Enlaces accesibilidad

Maria Callas, en primera persona

  • La soprano cuenta su historia en el documental Maria by Callas, de Tom Volf
  • La cinta muestra las dos caras de la artista con numeroso material inédito

Por
La soprano de origen griego siempre lamentó su triste infancia.

Mujer de carácter y destino trágico. Diva planetaria de la ópera del siglo XX. Estrella de la jet set del brazo de Onassis. Son estereotipos que forman parte de la imagen que ha quedado para la Historia- alimentada con entusiasmo por los tabloides de la época- de la soprano Maria Callas.

Pero cuando se apagaba el relumbrón de los focos “la Callas” se convertía en la intimidad en Maria. Una mujer deseosa de una vida sencilla, de formar una familia, necesitada de “afecto y ternura” y que aspiraba simplemente a ser feliz.

Estas dos caras de la leyenda del bel canto son las que emerge el documental Maria by Callas que se estrena en las pantallas españolas este 11 de mayo. El hilo conductor del filme son entrevistas inéditas, correspondencia privada y grabaciones caseras de Super 8, que el director y artista multidisciplinar francés Tom Volf ha recopilado durante cinco años y que se reproducen digitalmente en color.

Volf quedó literalmente fascinado por la figura de Callas, cuyo magnetismo está muy vivo. Prueba de ello es el tirón en las redes sociales de su biografía y arte sobre los escenarios. A día de hoy, sigue siendo una de las intérpretes de música clásica más vendidas cuando se cumple el 40 aniversario de su muerte.

El director recorrió medio mundo para contactar con seguidores y amigos íntimos de la cantante que le aportaron un material en el que, por primera vez, la estrella cuenta su historia en sus propias palabras.

“Descubrimos mucho sobre su personalidad y comprendemos cómo esta mujer que se presentó durante toda su vida como extremadamente fuerte era también una mujer extremadamente vulnerable. Y durante toda su vida intentó encontrar el equilibrio entre estas dos partes”, afirma en una entrevista para RTVE.es Tom Volf, que califica el resultado de “retrato auténtico” que nos permite conocerla mejor.

Fotograma de la entrevista perdida que ejerce de hilo conductor de 'Martia by Callas'

Hija de padres griegos emigrados a EE.UU., Callas desgrana en el documental su infancia desgraciada, en la que culpa a su madre de presionarle para alcanzar la gloria. “¡Ella me obligó! Y lo hizo hasta el punto de que tuve que mentir sobre mi edad para ingresar en el conservatorio a los 13 años…”, explica con amargura en una entrevista perdida durante cincuenta años que vertebra la película.

Una cinta por la que también desfilan Marilyn Monroe, Alain Delon, Yves Saint-Lauren, J.F. Kennedy, Luchino Visconti, Winston Churchill, Grace Kelly, Liz Taylor o su amigo Pier Paolo Pasolini, que le dirigió en 1969 en el filme crepuscular Medea.

Callas bajo otra luz

La cantante, bautizada como La Divina, también habla sobre su ambición artística, su perfeccionismo o su gran capacidad de trabajo, en palabras de su profesora y mentora española Elvira de Hidalgo. La presencia dramática de su voz y su musicalidad hicieron de la artista una gran figura de La Scala de Milán, el Covent Garden de Londres y el Metropolitan Opera House de Nueva York, entre otros.

Su fama mundial y estatus de celebridad contribuyeron a una complicada relación con la prensa y paparazzis que le seguían sin descanso. Los medios sensacionalistas cuestionaron cada paso de Callas de la que levantaron una imagen de diva caprichosa y tiránica, que rompía contratos laborales al tun tun.

“No eran fieles a la realidad y ella siempre intentó reconstruirla. Se ve en la película que ella quiere desvelar quién era y acabar con estos rumores y cotilleos que se publicaban”, aclara el realizador de un documental que reproduce algunas de las actuaciones más memorables de la artista junto a piezas “raras o inéditas”.

Fue tal la persecución, que quince años después todavía se le afeaba que no pudiera completar el segundo acto de Norma en 1958 en la Ópera de Roma a causa de una bronquitis.

Maria Callas fue una estrella mundial perseguida por la prensa. Foto: EFE Institut National de l'Audiovisu

El escándalo fue mayúsculo y la artista se lamenta de la volatilidad de las filias y fobias del público: “Una noche te resfrías y desaparecen 20 años de trabajo en un instante. Entonces te dices a ti misma que lo mejor sería cortarte la garganta”.

Antes estos ataques, la soprano separa tajantemente su vida pública de la privada. Hasta que aterrizó Onassis. Callas se enamora perdidamente del mujeriego multimillonario y se siente por vez primera “como una mujer”, señala en sus cartas, de las que el director repescó más de 400 para estructurar el filme.

Maria Callas destaca la energía del naviero griego frente a la ambición por el dinero y los contactos sociales de su marido, Giovanni Battista Meneghini, del que acabaría divorciándose.

“Ella dice varias veces que es una criatura del destino. Toda su carrera y su vida es un producto de la fatalidad y afirma que durante toda su existencia tuvo que sacrificar a esa Maria por Callas y a esa Callas por Maria. Tuvo que sacrificar su vida personal por su carrera, pero también más adelante en el tiempo tuvo que sacrificar su carrera por su vida personal para conseguir ser una persona más feliz. Ella incluso en la película dice cuál es su oración particular: ‘Dame dificultades pero dame la fuerza para superarlas’”.

En contraposición con esta “fatalidad” y rompiendo con el cliché de poso de tristeza, el documental ofrece imágenes de videos caseros de una Maria Callas relajada y feliz en sus paseos en barco con “Aristo”, señala el director, que la define como una mujer con “un gran sentido del humor”.

Fotograma del filme que muestra a la soprano en un momento de relax con Onassis.

A pesar de estos retazos luminosos, Callas queda devastada ante la traición de Aristóteles Onassis que le abandonó para casarse con Jackie Kennedy. Un enlace del que la soprano se enteró por la prensa, y en el que cobra un sentido más demoledor la carta de amor que le envió meses antes de su ruptura y que reproduce el filme. En unos fragmentos a los que pone voz la actriz francesa Fanny Ardant, que también encarnó a Maria Callas en el cine.

“Aristo. Mi amor… hemos atravesado tantas dificultades… sé que soy tuya, en cuerpo y alma… haz lo que quieras conmigo”.

Tras la debacle, la pareja recompone su relación como amigos a través del tiempo. Una perspectiva poco conocida que también aborda el documental.

Pero Maria no escapa a su destino y muere sola en su piso de París, tan solo un año después del fallecimiento de Onassis, y ya alejada de los escenarios tras varios intentos infructuosos de reaparición.“Seguro que el tiempo demostrará lo que de verdad soy”, declaró la cantante de origen griego que se sentía incomprendida profesionalmente y murió a los 53 años.

Nadie discute hoy en día la calidad de la soprano que con su expresividad artística supo dotar de vida a la ópera. Una genialidad que trocó a Callas en leyenda eterna.

Noticias

anterior siguiente