Enlaces accesibilidad

Google ha recibido ya más de 6.000 peticiones de derecho al olvido en España

  • Es el cuarto país de la UE que ha recogido más reclamaciones en el último mes
  • La empresa tecnológica tendrá que revisar las solicitudes una a una
  • El objetivo es que información personal desaparezca del motor de búsqueda

Por
El logotipo de Google en una pared en la entrada de la sede de la empresa en Bruselas.
El logotipo de Google en una pared en la entrada de la sede de la empresa en Bruselas. AFP AFP

Los españoles han comenzado a solicitar no aparecer en los motores de búsqueda de Google tras la histórica sentencia del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) que amparó el "derecho al olvido", y han cursado ya 6.176 peticiones para que su información personal no aparezca en los buscadores.

Fuentes de Google aseguran que entre el 29 de mayo, día en que se abrieron las solicitudes de petición al "derecho al olvido", y el 30 de junio han recibido más de 70.000 requerimientos de ciudadanos europeos para que se retiren enlaces a informaciones publicadas en el pasado si consideran que les dañan y ya no son pertinentes.

Los cinco países cuyos ciudadanos han hecho más peticiones son Alemania (12.678), Francia (14.086), Reino Unido (8.497), España (6.176) e Italia (5.934).

Cada solicitud incluye la petición de eliminar una media de 3,8 URL, lo que supone más de 250.000 URL en total. Las 6.176 peticiones de España, por ejemplo, instan a Google a retirar 21.564 URL.

Comprobar los casos uno a uno

Desde Google indican que el proceso de evaluación por los técnicos de la compañía es "complejo", ya que ha de comprobarse uno a uno que la información es efectivamente "inadecuada, irrelevante, anticuada y excesiva" como decía la sentencia dictada por el TJUE el pasado 13 de mayo.

De este modo, están "sopesando cada petición de manera individual" y, según afirman, aún no tienen estadísticas de qué porcentaje de peticiones serán aceptadas y cuáles rechazadas.

La sentencia del "derecho al olvido" en la red es fruto de un litigio entre la Agencia Española de Protección de Datos y Google, y supone una revolución a la hora de garantizar la intimidad y privacidad de los ciudadanos. Su aplicación atañe a todos los motores de búsqueda que operan en Europa, sean grandes o pequeños.

Noticias

anterior siguiente