arriba Ir arriba

Un submarino de propulsión nuclear británico está este jueves en el puerto de Gibraltar tras chocar contra un buque mercante en aguas cercanas al Peñón, aunque la embarcación sólo sufrió daños externos, según ha informado el ministerio de Defensa.

La Royal Navy (Marina británica) ha empezado una investigación sobre el incidente, ocurrido el miércoles por la tarde cuando el submarino HMS Ambush sufrió una "colisión" mientras estaba sumergido cerca de Gibraltar, cuya soberanía reclama España.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha pedido explicaciones a las autoridades de Reino Unido tras el accidente, según han informado fuentes del Ministerio a TVE.

Los contactos informales comenzaron con el encuentro entre el presidente Hollande y el primer ministro italiano Renzi en el Elíseo. Francia apuesta por un proceso lo más rápido posible para evitar la incertidumbre. Así se lo hará saber Hollande, mañana en París, al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. El mismo lunes Tusk viajará a Berlín para tratar con Renzi y con la canciller alemana Merkel, las consecuencias del ‘Brexit’.

La canciller Angela Merkel se ha mostrado conciliadora. Respeta el resultado del referéndum. Apuesta por negociar la separación sin prisas, pero sin pausa. Y en un buen ambiente, porque el Reino Unido -dice- seguirá siendo un importante socio comercial. El presidente de Francia ha recibido en el Elíseo a los líderes de los principales partidos. El conservador Sarkozy le ha animado a impulsar un nuevo Tratado Europeo, y la ultraderechista Marine Le pen ha pedido un referéndum en Francia.

El nombre del papa Francisco salió a relucir aquel 17 de diciembre de 2014 cuando Cuba y Estados Unidos anuncian que restablecen relaciones. Pero el gesto que daba a entender que el cambio iba en serio fue la liberación de tres presos cubanos acusados de espionaje en Estados Unidos, los últimos de los conocidos como ‘los cinco de Cuba’. Unas semanas después, el régimen excarcela a 53 presos políticos. Comienza la primera ronda de negociaciones.

La península de Corea vuelve a ser foco de tensión. Corea del Norte ha amenazado con lanzar una guerra relámpago en respuesta a las maniobras militares que EE.UU y Corea del Sur llevan a cabo en en el mar de Japón. Unas maniobras que se realizan después de que el régimen de Pyonyang haya desafiado una vez más a la comunidad internacional anunciando que seguirá con sus pruebas atómicas.

¿Qué riesgo representa la dictadura norcoreana?, ¿cómo financia Pyongyang las innovaciones tecnológicas?, ¿cuál es el objetivo del lanzamiento de satélites? Pedro Baños, coronel del Ejército de tierra y analista político, asegura que “Corea del Norte sabe que si ataca con un misil a EE.UU. desaparecería del mapa”. “El arma nuclear es un arma política fundamental mente disuasoria”, señala.