Enlaces accesibilidad

Pablo Soto se sienta en el banquillo por facilitar el intercambio de archivos P2P

  • El creador de Manolito P2P se enfrenta a una demanda por 13 millones de euros
  • Las discográficas creen que 20 millones de usuarios se descargaron, al menos, una canción
  • Las compañías utilizan la vía civil porque es casi imposible probar que existe delito

Enlaces relacionados

Por
Por primera vez se juzga por lo civil al creador de un programa que permite descargar archivos sonoros
Los juzgados madrileños son el escenario de una nueva versión de la lucha de David contra Goliat. En este caso David se llama Pablo Soto, un joven emprendedor de 30 años que ha creado varios programas de intercambio de archivos P2P como Manolito, Piolet y Blubster.

Este martes se sienta en el banquillo del juzgado de lo mercantil número 4 de Madrid y se enfrenta a una demanda civil de 13 millones de euros por daños y perjuicios. La industria discográfica encarna a Goliat, representada por la patronal Promusicae y las firmas Sony, Universal y Warner.

La cantidad que le exigen presupone que los 20 millones de usuarios que se descargaron el programa de intercambio de P2P creado por Soto, al menos, se descargaron una canción de la que las discográficas tienen los derechos. Como valoran cada canción en un dólar eso suma 20 millones de dólares y al cambio 13 millones de euros.

Los internautas españoles que se manifestaron en diciembre a favor del intercambio P2P están pendientes de este juicio que puede marcar la pauta del futuro de las descargas sobre todo cuando el Gobierno tiene que legislar acerca de este asunto.

Un terreno pantanoso para la nueva ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, cuya recusación fue pedida por la Asociación de Internautas aunque se apresuró a matizar que contará con las opiniones de los internautas, la industria y las entidades de gestión de derechos.

Otros procesos

En el entorno europeo, los creadores suecos de The Pirate Bay se enfrentan a un año de prisión y al pago de tres millones de euros, aunque han recusado al juez porque forma parte de una asociación que defiende los derechos de autor.

Las compañías discográficas recurren a la vía civil porque una circular del Fiscal General de 5 de mayo de 2006 recordó que sin ánimo de lucro no hay delito penal y desde entonces los jueces han archivado todos los casos que se les han presentado.

La única sentencia que existe contra el P2P en España fue fruto de un acuerdo entre las partes. El administrador de la web riojana InfoPSP, Adrián Gómez, se declaró culpable, a cambio de una multa de 4.900 euros y seis meses de prisión, para cerrar la vía civil y evitar un proceso más largo y costoso, aunque sabía que la mayoría de las demandas similares han acabado con el sobreseimiento.

Soto señala que en Manolito P2P explotan tecnología, distribuyen software y obtienen ingresos. Algo que no es "ilegítimo ni ilegal" porque para que haya delito tiene que darse la comunicación pública no autorizada de una obra, algo que no se produce porque las webs no albergan los contenidos.

Noticias

anterior siguiente