Enlaces accesibilidad

El conservador Jean-Claude Juncker es elegido presidente de la Comisión Europea

  • Ha obtenido 422 votos a favor y 250 en contra
  • Socialistas españoles y laboristas no le han apoyado
  • Más de la mitad de los eurodiputados españoles han votado en contra

Por
Jean Claude Juncker obtiene el apoyo de la mayoría absoluta del Parlamento Europeo para convertirse en el próximo presidente de la Comisión

El luxemburgués Jean-Claude Juncker ha sido elegido este martes presidente de de la Comisión Europea con una amplia mayoría, en una votación vinculante en el Parlamento Europeo en la que 422 eurodiputados han votado a favor, 250 en contra y 47 se han abstenido.

Juncker, que sucede en el cargo a José Manuel Durao Barroso, era el candidato del Partido Popular Europeo (PPE), la formación que consiguió mayor representación en la Eurocámara en los comicios del pasado 25 de mayo

El conservador fue propuesto por los líderes europeos en su última cumbre del 26 y 27 de junio, con la única oposición de Reino Unido y Hungría.

El presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, que ha anunciado los resultados de la votación, ha destacado que se trata de un día "histórico", ya que por primera vez se ha elegido a un presidente de la Comisión que había sido designado por los partidos políticos, de forma que se ha vinculado el voto ciudadano del 25 de mayo con la elección de Juncker

Socialdemocrátas y liberales divididos

Aunque socialdemócratas (S&D) y liberales (ALDE) habían afirmado que votarían a favor del candidato de la formación que consiguiera más escaños en los comicios, algunas delegaciones nacionales han decidido saltarse la disciplina de voto

Entre otras, las delegaciones laborista y la socialista española no le han apoyado.

Verdes, Izquierda Unitaria, Conservadores y Reformistas, y el grupo de la Europa por la Libertad y la Democracia Directa han votado mayoritariamente en contra, aunque Juncker habría conseguido algunos apoyos entre los ecologistas, según fuentes parlamentarias.

Juncker ha sobrepasado el resultado necesario con más margen del esperado, pues necesitaba una mayoría cualificada de al menos 376 de los 751 eurodiputados que se sientan en el hemiciclo europeo.

Más de la mitad de los eurodiputados españoles ha votado en contra

Más de la mitad de los eurodiputados españoles en el hemiciclo europeo -28 de 54- han votado en contra de la designación del ex presidente de Luxemburgo como presidente de la CE. Los partidos españoles PSOE, IU, ICV, Podemos, ERC y Cormpromís han sumado un total de 28 votos en contra de Juncker.

A favor de su designación han votado los 16 eurodiputados del PP, el parlamentario de Unió Democràtica, los eurodiputados de Converència y PNV, los de Ciutadans, así como dos de los cuatro eurodiputados de UPyD (Francisco Sosa Wagner y Fernando Maura).

Maura es vicepresidente del grupo liberal europeo (ALDE), que ha votado mayoritariamente por Juncker después de que el luxemburgués haya aceptado algunas de sus condiciones. Beatriz Becerra y Mayte Pagazartundua (UPyD) han optado por la abstención, la consigna del partido de Rosa Díez en Madrid.

El eurodiputado del PSOE Juan Fernando López Aguilar señaló a la prensa que en el discurso por la Europa social de Juncker "existe una falta de correspondencia entre los discursos y los hechos" ."Como dijimos en campaña Juncker no era nuestro candidato y hemos actuado en consecuencia", aseguró.

Javier Nart (Ciutadans) justificó su voto a favor de Juncker por que en una Eurocámara en la que abundan los antieuropeístas el luxemburgués representa a los europeos. Izaskun Bilbao (PNV) ha justificado su voto a favor de Juncker por el hecho que en su discurso haya hecho una apuesta por "la activación económica y la generación del empleo".

Ernest Urtasun (ICV) ha explicado que detrás de la negativa de su grupo -los Verdes europeos- a Juncker está "el discurso continuista" y su mensaje claro de "que el pacto de estabilidad y crecimiento no se toca".

Discurso de investidura

En su discurso de investidura, el nuevo presidente de la CE ha propuesto un plan de inversión público-privada en el que la UE movilice 300.000 millones de euros en un plazo de tres años para impulsar el crecimiento, el empleo y la competitividad.

El plan propuesto por Juncker se centra en proyectos de infraestructuras, I+D, energía y reindustrialización y aboga por ampliar la garantía juvenil hasta los 30 años.

Antes de ser refrendado por el Parlamento Europeo, el nuevo presidente del Ejecutivo comunitario también ha apostado por el establecimiento de un salario mínimo en todos los países y la protección de los servicios públicos frente a los "caprichos de la época". 

La votación por Juncker se ha celebrado la víspera de la cumbre extraordinaria en la que los líderes europeos acabarán de decidir el reparto de altos cargos de la Unión para los próximos cinco años.

Noticias

anterior siguiente