arriba

El FBI investiga el tiroteo que el pasado miércoles causó la muerte de 14 personas en San Bernardino, en California, como "un acto de terrorismo", según ha explicado el director asistente de la oficina de Los Ángeles, David Bowdich. Dos días después de la masacre, los medios han podido acceder a la casa de la pareja que mató a 14 personas en San Bernardino.

Las autoridades de Estados Unidos intentan desentrañar los motivos que este miércoles empujaron a una pareja, padres de un bebé, a disparar contra los compañeros de trabajo de uno de ellos en San Bernardino, en un tiroteo atípico que mezcla elementos de los habituales accesos de rabia que distinguen a quienes perpetran estos ataques con aspectos que apuntan a un atentado terrorista, y que, en cualquier caso, ha dejado 14 muertos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hablado de la posibilidad de "varios motivos" durante una declaración a la prensa desde el Despacho Oval de la Casa Blanca tras ser informado de los últimos detalles de la investigación del tiroteo de San Bernardino por boca de la fiscal general, Loretta Lynch, y del director del FBI, James B. Comey. "Es posible que estuviera relacionado con el terrorismo, pero aún no lo sabemos. Es posible que estuviera relacionado con el lugar de trabajo", ha comentado.

Su nombre es Chris Harper-Mercer. Es el joven de 26 años que en la tarde del jueves entró en el campus del centro de estudios superiores Umpqua, en Roseburg (Oregón) y asesinó a tiros a nueve personas. Antes de dispararles, pidió a las víctimas que declarasen cuál era su religión, según los testimonios de los testigos. La investigación, de momento, no ha podido establecer los motivos de la masacre.El presidente Obama ha mostrado su frustración por cómo reaccionan los norteamericanos ante este tipo de masacres.

Diez personas, incluido el agresor, han muerto y siete han resultado heridas en un tiroteo en una universidad local del estado de Oregón, en Estados Unidos.

El tirador, un joven de 26 años, entró en el campus de la Umpqua Community College y disparó a discreción. Posteriormente fue abatido por la Policía.

Los agentes han recuperado dos pistolas y un "arma larga" en el lugar de los hechos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reaccionado con inusual indignación ante este nuevo tiroteo. 

"Es una elección política que hacemos, al permitir que esto pase cada pocos meses en América", ha declarado Obama.

Desde la matanza en un colegio de Newtown, en diciembre de 2012, en la que murieron 26 personas, ha habido 142 tiroteos en centros educativos en EE.UU, 45 en lo que va de año, informa la corresponsal de TVE Almudena Ariza. Cada hora se registran en EE.UU. tres muertos con armas de juego