Enlaces accesibilidad

El PNV critica la reforma de la ley que obliga a condenar la violencia ETA

  • Urkullu dice que Gobierno y PSOE hacen seguidismo del PP
  • Llamazares afirma que a ETA no se la combate con atajos legales

Por

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha acusado al PSOE de "hacer seguidismo" y dejar en evidencia su "dependencia del PP" en materia antiterrorista al plantear una reforma de la Ley Electoral para cerrar cualquier resquicio a que la izquierda abertzale pueda concurrir a las elecciones.

Urkullu ha hecho estas declaraciones en la localidad guipuzcoana de Zerain, donde ha intervenido en un acto político del EGI Eguna, el día de las juventudes de la formación nacionalista.

El máximo dirigente del PNV ha afirmado que el anuncio de las reformas ha llegado "curiosamente" tras una polémica generada por el ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, sobre la posibilidad de que el Gobierno negocie con ETA y permita a la izquierda abertzale estar presente en las elecciones municipales y forales del próximo año.

Urkullu ha considerado que "no sirve de nada" pregonar un acuerdo antiterrorista de todos los partidos al mismo tiempo que el Gobierno y el PSOE "hacen seguidismo del PP" y presentan este tipo de iniciativas para "satisfacer" a los populares.

En su opinión, resulta "llamativo" que la reforma pretenda que cada electo se pronuncie sobre la violencia de ETA, cuando lo importante es el posicionamiento que la izquierda abertzale "en su conjunto".

Urkullu ha añadido que esta reforma "no afectará mucho" a la posibilidad de que la izquierda abertzale pueda estar en los comicios, ya que dicho sector político "sabe cuál es el camino que tiene que recorrer para estar en las elecciones".

Además, ha recordado que, al tratarse de unas elecciones municipales y forales, existe la posibilidad de que se presenten plataformas electorales en cada pueblo, y no es necesario que concurran partidos.

La izquierda abetzale lo considera una "aberración"

El portavoz de la izquierda abertzale Xanti Kiroga ha asegurado que la propuesta de reforma es una "aberración", que sin embargo, ha dicho, no les pone nerviosos.

Kiroga, momentos antes de abrir una reunión en Pamplona de la izquierda abertzale para debatir sobre el documento "Nafarroa: nuevas ilusiones, nuevas oportunidades", ha opinado que la propuesta evidencia que "el Estado español está muy nervioso, y particularmente Rubalcaba lo está, y quieren intentar darle otra vuelta a la ilegalización".

La reforma que se ha planteado de la Ley Electoral, ha señalado Kiroga a los medios de comunicación, "sería otra aberración más que se suma a las ya existentes", pero la izquierda abertzale, ha asegurado, no se pone nerviosa por ello y va a seguir trabajando porque "la mayoría social de este país está precisamente por esa posición".

"Eso es lo que le pone nervioso a Rubalcaba, no tanto lo que la izquierda abertzale hace, sino lo que la izquierda abertzale es capaz de mover y de conseguir de asentimiento social de cara a este cambio político que es imprescindible", ha subrayado.

Aralar también muestra su rechazo a la reforma

El coordinador de Aralar, Patxi Zabaleta, ha mostrado el rechazo "rotundo y firme" de su partido a la reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral para facilitar la impugnación de listas electorales abertzales, una medida que a su juicio refleja la existencia en España de una "democracia enferma".

Zabaleta, acompañado de vicecoordinador del partido, Jon Abril, ha hecho en conferencia de prensa un requerimiento expreso a los diputados y senadores para que no modifiquen la Ley Orgánica y aprovechen esta oportunidad para establecer normativa "democrática, moderna y abierta", propia de "la Europa del siglo XXI".

La modificación propuesta por el Gobierno, ha declarado, supone una "criminalización" de las ideas y los principios, así como una "conculcación de derechos políticos" que conlleva un "empobrecimiento de la calidad democrática del Estado español".

Se trata, ha dicho, de una "aberración de tal calibre" que en su opinión incluso abriría las puertas a una posible ilegalización de UPN, el PP y otras formaciones que "siguen sin condenar" los crímenes del franquismo.

El dirigente de Aralar ha hecho por ello un llamamiento a todas las fuerzas políticas de las Cortes Generales a que se opongan a esta reforma por "coherencia democrática" y desde el punto de vista de la Declaración de Derechos Humanos e incluso de "la Constitución a la que tantas alabanzas prodigan".

Tras resaltar que los beneficiarios de esta medida serán "UPN, PP y la derecha", Zabaleta ha aseverado que "Euskal Herria necesita gestos emblemáticos" y en este sentido ha pedido a ETA el "cese unilateral" de la violencia porque "no va a haber ningún proceso político".

Los ciudadanos de Euskal Herria "no necesitan ninguna otra cosa que la libertad", ha señalado Zabaleta, quien ha resaltado que esa misma libertad se va a ver "restringida" también por la reforma de la Ley Electoral.

Llamazares cree un error "tomar atajos" contra ETA

Izquierda Unida cree que la propuesta del Gobierno de cambiar la Ley Electoral para que los ediles de partidos ilegalizados pierdan su acta si no condenan la violencia es "un error garrafal", porque a ETA se la combate con armas democráticas y "atajos no nos hacen más fuertes contra el terrorismo".

El portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha criticado la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) que pretende llevar a cabo el Gobierno, y la critica tanto por su contenido como por su forma.

Llamazares cree que es un error que justo la misma semana en la que el eurodiputado popular Jaime Mayor Oreja acusa al Gobierno de tener la misma estrategia que ETA, el Ejecutivo, "como si tuviese algo que ocultar", adopta una medida más dura contra el entorno abertzale, una coincidencia que hace parecer que hubiera una relación causa-efecto entre ambas cosas.

"Seguimos en la misma dinámica de debilidad y defensiva del Gobierno", señala el diputado de IU, ante "una calumnia preventiva de Mayor Oreja", algo que considera "inaceptable".

También el contenido de la reforma de la LOREG es criticable, según Llamazares, puesto que es a la Justicia a quien corresponde actuar contra el entorno abertzale.

"La Ley de Partidos y otras medidas de excepción, más que reducir el espacio al entorno de ETA lo que hacen es reducir el espacio democrático de los demás, porque extienden el manto de la sospechas a todos los que no coincidan con los tópicos del sistema, y en una sociedad democrática eso es una forma de agotar el pluralismo democrático", subraya.