arriba Ir arriba

La juez pidió el martes un examen psicológico del agente. La mujer de la víctima insiste que su marido murió de forma salvaje, no por un tiro, sino por seis: cinco en las piernas y uno, según la autopsia. El agente llevaba ocho días de baja por una lumbalgia, y sus compañeros recuerdan que sólo entregan su arma si la baja es psicológica. El presunto asesino llevaba en su coche un machete de grandes dimensiones y dio positivo en las pruebas de cannabis.

Se trata de dos empleados de telecomunicaciones que trabajaban en la zona. Según el Gobierno de Cabo Verde, el presunto autor del ataque sería un soldado local perturbado, que ha huido. En total han muerto once personas. El Gobierno de Cabo Verde ha movilizado a la policía y al ejército en busca del principal sospechoso del ataque al destacamento militar de Monte Tchota, en la isla de Santiago. Se trata de un soldado que huyó dejando atrás once muertos, ocho militares y tres civiles. Entre estos, dos técnicos españoles que realizaban tareas de mantenimiento y reparación en el principal centro de telecomunicaciones del país, junto al destacamento atacado. El ministro caboverdiano de Administración ha atribuido el ataque a motivos personales, sin conexión con el terrorismo ni con el narcotráfico. El principal sospechoso confesó el crimen a su familia, según medios locales.

El juez y la defensa han pedido un informe psiquiátrico del guardia civil que mató presuntamente a un conductor en la A-3 este lunes. A Ángel Luis Viana no se le habían detectado problemas psiquiátricos, pero quienes le conocen dicen que estaba muy afectado por la muerte de su hermano, también Guardia Civil, tras una misión humanitaria en Haiti. Por eso el juez y su abogado defensor han pedido que sea sometido a un examen psiquiátrico. Ha pasado su primera noche en los calabozos de la comandancia de Tres Cantos, donde no ha prestado declaración .Hasta mañana no pasará a disposición judicial. Los agentes han interrogado esta mañana a varios testigos y esperan conocer los resultados de la autopsia practicada a la víctima. Un hombre de 39 años, de origen marroquí, casado y con dos hijos de corta edad, que residía en Illescas, Toledo. El guardia le disparó con su pistola reglamentaria, tras una discusión de tráfico y dio positivo en la prueba de cannabis. En el coche llevaba un machete de grandes dimensiones. El juez ha decretado el secreto de sumario.

Una agente de los Mossos d'Esquadra ha sufrido este jueves lesiones leves en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), cuando una persona a la que iban a detener ha cogido la pistola de un compañero y le ha disparado, aunque la bala ha quedado atrapada en el chaleco antibalas de la policía.

Según han informado fuentes cercanas al caso, los hechos han ocurrido hacia las 18:30 horas de la tarde, a la altura del número 49 de la avenida Generalitat de Santa Coloma de Gramenet, adonde los agentes se habían desplazado para practicar una detención.

Según las primeras informaciones, el hombre al que los Mossos iban a detener ha logrado arrebatar la pistola a uno de ellos y ha disparado contra la agente que, gracias a su chaleco antibalas, solo ha resultado herida de carácter superficial y ha sido trasladada por sus propios compañeros a un hospital.

Varios individuos han entrado en una peluquería y han disparado a dos hombres que estaban dentro del establecimiento. Uno, de 41 años, ha muerto por una balazo en la cabeza y otro está herido grave. Ambos son de nacionalidad colombiana. Los autores del tiroteo se han dado a la fuga.
 

La policía del estado estadounidense de Michigan ha detenido al presunto autor de una serie de tiroteos que se registraron anoche en la ciudad de Kalamazoo en los que han muerto al menos siete personas, entre ellas, un niño de 8 años. El detenido, un hombre de unos 45 años de edad de la misma ciudad de Kalamazzo, al este de Chicago, está siendo interrogado en relación con los tres tiroteos, según el agente policial

Al menos seis personas han muerto y varias han resulado heridas en un tiroteo en tres escenarios distintos del condado de Kalamazoo, en el estado de Michigan (EE.UU.). Entre los fallecidos hay un niño de ocho años y tres de los heridos están críticos. La policía ha detenido a un sospechoso, un hombre de unos 45 años que presuntamente disparó contra las víctimas al azar.

El FBI investiga el tiroteo que el pasado miércoles causó la muerte de 14 personas en San Bernardino, en California, como "un acto de terrorismo", según ha explicado el director asistente de la oficina de Los Ángeles, David Bowdich. Dos días después de la masacre, los medios han podido acceder a la casa de la pareja que mató a 14 personas en San Bernardino.

Las autoridades de Estados Unidos intentan desentrañar los motivos que este miércoles empujaron a una pareja, padres de un bebé, a disparar contra los compañeros de trabajo de uno de ellos en San Bernardino, en un tiroteo atípico que mezcla elementos de los habituales accesos de rabia que distinguen a quienes perpetran estos ataques con aspectos que apuntan a un atentado terrorista, y que, en cualquier caso, ha dejado 14 muertos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hablado de la posibilidad de "varios motivos" durante una declaración a la prensa desde el Despacho Oval de la Casa Blanca tras ser informado de los últimos detalles de la investigación del tiroteo de San Bernardino por boca de la fiscal general, Loretta Lynch, y del director del FBI, James B. Comey. "Es posible que estuviera relacionado con el terrorismo, pero aún no lo sabemos. Es posible que estuviera relacionado con el lugar de trabajo", ha comentado.