Enlaces accesibilidad

Dos muertos y 18 heridos al dispersar la policía una manifestación en El Cairo

  • Los militares han negado que dispararán munición real
  • Los manifestantes piden que Mubarak sea procesado judicialmente
  • Cientos de egipcios resisten en la plaza Tahrir

Por

Dos hombres han muerto y 18 personas han resultado heridas en el centro de El Cairo después de que el Ejército intentará dispersar a los manifestantes después del toque de queda, según han confirmado fuentes médicas este sábado.

El sonido de los disparos se han oido en la zona de la plaza Tahrir en El Cairo durante la noche, aunque los militares han negado que dispararán ningún tipo de munición real.

Oficialmente, el Ministerio de Sanidad de Egipto ha anunciado que una persona murió y 71 resultaron heridas en los incidentes ocurridos esta madrugadaen la cairota plaza Tahrir.

Versiones de lo ocurrido contradictorias

Según Abdelatif, miembro de la Coalición Jóvenes del 25 de enero, los soldados atacaron a los manifestantes y causaron tres muertos y varios heridos.

Sin embargo, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto, que dirige el país desde la renuncia de Mubarak, ha informado este sábado de que "las fuerzas del Ministerio de Interior y algunos civiles honestos repelieron las acciones de violencia y aplicaron el toque de queda sin que se registraran víctimas".

Los dirigentes militares también ordenaron la detención del empresario Ibrahim Kamel, uno de los remanentes del exgobernante partido nacional Democrático, y tres de sus colaboradores, acusados de "instigar acciones delictivas ayer en la manifestación de Tahrir".

En este sentido, Abdelatif denunció que el Ejército pretende hacer creer que los que se concentran en Tahrir son matones que nada tienen que ver con la revolución del 25 de enero.

También el joven Ziad Ahmed insistió, mientras enseñaba varios casquillos de bala y supuestos vídeos de los heridos en su móvil, en que "el Ejército atacó a los manifestantes, que en ningún momento les habían agredido".

Las versiones de lo ocurrido son contradictorias, pero lo que parece evidente es que los congregados en la plaza Tahrir pretenden resistir allí y ya han instalado algunas tiendas de campaña en el centro, como hicieron durante la revolución.

Desafío a las fuerzas armadas

Cientos de egipcios continúan este sábado en la céntrica plaza Tahrir de El Cairo en un claro desafío a las Fuerzas Armadas, tras los violentos enfrentamientos de esta madrugada entre manifestantes y militares.

En esta plaza, epicentro de la revolución que puso fin al régimen de Hosni Mubarak, son evidentes las señales de los choques ocurridos horas antes.

Todos los accesos a lugar están cerrados al tráfico con alambradas y vallas, el pavimento está salpicado de decenas de adoquines rotos, piedras y casquillos de bala, y en el centro hay un camión y un autobús calcinados, según pudo constatar Efe.

"Nos quedaremos aquí hasta que las demandas de la revolución sean cumplidas y Mubarak sea juzgado. No queremos que vuelva a pasar lo de anoche", dijo a Efe el joven Husam Abdelatif, en alusión a lo que el definió como un ataque del Ejército contra los manifestantes pacíficos.

Los incidentes de esta madrugada son los primeros graves registrados entre los manifestantes y el Ejército, que fue bien recibido durante la revolución, cuando nunca atacó a los participantes en las protestas.

Pero la buena imagen de las Fuerzas Armadas parece haberse deteriorado ya que muchos consideran que no están haciendo lo suficiente para poner fin al régimen de Mubarak.

La manifestación de la víspera bautizada "Viernes de la purga", que tenía el objetivo de pedir el juicio de Mubarak y otros exdirigentes corruptos, así como la renuncia de responsables procedentes del régimen antiguo, transcurrió de forma pacífica hasta el inicio del toque de queda a las 02.00 hora local (00.00 GMT).

Noticias

anterior siguiente