Enlaces accesibilidad

Gobierno, Generalitat y empresariado de Cataluña negocian el objetivo de déficit en Barcelona

Por
Rajoy y Mas hablan del déficit de Cataluña y de la crisis

El Gobierno, encabezado por Mariano Rajoy, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y una representación del empresariado catalán se han reunido en Barcelona para intensificar la negociación sobre el objetivo de déficit de Cataluña, antes de presentar sus presupuestos para 2013. 

Rajoy y Mas han abordado, durante 20 minutos, cuestiones económicas, según ha asegurado el propio presidente catalán. El Govern quiere que el objetivo de déficit de Cataluña se relaje hasta el 2,1% del PIB para 2013, frente al máximo actual del 1,2% otorgado por el Gobierno central a las Comunidades  Autónomas.

Las reuniones en la ciudad condal, en el marco del Salón internacional del Automóvil, también se han desarrollado entre los responsables económicos de ambas administraciones. Primero se han encontrado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas,   Cristóbal Montoro, y el conseller de Economía y Conocimiento, Andreu   Mas-Colell, para hablar sobre el objetivo de   déficit de Cataluña para este año.

A la salida de la reunión, celebrada en la Delegación del Gobierno el propio Mas-Colell ha explicado que el  encuentro, en el que no se ha cerrado ningún acuerdo, ha servido para  "hablar de todo" y seguir debatiendo sobre el objetivo de déficit de  la Generalitat para 2013. "Siempre que se habla se avanza", ha defendido, y ha asegurado  que, además del encuentro de este viernes, son constantes los  contactos a nivel técnico entre ambos departamentos para negociar un  mayor margen de gasto para las autonomías.

Después, Mas-Colell se ha reunido, con el titular de Economía del Gobierno, Luis de Guindos, un encuentro del que tampoco ha trascendido su contenido pero que llega el mismo día en que el FROB ha anunciado el próximo nombramiento del expresidente de CajaSur Carlos Pla como nuevo presidente de Catalunya Banc en sustitución de Adolf Todó.

Cuando el conseller ha abandonado la Delegación, el ministro, según Europa Press, se ha reunido durante dos horas con un  grupo reducido y selecto de empresarios catalanes para conocer de  primera mano sus inquietudes ante la situación de crisis actual y las  reformas que ha adoptado el Gobierno de Mariano Rajoy.

Fuentes de la reunión han avanzado que el empresariado iba a dar un  mensaje claro al ministro y que pasa por lograr un compromiso para  que permita flexibilizar el déficit de la Generalitat y allanar el  camino para que Catalunya pueda sacar adelante sus cuentas sin  recortes inasumibles. 

Corredor del Mediterráneo

Antes, por la mañana Artur Mas se ha acercado un momento a los periodistas, mientras esperaba la llegada de Rajoy, y ha comentado que había hablado con el presidente del Gobierno exclusivamente de la situación económica, sin entrar a abordar el proceso soberanista.

Mas ha calificado el encuentro de "ordinario", enmarcado en la normalidad de dos personas que coinciden en un acto, y ha precisado que ha tenido oportunidad de hablar mientras hacían tiempo después del almuerzo con representes del sector del automóvil y antes de desplazarse hasta la Feria de Barcelona.

En su intervención en el almuerzo, realizada en castellano, Mas ha hecho una reivindicación en materia de infraestructuras al reclamar que se desbloquee este año el Corredor del Mediterráneo, ya que ha considerado que el sector del automóvil y otros que son claves para Cataluña "lo necesitan como el pan".

Rajoy ha recogido el guante, y tras iniciar su intervención dirigiéndose a Mas citando su cargo en catalán ("molt honorable president"), ha confiado en participar en la inauguración de ese corredor. "Es una prioridad de nuestro Gobierno. Estamos en situación de dificultad desde el punto de vista presupuestario, pero a este corredor le damos la máxima importancia", ha asegurado.

"No podemos aspirar a nada si no somos grandes"

Pero Rajoy no ha querido desaprovechar la ocasión para hacer algún comentario en defensa de la permanencia de Cataluña en España aunque sin referirse explícitamente a las aspiraciones soberanistas catalanas.

Si Artur Mas ha asegurado que "Cataluña va a oler a motor" este fin de semana con motivo del Gran Premio de Fórmula 1 de Montmeló, Rajoy ha expresado el respaldo de todos a Fernando Alonso para que logre la victoria en ese evento y eso le ha llevado a un símil deportivo. "Lo más importante del deporte es demostrar que no podemos aspirar a nada grande si no somos grandes, si no contamos con la solidaridad y el trabajo conjunto de un gran equipo".

Y a renglón seguido ha llegado esta reflexión: "España es un gran equipo, plural, distinto en muchas cosas, trabajador, abierto y solidario. Cuanto más grande sea ese equipo y más capaz de fijar en común los objetivos, más podemos aspirar a lo que queremos, que es ser cada vez mejores".

También se ha referido a Barcelona para señalar que es el mejor ejemplo de que el automóvil es "un vehículo incomparable para la convivencia y para la integración social". "A Barcelona, cuna del motor en España, vinieron miles de personas de otros lugares de nuestra geografía a buscarse su porvenir. Lo encontraron, pero también -ha precisado- recibieron la cálida acogida de una sociedad abierta e inclusiva".

Protesta de los afectados por la hipoteca

Decenas de personas han abucheado a Rajoy en el recinto de Fira de  Barcelona en Montjuïc, en un acto organizado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Los participantes se han concentrado a las puertas del salón,  vigilado por un despliegue de los Mossos d'Esquadra, ataviados con  carteles y camisetas en contra de los desahucios, y cuando Rajoy ha  pasado por delante durante su visita le han abucheado, pitado y han  gritado: "Rajoy dimisión" y "Culpable".

La portavoz de la PAH, Ada Colau, en declaraciones a los  periodistas, ha explicado que con esta acción en la que todos los  participantes llevaban un marco de cartón simulando una pantalla de  plasma en alusión a las ruedas de prensa del presidente, ha informado  de que se trata de la "clausura a la campaña de escraches realizada  durante la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP)".

Sin embargo, ha advertido de que la PAH ampliará "las campañas de  desobediencia civil" para hacer efectivos el derecho a la vivienda y  a una segunda oportunidad, y que se reservan la posibilidad de volver  a hacer escraches más adelante.

Ha lamentado que el Gobierno central no ha querido escuchar a la  ILP impulsada por la PAH, "aprobando finalmente una ley que antes de  empezar ya es una ley fallida e inútil que no va a solucionar el tema  de los desahucios".

Noticias

anterior siguiente