Enlaces accesibilidad

El Supremo de EE.UU. rechaza el recurso de Odyssey, la última opción que tenía

       
  • La entrega del tesoro tendrá que  hacerse efectiva en diez días
  •    
  • El Gobierno español estudia cómo hacer el traslado desde Florida

Por

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha denegado el recurso de  urgencia presentado el pasado lunes por la empresa Odyssey Marine  Exploration y ha ordenado la devolución a España del tesoro de la  fragata 'Nuestra Señora de las Mercedes', según informaron a Europa  Press fuentes del Ministerio de Cultura.

Con esta decisión, la empresa cazatesoros ya no cuenta con ninguna  instancia judicial superior a la que recurrir, por lo que la colección de  500.000 monedas halladas en 2007 en la fragata 'Nuestra Señora de las  Mercedes' deberá ser entregado a España de manera definitiva.

La entrega del tesoro de 14 toneladas de plata y oro tendrá que  hacerse efectiva en un plazo de diez días y desde el Departamento que  dirige José Ignacio Wert ya se está estudiando el procedimiento más  adecuado para ello.

Odyssey no se rinde y dice que esta jurisdicción no les compete a los tribunales

El tesoro permanece custodiado en Florida y desde  el Ejecutivo español se apuesta por un método de traslado que  garantice su preservación en las mejores condiciones de seguridad.

Por su parte, Odyssey lamenta el rechazo del recurso y reconoce “que la Corte muy raramente admite este tipo de mociones", según ha indicado a Efe la vicepresidenta de Odyssey, Melinda MacConnel.

En los próximos días, se espera que el Tribunal de Apelaciones de Atlanta emita un mandato al Tribunal Federal de Tampa (Florida) notificando el rechazo de otro recurso de Odyssey y ordenando que se proceda a ejecutar la sentencia que dicta la entrega del tesoro.

"Cómo procedamos a partir de ahora va a depender de si se emite un mandato y de cómo sea la petición posterior, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que los tribunales han determinado que este caso no es de su jurisdicción", ha comentado la vicepresidenta de Odyssey.

España, satisfecha

Por otro lado, el Ministerio de Cultura español ha expresado su "profunda satisfacción" por la decisión del Supremo de EE.UU., que ha rechazado revisar el recurso de emergencia interpuesto por Odyssey para tratar de detener la ejecución de la sentencia que le obliga a entregar el tesoro de "La Mercedes" a España.

"Es la sexta vez que un tribunal de Estados Unidos nos da la razón", señalaron a Efe fuentes ministeriales, que destacaron que el "proceso sigue adelante" y que están a la espera de que la corte de Tampa (Florida) reciba el aviso formal de que Odyssey debe proceder a la entrega del tesoro.

Hasta el momento, las autoridades españolas no tienen noticia de que se haya producido la notificación, que debe llegar a Tampa desde el Tribunal de Apelaciones de Atlanta.

Buque de Estado, no barco mercante

La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos desestima las  alegaciones de Odyssey al considerar que la fragata española es un  buque de Estado y no un barco mercante. La empresa cazatesoros  pretendía demostrar que el barco no se encontraba en misión militar  en el momento de su hundimiento y que, de esta forma, se perdía la  inmunidad soberana y el barco dejaba de pertenecer al país de origen.

En agosto de 2007, Odyssey presentó sus primeras alegaciones  contra la decisión del juez encargado del caso, Mark Pizzo, y que  había fallado a favor de España en la reclamación del tesoro valorado  en unos 500 millones de dólares y encontrado en el Atlántico en mayo  de 2007.

El 18 de mayo de 2007, Odyssey anunció que había encontrado y  transportado un cargamento de monedas a los Estados Unidos. Esta  empresa norteamericana bautizó a la operación y al pecio encontrado  con el nombre de 'Cisne Negro'.

Desde ese momento, el Gobierno español abrió una investigación  para averiguar en qué lugar encontró la empresa el botín, a qué pecio  pertenecía, con qué permisos contaba para hacerlo y si lo halló en  aguas españolas.

Era el barco 'La Mercedes'

Meses después, y para justificar sus reclamaciones, un equipo  conjunto del Ministerio de Cultura, la Armada, el Museo Arqueológico  Nacional, la Real Academia de la Historia y otras instituciones  reconstruyó la historia completa del barco 'La Mercedes', demostrando  que éste, y no otro, era el pecio expoliado por Odyssey.

La documentación demostraba que 'La Mercedes' estuvo en servicio  militar activo con la misión de proteger al Estado español y a sus  ciudadanos a lo largo de toda su historia, y también en el momento en  que explotó y se hundió en combate. Asimismo, el material presentado  prueba que Odyssey era plenamente consciente de ello, y que es esto  precisamente lo que explica el secreto con que actuó y sus  afirmaciones de no conocer la identidad del pecio.

La documentación incluía un amplio material fotográfico y otras  pruebas que demostraban que el pecio sólo puede ser 'La Mercedes'.  Cañones, anclas, armas, efectos personales y una amplia variedad de  otros materiales, incluyendo las monedas tomadas del barco,  permitieron identificar definitivamente el pecio.

En su escrito, España invocaba principios legales, entre ellos el  derecho de una nación a proteger sus sitios y su patrimonio histórico  (incluidos barcos hundidos) de cualquier tipo de perturbación y  expolio por cazatesoros.

Asimismo alegaban que 'La Mercedes' está protegida por los mismos  principios de inmunidad soberana que se aplican a los barcos de  Estado de todas las naciones, que prohíben la perturbación no  autorizada o explotación comercial de los mismos.

Noticias

anterior siguiente
-->