Enlaces accesibilidad

Penélope Cruz, el glamour de Hollywood

       
  • Nuestra actriz más internacional tiene un estilo propio
  •    
  • Penélope adora los vestidos vintage de grandes firmas

Por
El estilo de Penélope Cruz.

Son las más esperadas por la prensa, las más deseadas por los diseñadores y las más perseguidas por los flashes. Son las protagonistas principales de la alfombra roja y siempre utilizan sus mejores armas para intentar llegar a lo más alto en las listas de la elegancia.

Toda estrella necesita brillar y la noche de los Goya utiliza el vestuario, la peluquería y el maquillaje para eclipsar a las demás y cegar al público. El brillo se acentúa si la diva tiene una nominación. En España tenemos actrices elegantísimas como Goya Toledo o Silvia Abascal pero optar a un premio viste más que cualquier diseño de alta costura. 

En principio Penélope no estará en esta ceremonia ni en la de los Oscar. Una lástima porque es una de las actrices más internacionales y sus apariciones llegan a las publicaciones de todo el mundo. Su estilo es estudiado y copiado al instante, y sus gustos pasan por las firmas europeas de renombre como Chanel, Armani o Versace. 

Dior, Chanel y Versace

Deslumbró en 1998 cuando recogió su premio por La Niña de tus Ojos con un vestido negro de Dior y marcó la pauta para vestir en las citas de calado. Penélope ha faltado varios años a esta cita con el cine español debido a sus compromisos internacionales y a que quiso enfocar su carrera en el extranjero.  Pero cuando ha estado se ha hecho notar.

En 2003 entregó el premio a la mejor película junto a Alejandro Amenábar y supo lucir un “No a la Guerra” con elegancia sobre un vestido de costura de Chanel un tanto barroco. Y es que… ¡eran otros tiempos!

La actriz le cogió el gusto a los recogidos, y al chic francés, y dos años después pisó la alfombra verde con un vestido negro de Chanel con un amplio escote de cuello halter y amplia falda con volantes en diagonal. Estaba nominada por No te Muevas y esta vez no logró el cabezón.

En los primeros puestos de la elegancia

En 2007 hizo una de sus mejores apariciones con un vestido sirena en gris con encaje negro aplicado de Carolina Herrera. Un acierto para la que fue una noche estelar, ya que se impuso a sus compañeras de terna y ganó su segundo Goya por la Raimunda de Volver.

Otros dos años nos tuvo en sequía y no la vimos hasta 2009, año en el que competía con un papel secundario en Vicky, Cristina, Barcelona. Para tal ocasión, volvió a apostar por Chanel y deslumbró con un vestido de corte camisero con transparencias y encajes en negro. El peinado, cuidadosamente despeinado, resaltaba su belleza. Una belleza que incrementó cuando oyó que era la ganadora.

Un año después, en 2010, volvió a la alfombra verde y, de nuevo, dio el campanazo. Competía por Los Abrazos Rotos de Pedro Almodóvar y , aunque no tuvo premio, logró el aplauso de la crítica especializada en moda. Todos alabaron su elección, un Versace vintage en blanco roto con original escote en abanico que dejaba sus hombros al aire. La melena suelta y echada hacia atrás y los impresionantes pendientes enmarcaban un rostro tranquilo y seguro propio de una gran estrella.

Pe levanta mucha expectación

En 2011 dejó a todos con la miel en los labios. Se la esperaba porque Javier Bardem estaba nominado por Biutiful y porque acababa de nacer su primer hijo en común, Leo. En 2012 tampoco hizo acto de presencia y la expectación ahora es mayor. La última vez que la vimos fue en el estreno en Madrid de Volver a Nacer, cinta con la que ha recibido su séptima nominación. Ese día lució un conjunto vintage de Chanel. Vintage y Chanel, dos palabras que suelen darle suerte. 

Noticias

anterior siguiente