Enlaces accesibilidad

La misión en Siria de la Liga Árabe, en el aire tras la retirada de observadores de los países del Golfo

       
  • El secretario de la organización pide una reunión con Ban Ki-moon
  •    
  • La misión se suspenderá el miércoles si Damasco no la prolonga

Por

Todos los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han decidido este martes seguir el ejemplo de la principal potencia de esta organización, Arabia Saudí,  y retirar a sus representantes de la misión de observadores de la Liga Árabe en Siria.

"Los estados del CCG han decidido responder a la decisión de Arabia Saudí de retirar a sus monitores de la delegación de la Liga Árabe en Siria", ha anunciado el Consejo en un comunicado.

En el documento, el Consejo lamenta que continúe "el derramamiento de sangre" y acusa a Siria de no atenerse a lo pactado en el plan de la Liga para lograr la pacificación del país.

En el comunicado se pide también al Consejo de Seguridad de la ONU que "emprenda todas las medidas necesarias para ejercer la presión sobre Siria".

El CCG agrupa a las monarquías del Golfo (Arabia Saudí, Catar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Omán y Baréin). Esta entidad ha jugado un papel en la represión de las protestas en Baréin y como mediador en el conflicto en Yemen, que se ha saldado con la dimisión del presidente, Alí Abdalá Saleh, y la garantía de su impunidad.

Reunión de la Liga

Tras la decisión de las monarquías del Golfo, los estados árabes discuten este martes si continuar con la operación de observación en Siria, según ha declarado a Reuters el delegado de Sudán. 

"La asamblea de delegados discutirá hoy el futuro de la misión de observación, si continúa o se retira", ha declarado Kamal Hassan Ali. El vicesecretario general de la Liga, Ahmed Ben Helli, ha explicado que en la reunión se estudiarán las últimas noticias sobre Siria, pero no ha dado más detalles.

Las informaciones al respecto aún son contradictorias aunque según ha comunicado el jefe adjunto del organismo regional,"La misión continuará con su tarea ahora, porque el protocolo se ha extendido temporalmente hasta el 24 de enero", ha explicado, Ahmed Ben Helli.

Por su parte, el secretario general de la organización panárabe, Nabil al Arabi, ha pedido una reunión con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el apoyo del Consejo de Seguridad de ese organismo al plan árabe para solucionar la crisis en Siria.

Desde Damasco, el ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Moualem, ha acusado a la Liga de tomar una postura política al pedir la dimisión de Asad. "En lugar de discutir el informe de los observadores, han tomado la decisión política de atacar la soberanía siria, algo que sabían de antemano que no aceptaríamos", ha dicho Moualem. No obstante, el gobierno sirio estudia permitir que la misión pueda trabajar más tiempo.

Mualem ha anunciado también un referendum sobre la reforma constitucional que tendrá lugar "en una semana o algo más".

Noticias

anterior siguiente