Torrent, presidente del Parlament, y Pere Aragonès, el vicepresidente del Govern, puesto del que fue cesado Junqueras en 2017. Inmediatamente ha dado comienzo una comisión que, más que desligar lo ocurrido en 2017, ha servido al independentismo para reforzarse en sus posiciones. 

Los exconsellers condenados por el 'procés' llegan al Parlament entre aplausos y gritos de 'llibertat' para declarar sobre el 155

En su turno de intervención, Junqueras ha dicho sentirse “muy contento” de hablar en sede parlamentaria: “Estoy feliz de estar aquí en sede parlamentaria; estoy feliz casi siempre”. Y ha comenzado su intervención recordando a otros líderes independentistas "en el exilio", como Marta Rovira o Carles Puigdemont, y en prisión, como la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.

También se ha mostrado “orgulloso” de su actitud y la de sus compañeros por no haber renunciado, ha asegurado, a la voluntad del diálogo, tanto con los sectores independentistas como con “aquellos que de forma más entusiasta han aplaudido la prisión” de los líderes independentistas. Y ha añadido: “No condicionaremos más el diálogo al hecho de que estemos en prisión”.

"La mesa de diálogo es un paso adelante"

"La mesa de diálogo es un paso adelante. Un paso incierto, eso seguro, pero es la primera vez que se reconoce el hecho de que los interlocutores han de hablar de igual a igual y eso es lo que hemos pedido siempre (...) hemos de aprovecharlo", ha defendido Junqueras, en referencia a la mesa de diálogo entre gobiernos pactada entre PSOE y ERC para Cataluña. "Somos escépticos a la hora de hablar con el PSOE, pero tengo entusiasmo", ha incidido.

Una mesa marcada por la incertidumbre sobre quién será el interlocutor por parte de la Generalitat en un contexto en el que el presidente catalán, Quim Torra, puede ser apartado del Govern tras haberle sido retirada su acta de diputado autonómico. En parte, la presencia de los presos en la comisión de este martes ha servido para dar un respiro de unidad al independentismo después de un pleno, el del lunes, en el que se evidenció las diferencias entre JxCat y ERC en referencia a Torra, poniendo en cuestión la continuidad de la legislatura siendo incapaces de aprobar sus presupuestos autonómicos.

"No condicionaremos más el diálogo al hecho de que estemos en prisión", ha asegurado Junqueras, quien ha defendido la necesidad de dialogar incluso con aquellos "que aplauden" la prisión de los líderes independentistas.

Aboga por un nuevo referéndum: "Lo volveremos a ejercer"

El PSC no ha acudido al pleno por considerarlo "propaganda" y los diputados de Ciudadanos se han retirado tras su turno de preguntas, en el que Lorena Roldán ha cuestionado a Junqueras si no preveían lo que ocurriría con ellos antes de celebrar el referéndum y le ha exigido que pida perdón por lo ocurrido en los meses de septiembre y octubre de 2017. 

Por su parte, Junqueras no ha mostrado arrepentimiento ya que celebrar un referéndum "no es delito por una razón muy simple e incontestable: no está recogido en el código penal". A su juicio, "defender la independencia de Cataluña no es delito", ni "defender la república catalana", por lo que "es evidente" que la prisión de los líderes está "injustificada". Tras lo cual, ha criticado que el Estado "confunde justicia con venganza", algo que no les "intimida".

Por tanto, ha añadido que "celebrar un referéndum de autodeterminación es una cosa normal": "Queremos volver a ejercerlo y lo volveremos a ejercer".

En respuesta a Roldán, el líder independentista ha asegurado que lo que pensaban era que tenían "la obligación de respetar la democracia" y que probablemente "el Estado profundo no resistiera la tentación antidemocrática" de meter en prisión "a quienes no pueden vencer democráticamente": "Pensaban que trayéndonos la prisión, sí que ganarían, pero tampoco; los ciclos electorales han sido una sucesión de victorias para las víctimas de aquella represión, y una sucesión continua de derrotas electorales para quienes la aplauden".

"La represión ayuda a construir esas mayorías independentistas"

Ha asegurado que ni la prisión, ni la disolución del Parlament ni del Govern han servido de otra cosa que "para abrirle los ojos a mucha gente que pensaba que eso no pasaría", así como para unir su causa a Europa, donde los tribunales han contradicho algunas sentencias españolas: "Si la prisión es el precio a pagar para que lo visualicen, lo pagamos".

Así, ha celebrado que el independentismo ha pasado en Cataluña de estar respaldado por un 15% de la población en 2006, cuando nació el Estatut de autonomía que fue recortado en 2010 por el Tribunal Constitucional, "al 50%" y con mayoría independentista en el Parlament: "Estamos convencidos de que la injusticia y la represión ayudan a construir esas mayorías".

Y ha advertido también a aquellos que "celebran" la prisión de los líderes del 'procés' de que también ellos "pueden testar" la represión del Estado: "Y yo no me alegro, al contrario, a todos fortaleza y entereza". 

Ha afirmado también que "no deja de ser un motivo para la reflexión constatar que aquellos que más entusiasmados estaban" con la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, en referencia explícita al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, a la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y al exlíder de Ciudadanos Albert Rivera, "ya no están". "Las urnas, la democracia y los votos nos han pasado facturas diferentes: yo prefiero la mía".

"Esta noche volveremos a la cárcel, no pasa nada; en la cárcel encontraremos a mucha gente mucho más honrada que los poderosos que nos condenan cada día", ha concluido entre aplausos antes de darle el paso al resto de exconsellers condenados. 

Noticias

anterior siguiente