Enlaces accesibilidad

La Asamblea francesa aprueba, al segundo intento, la normativa contra la piratería en internet

  • La ley aún debe ser aprobada en el Senado, donde el partido de Sarkozy tiene mayoría
  • El texto había sido rechazado el pasado 9 de abril en una primera votación a mano alzada
  • El presidente francés, muy implicado en el asunto, ha obligado a presentarlo de nuevo
  • Se cortará el acceso a los internautas que reincidan en la descarga ilegal de contenidos

Por
La Asamblea Nacional francesa ha aprobado, en la segunda votación, la ley que prevé sancionar las descargas ilegales de Internet cortando el acceso a la red de los abonados reincidentes, una de las más severas de Europa, aunque la normativa aún debe ser ratificada por el Senado.

El proyecto, una de las iniciativas en las que más se ha implicado el presidente francés, Nicolas Sarkozy, fue rechazado en una primera votación a mano alzada el pasado 9 de abril por 21 votos frente a 15, debido a la ausencia de numerosos diputados de la Unión por un Movimiento Democrático, el partido gobernante.

Finalmente, este miércoles ha sido aprobado con 296 votos a favor y 233 en contra, de forma que, a falta del trámite del senado, Francia adopta una de las normativas más rigurosas contra la piratería digital, la primera en Europa que permite cortar el acceso a la red.

Si se cumplen los plazos previstos, los internautas que se descarguen música o películas recibirán en otoño las primeras advertencias, remitidas por la Alta Autoridad para la Difusión de Obras y Protección de los Derechos en Internet (HADOPI, según sus siglas en francés), creada ad hoc para la aplicación de la ley.

En caso de reincidencia, las primeras suspensiones del acceso a Internet -de entre dos meses y un año- podrían producirse a principios de 2010, mientras los piratas deberán seguir pagando su conexión, un aspecto criticado por la oposición socialista, que lo considera una "doble penalización".

Controversia


La ley es una de las más controvertidas de las presentadas por el Gobierno de Sarkozy, e incluso ha provocado la división de los propios creadores, los principales afectados por la descarga de sus obras. Así, mientras la actriz Catherine Deneuve pedía que se abandonase "un mecanismo de sanciones de constitucionalidad dudosa", un grupo de cineastas encabezados por Bertrand Tavernier ha respaldado la ley.

Otros, como la cantante Juliette Gréco o los humoristas Michel Piccoli y Pierre Arditi, abiertamente de izquierdas, anunciaron públicamente que dejaban de apoyar al Partido Socialista tras el primer rechazo de la ley.

El principal partido de la oposición sin embargo, mantiene un recurso ante el Consejo Constitucional, que examina la constitucionalidad de las leyes y que podría invalidar el texto, todo o en parte, aprobado este miércoles.

Tampoco el Parlamento Europeo ha facilitado a la UMP las cosas, al oponerse, el 6 de mayo, a que se sancione con la suspensión del acceso a Internet sin una decisión judicial previa.

Noticias

anterior siguiente