Enlaces accesibilidad

Marc Jacobs firma un fabuloso homenaje a Yves Saint Laurent

  • El diseñador neoyorquino revisa códigos icónicos del francés
  • El estilo barroco de 80 inspira varias de sus propuetas
  • El color se utiliza con maestría y remarca el caracter de cada prenda

Por
Los ochenta e Yves Saint Laurent inspiran a Marc Jacobs.

A primera vista puede parecer otra mirada a la década de los ochenta pero Marc Jacobs va más allá y se adentra en el corazón de Yves Saint Laurent. Quizá los iconos del francés que más se han reinterpretado -y más han influido- son el esmoquin de mujer, la sahariana e incluso los abrigos de zorro de la colección de 1971(la del escándalo) y por eso resulta tan interesante, y fascinante el nuevo trabajo de Marc Jacobs, una propuesta que se inspira en iconos del maestro más difíciles de actualizar.

Jacobs se apoya en el color para remarcar el carácter de las prendas. noticias

Jacobs viaja en el tiempo, algo que le apasiona, y recupera las chaquetas de hombreras gigantes que deformaban geométricamente la silueta, los lazos sobredimensionados que decoraban cuellos y cinturas, las mezclas osadas de tejidos y colores, los pantalones amplios de corte masculino, las extravagancias de tafetán y falla de seda, los abrigos de patrón enorme que arrasaron en 1984 y los sombreros de aire cordobés que tanto utilizó en distintas colecciones. ¡Incluso hace su propia versión del estilo torero!

Se aprecia en Jacobs un cierto cariño a la línea Saint Laurent Rive Gauche lanzada en 1965 (que Yves revisó años más tarde) tanto en las superposiciones de prendas, en la forma de trabajar el punto y la lana, y en los vestidos asimétricos que se acercan al cuerpo teñidos en dos colores que juegan al contraste.

Jacobs remarca el estilo andrógico de los 80. noticias

Jacobs hace varios trayectos a esa época tan creativa y a veces excéntrica que va desde finales de los 70 a mediados de los 80 y amplia su homenaje a otros grandes de la época como Claude Montana, Thierry Mugler e incluso Gianfranco Ferré, mestros con estilos diferentes que sin embargo compartieron ciertos códigos en aquellos maravillosos años.

En la década del culto al cuerpo las hombreras, armas de mujer, empoderaban la silueta. Las chaquetas, los pantalones y los abrigos tenían un marcado aire masculino y Jacobs los reinterpreta con gracia a la vez que nos trae a la memoria imágenes del estilo andrógino de Grace Jones o Annie Lennox. Yves partía siempre de los hombros, eran el foco de ateción y su carta de presentacón y ahora el neoyorquino los hombros sobredimensiona siguiendo la estela de Vetements. 

Los lazos se sobredimensionan para enfatizar el aire ochentero. noticias

Las salidas de fiesta, noche y alfombra roja siguen la misma estela retro y reinterpretan sin complejos los sensuales vestidos asimétricos con volúmenes en las mangas de Saint Laurent y sus camaradas aunque ahora Jacobs los envuelve en un caprichoso aire teatrales, con patrones desmedidos y generosos detalles que recuperan el barroquismo de aquellos años que tan presentes están ahora. Decíamos que volvía el minimalismo de los 90 pero parece que, por ahora, esa tendencia se está encontrando con las puertas de los armarios cerradas a cal y canto.

Los vestidos de noche tienden a la asimetría. noticias

Entre Yves Saint Laurent y Marc Jacobs hay algunas coincidencias. El francés recibió un aluvión de críticas negativas con la colección del escándalo (1971) inspirada en los 40, los años de la Segunda Guerra Mundial y en el París ocupado. El neoyorquino tuvo también su jarro de agua fría. En 1992, trabajando como director creativo para Perry Ellis, lanzó una colección de estilo grunge que, a pesar de tener una buena acogida entre el público, disgustó profundamente a la casa. Jacobs fue despedido de inmediato y hoy, a pesar de tener una trayectoria con luces y sombras, está considerado uno de los creadores más influyentes del siglo XX.

Jacobs adora la silueta amplia que esconde el cuerpo. noticias

Con esta nueva colección Marc Jacobs firma un estupendo ejercicio de moda y estilo y da un paso arriesgado en un momento crucial. Su firma arrastra pérdidas desde 2015, año en el que unificó sus dos marcas. Los años siguientes no han sido especialmente buenos y su nombre ha sonado en la prensa sensacionalista por sus desmadres y su afán exhibicionista y en la prensa económica por sus números rojos que han provocado una reestructuración de la empresa y el cierre de varias tiendas.

En estos años, eclipsado por firmas emergentes y poderosas marcas globales, ha intentado mantenerse apoyándose en campañas de moda que buscaban publicidad y repercusión utilizando como reclamo a estrellas como Winona Ryder, Cher o Anthony Kiedis, líder de Red Hot Chilli Pepper e incluso recuperando a la gran top Christy Turlington.

El look torero reinterpretado por Marc Jacobs noticias

Con el desfile de Jacobs termina la Semana de la Moda de Nueva York que ha celebrado una de sus ediciones más flojas, marcada por la retirada de Carolina Herrera y la fuga de nombres importantes que buscan cobijo, y mayor repercusión, en otras pasarelas. “Nueva York está masificada”, decía Custo Barcelona antes de su desfile en Cibeles, pasarela que ha adelantado sus fechas. El diseñador quiere seguir en Madrid y Nueva York, que le acoge desde hace 23 años, le ha permitido que estrene su colección primero en España.

Noticias

anterior siguiente
-->