Enlaces accesibilidad

El alegre adiós a Karl Lagerfeld

  • Las firmas Chanel, Fendi y Karl Lagerfeld despiden 'con alegría' a su director creativo
  • Hubo música de piano y violín, tangos y la actuación del cantante Pharrell Williams

Por
Homenaje a Karl Lagerfeld en el Grand Palais de París. AFP

Sin lágrimas, sin dolor. Sin minutos de silencio ni discursos emotivos. La despedida a Karl Lagerfeld, fallecido en febrero de 2019, ha tenido un carácter alegre y casi festivo. El modisto dejó bien claro que no quería pomposos funerales ni tristes ceremonias. Al contrario. Por eso sus amigos y compañeros han tomado champagne y han brindado por él, y por haber tenido la suerte de haberlo conocido. "Él quería irse como los animalillos del bosque, sin dejar rastro", decía Anne Wintour, directora del Vogue americano y una de sus fieles amigas. 

2500 invitados se concentraron en el Grand Palais. El que ha sido el escenario de sus grandes éxitos para la casa Chanel se convirtió en una especie de museo en el que se colgaron enormes retratos del alemán. Y sobre el escenario no hubo llantos, solo música. El bailarín Jookin Lil Buck, el violinista Charlie Siem (que ha interpretado a Paganini, uno de los compositores preferidos de Elizabeth, la madre de Karl Lagerfeld), el coreógrafo argentino German Cornejo y su grupo de 17 bailarines de tango y su orquesta de 7 músicos llegados de Buenos Aires (Carlos Gardel era el cantante favorito del modisto), el pianista chino Lang Lang (qui a tocado una pieza de Chopin en un piano diseñado por el Karl Lagerfeld) y el cantante Pharrell Williams se han sucedido por el escenario para ofrecer su particular homanaje a su amigo.

No hubo llantos pero sí música. AFP

También se proyecto un vídeo en el que se recuperaron algunos de los mejores momentos del Káiser y, por supuesto, sus inmejorables frases. Entre ellas: "Yo no fumo ni bebo y no he tomado drogas en mi vida, pero a mí me gusta la gente un poco loca. La gente como yo me aburre a morir", "La personalidad empieza donde acaba la comparación". También aparece Francoise, la niñera de su gato Choupette, y Baptiste Giabicon, el modelo y amigo que se lo regaló. "Me lo regalaron y yo lo llamé Choupette. Tuve que ausentarme y le pedí que me lo cuidara. Después de varios días no tenía noticias así que fui a casa de Lagerfeld y le dije: '¿me devuelves a Choupette?', y él me dijo: 'no, Choupette ahora vive aquí'", contaba en el vídeo.

Carolina de Mónaco y su hija Carlota. AFP

Helen Mirren, Tilda Swinton, Fanny Ardant y Cara Delevingne leyeron pasajes de sus diarios, de sus opiniones publicadas y extractos de sus obras preferidas de autores como Virginia Woolf, Stéphane Mallarmé, Colette y Edith Sitwell. Nadie cogió el teléfono móvil porque estaba completamente prohibido grabar fotos y vídeos del homenaje. No era un momento para compartir, era un momento para sentir. 

El acto estaba organizado por las tres grandes casas de las que fue director creativo Chanel, Fendi y Karl Lagerfeld, y entre los invitados destacaron la princesa Carolina de Mónaco y sus hijos, Carlota y Andrea, actrices como Monica Bellucci, Vanessa Paradis o Tilda Swinton, diseñadores como Valentino, Tommy Hilfiger y Jonathan Anderson e incluso la primera dama de Francia, Brigitte Macron. "Creo que fue la primera persona que me envió flores el día del padre", recordaba Sidney Toledano, presidente del grupo LVMH, al que pertenece Fendi, otro de los invitados. 

Noticias

anterior siguiente