Enlaces accesibilidad

El grupo radical islámico Ansar al Din rompe su tregua unilateral con el Gobierno de Mali

  • Se habían comprometido al cese de hostilidades para solucionar el conflicto
  • Este grupo defiende la aplicación rigorista de la ley islámica

Por
Ansar al Din rompe su tregua con el Gobierno de Mali
El nuevo primer ministro de Mali, Django Sissoko, a la derecha, habla con el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, en el palacio presidencial de Abiyán, Costa de Marfil el pasado 27 de diciembre. EFE EFE

El grupo radical islámico Ansar al Din, que controla en norte de Mali desde el pasado mes de junio, ha decidido romper el "cese de hostilidades" con el Gobierno central de Mali, al que se comprometió unilateralmente el pasado 5 de diciembre para avanzar hacia una solución política del conflicto.

Sanda Ould Boumana, próximo al máximo dirigente de Ansar al Din, Iyad Ag Ghaly, ha confirmado el fin de esta tregua con Bamako, que había sido ratificada el 22 de diciembre en Argel.

"Ansar al Din retoma sus hostilidades. No queremos seguir en este juego de engaños", ha dicho Boumana antes de acusar al Gobierno de Mali de adoptar posturas belicistas.

A principios del mes pasado, Ansar al Din y el Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA), otro de los grupos que se hicieron con el control del norte del país, renovaron su compromiso al cese de hostilidades y a entablar conversaciones con el Gobierno transitorio de Bamako para "alcanzar un acuerdo pacífico".

Según un habitante de Tombuctú, que ha hablado bajo condición de anonimato, los combatientes de este grupo han reforzado sus posiciones y la tensión es cada vez mayor en la ciudad.

Aplicación rigorista de la ley islámica

El pasado miércoles en esta localidad, una de las principales ciudades del norte de Mali en manos de Ansar al Din, una mujer perdió el conocimiento tras ser azotada en público acusada de adulterio, según denunció hoy a Efe Aicha Cisse, integrante del Colectivo de Residentes del norte del país.

Ansar al Din defiende una aplicación rigorista de la ley islámica, basada en el Corán y los "hadices" (dichos y hechos de Mahoma), que contempla castigos corporales como la amputación o la flagelación.

Una fuente de seguridad en Bamako que ha preferido no revelar su identidad restó importancia a la decisión de Ansar al Din y ha insistido en que los líderes del este grupo armado siempre están cambiando de postura y en que la única manera de poner fin a la crisis territorial que atraviesa Mali es con una intervención armada.

El 20 de diciembre, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución 2085 que autoriza, inicialmente por un año y con condiciones, el despliegue de tropas africanas en esa región para ayudar a las autoridades de Bamako a recuperar la integridad territorial.

El norte de Mali, una vasta región de 850.000 kilómetros cuadrados, permanece al margen de la autoridad de Bamako desde que el pasado 22 de marzo un golpe militar derrocó al presidente maliense, Amadu Tumani Turé.

Noticias

anterior siguiente