Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Las prácticas de Google y sus herramientas de control de datos personales masivos, de posicionamiento, de publicidad o la forma en la que crean burbujas informativas levantan sospechas de malas prácticas en distintos países.

El Tribunal General de Justicia de la Unión Europea ha confirmado la multa impuesta a la tecnológica por la Comisión Europea, que puede obligar a la multinacional a desembolsar 2.420 millones de euros. Su buscador de productos prioriza a las empresas que generan beneficios para la propia compañía, algo que choca contra la competencia. Competencia, venta de datos y pago de impuestos son, a grandes rasgos, los asuntos que enfrentan a la Comisión con las grandes tecnológicas. La compañía, que tiene su sede en California, ha asegurado que ya cumple las condiciones que impone Bruselas. Google tiene frentes abiertos por la gestión de datos y el rastreo de usuarios. Uno de ellos, en el Reino Unido donde una demanda colectiva de usuarios de IPhone reclaman casi cuatro mil millones de euros por el supuesto rastreo ilegal de su información. De momento, esa demanda ha quedado bloqueada por la Corte Suprema británica. Los propios trabajadores de Google y los de Amazon han alertado de uno de los proyectos firmados por estas dos compañías, en este caso con Israel. Se conoce como Proyecto Nimbus: servicios en la nube para el ejército del país.

Con los corresponsales en Bruselas, María Carou; en Londres, Sara Alonso; en Washington; Fran Sevilla; y en Jerusalén, María Gámez.

El Tribunal de Luxemburgo ha ratificado la multa de 2.400 millones que la Comisión Europea impuso a Google por abuso de posición dominante. El Tribunal General de la UE desestima el recurso de la empresa al considerar probado que, cuando consultamos el buscador para comprar algún producto, las primeras opciones que aparecen son de la propia compañía, algo que coloca en posición de inferioridad a sus rivales. La sentencia es recurrible ante el Tribunal de Justicia de la Unión.

Patricia Liñán, socia de Derecho Europeo y de la Competencia de ECIJA Madrid dice que el caso de Google es muy complejo, porque es uno de los primeros que se resuelven en el marco de una lucha entre la Comisión Europea y las tecnológicas. Según Liñán, el caso de la Comisión Europea está muy bien construido, “pero por debajo la discusión acerca de cómo puede afectar esto a la innovación es muy interesante”. Con respecto a la legislación, Patricia Liñán apuesta por “pensar en una normativa futura que establezca una serie de normas para estas grandes tecnológicas”. En todo caso, concluye, el caso de Google no terminará hoy y aún pasarán años para tener una decisión definitiva.

Google Trends nació en 2006 como una herramienta para recoger las búsquedas globales. En estos 15 años, lo más solicitado siguen siendo redes sociales y servicios de mensajería y la persona más buscada en el mundo sigue siendo un futbolista. Aún así, el 15% de las búsquedas diarias son inéditas.Virginia Wassman, jefa de prensa del área de consumo de Google, nos trae más curiosidades sobre esta herramienta.