Enlaces accesibilidad

Alberto Contador, un quinto puesto en el Tour que sabe a derrota

Por
El corredor español Alberto Contador frente al Arco del Triunfo de París.
El corredor español Alberto Contador frente al Arco del Triunfo de París. EFE EFE

La quinta plaza conseguida en el Tour de Francia ha tenido para Alberto Contador un sabor muy parecido a la derrota. A un ciclista para quien durante los últimos cuatro años la victoria se ha convertido en una constante, no haber alcanzado ni siquiera el podio de París se ha traducido forzosamente en clave de fracaso. El ciclista madrileño ha visto cortada su racha de seis grandes vueltas por etapas sin conocer la derrota, desde que ganara su primer Tour en 2007.

Contador llegó a esta edición de la ronda francesa aún sacudido por las turbulencias del positivo por clembuterol, pero dispuesto a lograr su cuarto Tour después de la exhibición de autoridad que protagonizó en el Giro de Italia. El objetivo del doblete era difícil, pero no imposible (siete ciclistas, entre ellos Indurain, han ganado Tour y Giro el mismo año). Finalmente, la lógica se ha impuesto y el sobreesfuerzo ha terminado pasando factura al corredor de Pinto. 

"El año que viene nada de ir al Giro, vendré al Tour para ganar", afirmó Contador en los Campos Elíseos, tras finalizar la última etapa. El principal culpable de su mal resultado había quedado identificado y la lección, aprendida; aunque haya sido una lección a medias, ya que si el español participó este año en el Giro fue porque no tenía la certeza de que pudiera competir en el Tour de Francia apenas un mes después.

Pero el sobreesfuerzo no ha sido el único desencadenante del peor resultado de Alberto Contador en cinco años. El ciclista de Saxo Bank no comenzó esta edición del Tour con buen pie, y estuvo marcado desde la primera etapa por una caída que le hizo perder 1.20 con sus principales rivales y que dejó resentida su rodilla. A este accidente, el más grave, le siguieron otros dos en sucesivas etapas.

Vista del TAS, a pincipios de agosto

Tampoco ha sido éste el mejor año del corredor español. El recurso de la UCI y la AMA ante el TAS, a consecuencia de su positivo por clembuterol, es una factura que no ha terminado de pagar y que ha coleado durante los últimos meses. A pesar de que Contador ha demostrado que es un deportista psicológicamente fuerte, los fantasmas del dopaje nunca son buenos compañeros al manillar.

La vista del TAS para resolver el positivo de Contador está fijada para los días 1, 2 y 3 de agosto, y de ella dependerá que pueda disputar la próxima edición del Tour de Francia. Si la decisión del organismo de arbitraje es favorable, el corredor de Pinto volverá a tomar la salida el año que viene dispuesto a sacarse la espina del mal resultado de este año.

Deportes

anterior siguiente