arriba Ir arriba

El papa Francisco ha implorado "esperanza", "paz" y "dignidad" en un mundo marcado por tantas injusticias y violencias, tras la bendición Urbi et Orbi, a la Ciudad y al Mundo, que el pontífice imparte dos veces al año al final de la Semana Santa y en Navidad. "Trae frutos de esperanza y dignidad donde hay miseria y exclusión, donde hay hambre y falta trabajo, a los prófugos y refugiados --tantas veces rechazados por la cultura actual del descarte--, a las víctimas del narcotráfico, de la trata de personas y de las distintas formas de esclavitud de nuestro tiempo", ha instado el pontífice.

El papa Francisco ha implorado "esperanza", "paz" y "dignidad" en un mundo marcado por tantas injusticias y violencias, tras la bendición Urbi et Orbi, a la ciudad y al mundo, que el pontífice imparte dos veces al año al final de la Semana Santa y en Navidad. Asomado al balcón de la logia central de la basílica de San Pedro, Francisco ha hecho un repaso de la violencia y el sufrimiento que se aflige al mundo al recordar a los niños que, "a causa de las guerras y el hambre, crecen sin esperanza, carentes de educación y de asistencia sanitaria".

El papa Francisco ha tildado de "vergüenza" que la actual generación "deje a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y las guerras; un mundo devorado por el egoísmo donde los jóvenes, los débiles, los enfermos y los ancianos son marginados", durante su oración en la celebración del Via Crucis de Viernes Santo frente al Coliseo de Roma.

Aprovechando la fecha tan señalada en la que estamos, en plena Madrugá, en El canto del grillo dedicamos la tertulia "En voz alta" a la Semana Santa. Porque durante todos estos días, no todo es religión. También hay esperas, símbolos, códigos, olores, cantos, colores y platos típicos que despiertan la pasión colectiva, tanto de creyentes, como no creyentes. Los rituales de la Semana Santa española da paso a una secuencia fija donde se sucede una ceremonia colectiva donde se combina lo divino y lo humano. No hay espacio para la individualidad y las procesiones embaucan a todas las personas que son capaces de congregar. Hoy queremos analizar esta parte sustancial de nuestra sociedad que trasciende al propio hecho religioso e incluye cultura, tradición y turismo. Para entender todo lo que encierran estos días de recogimiento, reflexión y manifestación de religiosidad hemos invitado a Gema Carrera, antropóloga en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico de Sevilla; Manuel Javier Luque, Hermano Mayor de la Hermandad de La Soledad de San Buenaventura; Damián Lampérez, vocal de Formación y Liturgia de la Hermandad del Monte Calvario de Málaga e Ignacio García Aguaviva, Hermano Mayor de la Cofradía de las Siete Palabras y de San Juan Evangelista.

Las salidas de Madrid por las autovías que conducen hacia Andalucía y Valencia son las más afectadas este jueves por la mañana por la afluencia de coches con motivo de la Semana Santa, con atascos de hasta once kilómetros. Es el caso de la A-4 a su paso por la localidad madrileña de Aranjuez, que poco antes de las nueve de la mañana registraba retenciones entre los kilómetros 43 y 54 en sentido Córdoba. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), un accidente a primera hora de la mañana ha provocado atascos en seis kilómetros a la A-3 a la altura de en Villarejo de Salvanés, también en la Comunidad de Madrid, en dirección a Valencia. Otra vía afectada por la afluencia de conductores que salían de la capital era a esa hora la A-6 en Las Rozas. Mientras, en la provincia de Toledo la carretera con más complicaciones era la A-5 en Cazalegas y en la proximidades de Talavera de la Reina.

Alrededor de 15,5 millones de viajes de por carretera se realizarán en Semana Santa, que en esta ocasión cuenta con una novedad: patrullas integrales de la Guardia Civil en motos y coches que llevan incorporados etilómetro portátil y test de drogas y un cinemómetro láser ligero.

Así lo ha explicado este martes el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para presentar, junto con el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, la operación especial de tráfico de Semana Santa, que con 10 días de duración dará comienzo el próximo viernes a las tres de la tarde y concluirá a las doce de la noche del lunes, 2 de abril.

En total, serán 15,5 millones de desplazamientos, algunos de ellos en moto, precisamente al colectivo al que va dirigida la campaña de concienciación "Todos somos de cristal" para evitar las 300 muertes de motociclistas que cada año se producen en las carreteras.