Enlaces accesibilidad

'Quai D'Orsay', un cómic protagonizado por Dominique de Villepin, rival de Sarkozy

  • Una parodia del ex primer ministro y exministro de Asuntos Exteriores
  • Está escrito por Abel Lanzac, pseudónimo de uno de sus antiguos consejeros
  • Su éxito ha sido tan grande en Francia que ya se prepara una película

Por
 Viñetas de 'Quai D'Orsay', de Lanzac & Blain
Viñetas de 'Quai D'Orsay', de Lanzac & Blain Norma Editorial

El ex primer ministro y exministro de Asuntos Exteriores francés, Dominique de Villepin, será uno de los principales rivales de Nicolas Sarkozy en las elecciones de 2012. De hecho ambos son viejos enemigos (aunque compartieron puesto en el Gobierno de Jacques Chirac).

Y el que puede ser el próximo Presidente de la República francesa se ha convertido en el protagonista de un cómic: Quai D'Orsay. Crónicas diplomáticas (Norma Editorial) en el que se narra su etapa en el Ministerio de Asuntos Exteriores (2002-2004), durante los años previos a su encarnizada lucha con Sarkozy. En el cómic Villepin recibe el nombre de Alexandre Taillard de Vorms.

El libro ha sido un auténtico bestseller en Francia, con más de 120.000 ejemplares vendidos.

Quai D'Orsay es como se conoce popularmente al Ministerio de Asuntos Exteriores francés en referencia a su dirección en esa calle parisina, sobre uno de los más ilustres muelles del Sena.

Una especie de El ala oeste de la Casablanca pero con visos de verosimilitud, ya que el guionista del cómic, que utiliza el seudónimo de Abel Lanzac, es un exconsejero de Villepin, encargado de redactar sus discursos durante parte de ese periodo. Un puesto tan fundamental como ingrato que le llevó a descubrir los trapos sucios del mundo de la política. Aún así se ha refugiado en el anonimato porque sigue desarrollando su carrera profesional en el ámbito de la política.

Uno de los grandes del cómic francés

Lanzac se ha unido a uno de los mejores dibujantes galos, Christophe Blain (Isaac el pirata, Gus o Sócrates el semiperro -junto a Sfar) que, con su elegancia y energía habituales deforma a los personajes, acercándolos a la caricatura, para dotarlos de una expresividad impresionante. Sus protagonistas, sobre todo Villepin, hablan con todo el cuerpo, y con sus gigantescas manos.

Y es que, bajo sus lápices, el exministro de asuntos exteriores adquiere la apariencia de un buitre, pero con ademanes de ave de presa y no de carroñero. Porque a pesar de la caricatura Villepin no sale mal parado. De hecho una de las críticas francesas del cómic se titulaba "Villepin héroe de BD". Y es que, al parecer el propio Villepin ha disfrutado del cómic. Y es que, a pesar de la parodia, acabamos congiendo cariño al personaje.

Y eso que le retratan como un político autoritario, aficionado a los discursos tan grandilocuentes como vacíos, obsesionado con Heráclito, la poesía clásica y los rotuladores fluorescentes. Cansado del poder pero a la vez adicto a él, defensor a ultranza de la diplomacia y siempre asegurando que quiere dejarlo todo para dedicarse a su verdadera pasión: la literatura (Villepin ha escrito varios libros).

Muchos han criticado a los autores por su visión amable de Villepin, que al final del álbum vive su momento de gloria cuando, en uno de sus impulsos, decide irse a África donde soluciona una grave crisis diplomática. Nada  que ver con la ácida versión que se ofreció (hace 5 años) de su rival, Nicolás Sarkozy, en el cómic La cara oculta de Sarkozy (Glénat) donde se criticaba su desmesurada ambición y su deseo incontenible de poder.

Se rodará una película

En definitiva, lo que podía ser un cóctel explosivo se queda en una crítica amable, aunque con momentos gloriosos, como la preparación de los discursos de Villepin, que ni siquiera lee antes de encargar su modificación, y que a veces nos  recuerdan a la famosa escena de los hermanos Marx de "la parte contratante de la primera parte" de Una noche en la ópera.

Aún así, cuando terminas el cómic esperas la segunda parte con impaciencia.

Y Quai D'Orsay es una nueva confirmación de que Blain es uno de los mejores dibujantes de la actualidad.

El enorme éxito de Quay D'Orsay ha hecho que los autores estén trabajando en la segunda y última parte del cómic e incluso en una adaptación cinematográfica que se rodará en 2012.

Noticias

anterior siguiente