Enlaces accesibilidad

Los alumnos españoles, por debajo de la media de la OCDE en educación financiera, según PISA

Por
Los alumnos españoles por debajo de la media de la OCDE en competencias financieras

Ránking PISA financiero

Shanghai-China* (603)

- Bélgica (541)

- Estonia (529)

- Australia (526)

- Nueva Zelanda (529)

- República Checa (513)

- Polonia (510)

- Letonia* (529)

Media OCDE-13 (500)

- Estados Unidos (492)

- Federación Rusa* (486)

- Francia (486)

- Eslovenia (485)

España (484)

- Croacia* (480)

- Israel (476)

- República Eslovaca (470)

- Italia (466)

Colombia* (379)

*Economías y países asociados

Los alumnos españoles están por debajo de la media de la OCDE en competencia financiera y uno de cada seis no alcanza ni siquiera un nivel básico para decidir sobre gastos sencillos o entender qué es una factura, según el estudio PISA que mide por primera vez la capacidad de los estudiantes de 15 años para planificar sus ahorros, elegir cuál es la mejor compra o gestionar cuentas bancarias o tarjetas, entre otros aspectos.

España obtiene 498 puntos frente a los 500 de media y se sitúa así en los últimos puestos de los 13 países evaluados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, solo por delante de Israel, República Eslovaca e Italia.

El ránking incluye otros cinco países o economías asociadas, entre ellas la ciudad china de Shanghái, que lidera la lista con 603, y Colombia, que ocupa el último puesto de los 18 con solo 379 puntos.

Este estudio "muestra el grado en el que los alumnos han adquirido el conocimiento, la comprensión y las destrezas para dar con éxito el paso de la vida escolar a la universidad, la empresa o el mundo laboral" en un momento en el que los "alumnos se encuentran ante decisiones complicadas y retos difíciles de carácter financiero, como la disyuntiva entre acceder a un empleo o continuar estudiando", según la nota difundida por la OCDE este miércoles.

La evaluación de PISA 2012 en competencia financiera se realizó a 29.000 alumnos, 1.108 de ellos alumnos de 179 centros escolares de España.

Uno de cada seis, ni nivel básico

Uno de cada seis estudiantes españoles ni siquiera alcanza el nivel básico (el 16,5% frente al 15,3% de la OCDE). No son capaces "de reconocer la diferencia entre lo que se necesita y lo que se quiere, de tomar decisiones sencillas sobre gasto cotidiano, y de reconocer para qué sirven documentos financieros corrientes, como una factura".

Además, solo el 3,8% de los alumnos españoles se encuentran en el nivel de excelencia frente al 9,7% de media. Este nivel más alto supone que pueden aplicar su conocimiento a una amplia gama de términos financieros que solo serán relevantes en sus vidas a largo plazo. Pueden analizar productos complejos, solucionar problemas no rutinarios y anticipar las consecuencias potenciales de sus decisiones.

La OCDE concluye que los resultados en España eran esperables teniendo en cuenta el nivel de matemáticas y lectura de los alumnos. Sin embargo, señala que los alumnos mejores en estas destrezas "no rinden en competencia financiera tan bien como se esperaría".

Desde comprar tomates más baratos a evitar 'phishing'

Las pruebas que han tenido que superar los alumnos van desde calcular cuánto tiempo tarda una chica que trabaja en un restaurante en ahorrar una cierta cantidad para ir de vacaciones hasta explicar por qué sale más barato comprar una caja de diez kilos de tomates por 22 "zeds" -la moneda imaginaria que se utiliza en las preguntas- que kilos sueltos a 2,75 zeds cada uno o por qué puede ser una mala decisión financiera comprar tantos tomates -que se te puedan pudrir antes de consumirlos o que necesites ese dinero para comprar otros artículos-.

Otra de las preguntas es sobre lo que se debe hacer con el PIN de una nueva tarjeta de crédito. La respuesta correcta es memorizarlo, pero se les da otras opciones incorrectas como anotar el número en un papel y guardarlo en el monedero, decir a sus amigos el PIN, o anotarlo en la parte de atrás de la propia tarjeta.

También se les pregunta qué deben hacer si reciben una supuesta comunicación de su banco explicando que se han borrado sus datos de internet y pidiéndoles que pinchen en un enlace para dar de nuevo sus datos bancarios para saber si saben evitar los timos por internet como el phishing.

Entre las pruebas hay otra para determinar si saben la diferencia entre "sueldo neto" y "suelto bruto". Para ello se les pregunta qué cobrará un trabajador según una nómina en la que aparecen reflejados estos conceptos junto al de "deducciones" o "sueldo bruto anual acumulado".

También se les pide identificar que un seguro de una motocicleta puede subir cuando lo renuevas si has tenido accidentes el año pasado o si ahora tienes una moto "con mucha más potencia".

Ojo con la refinanciación de créditos

Pero hay otras pruebas algo más complejas para que "los alumnos reflexionen y valoren las consecuencias de cambiar de unas condiciones del préstamo a otras".

En este caso se les explica que una persona tiene un préstamo de 8.000 zeds con una financiera que le cobra un interés anual del 15% con pagos mensuales de 150 zeds y que pasado un año, cuando todavía debe 7.400 zeds, otra financiera le ofrece un préstamo de 10.000 euros con una tasa del 13% con pagos mensuales de 150.

Se le pregunta qué "posible desventaja financiera" puede tener esta persona si acepta el segundo crédito. Se busca que razonen que deberá más dinero, que no será capaz de controlar sus gastos y que incurrirá aún en más deudas, que al final pagará más intereses -el 13% de 10.000 euros es más que el 15% de 8.000, que podría tardar más en pagarlo porque las cuotas son iguales pero las amortizaciones iguales o que quizá tenga que pagar una penalización por devolver un crédito antes.

El 71% de los estudiantes españoles dicen que si quisieran comprar algo ahorrarían y el 7%, directamente que no se lo comprarían.

"Fuerte relación" con el origen socio-económico

El informe PISA 2012 arroja otras conclusiones interesantes como que eorigen socio-económico es más determinante para el rendimiento financiero que los resultados en matemáticas, aunque la "fuerte relación entre el origen socio-económico" y los conocimientos financieros son parecidos a la media de la OCDE.

También señala que los alumnos inmigrantes de España obtienen 52 puntos menos que los nativos con una situación económica familiar similar.

PISA también concluye que "los alumnos españoles con al menos uno de los padres con una profesión cualificada puntúan mejor en financiera que aquellos cuyos padres tienen menor cualificación profesional", señala la nota.

Chicos y chicas obtienen una puntuación media similar, pero el estudio señala que hay más alumnos que alumnas en el nivel superior.

El 60% tiene una cuenta bancaria abierta

El estudio desvela también datos como que el 60% de los alumnos de 15 años tiene una cuenta bancaria abierta. Estos adolescentes "consiguen un resultado de 18 puntos más que los que no la tienen, pero rinden al mismo nivel una vez se tiene en cuenta su origen socio-económico".

En España los padres pueden abrir cuentas bancarias a sus hijos, pero hasta los 15 no pueden tener tarjetas sin la firma de sus padres o tutores.

La mayoría de los estudiantes (83%) reciben dinero como regalo de parientes y amigos, pero "muy pocos ganan dinero por otras vías, como trabajar fuera del horario escolar (20% en España, 41% en los países de la OCDE), hacer tareas domésticas (30% en España, 38% en los países de la OCDE) o recibir una asignación periódica sin hacer ninguna tarea a cambio (37% en España, 51% en los países de la OCDE).

Educación financiera escolar

La OCDE señala que en España se puso en marcha desde el curso 2010/11 'Finanzas para todos', impulsado por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El programa piloto, dirigido a alumnos de 3º de la ESO (14-15 años), ofrece un mínimo de 10 horas de enseñanza de conceptos básicos financieros. Según los datos de Efe, más de 40.000 alumnos han participado en él este año.

La LOMCE contempla la educación financiera. En Primaria se enseñará a los niños, dentro de Ciencias Sociales, conceptos básicos en relación con el valor del dinero, el ahorro, presupuesto personal y consumo responsable. En Secundaria, este tipo de contenidos, señala la OCDE, se integrarán como transversales en diversas asignaturas.

Noticias

anterior siguiente