Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La situación en Venezuela se complica un poco más. La Organización de Estados Americanos ha activado el tratado que permite usar la fuerza para desalojar a Nicolás Maduro. La delegación de Venezuela, nombrada por la Asamblea Nacional, en manos de la oposición, argumenta que el chavismo pone en peligro la paz en la región al amparar a guerrillas de Colombia y militares de Cuba. Ahora, las cancillerías deberán estudiar qué medidas, más allá de las diplomáticas, pueden ponerse en marcha.
 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha ordenado este sábado la reapertura de los pasos fronterizos que se sitúa en el estado Táchira y limitan con Colombia, en el departamento del Norte del Santander. Maduro ordenó el 22 de febrero el cierre de los pasos fronterizos que Venezuela comparte con Colombia por el estado Táchira, un día antes de que la oposición intentara sin éxito hacer entrar a la fuerza por esas fronteras unas donaciones de medicamentos para aliviar la escasez nacional de fármacos.

La Policía estadounidense ha desalojado a cuatro activistas que se encerraron en la embajada de Venezuela en Washington hace tiempo para protestar contra la intervención de Washington en su país. Los diplomáticos designados por Nicolás Maduro abandonaron la sede cuando no les renovaron los visados, y desde entonces, el edificio se ha convertido en un símbolo de la lucha por el poder en Venezuela. Fuera, un grupo de manifestantes simpatizantes de la oposición celebraban la noticia, mientras que la abogada de los activistas ha denunciado que su desalojo un "paso muy peligroso". 

Un operativo policial para hallar un presunto explosivo ha evitado este martes que se celebrase la sesión del Parlamento venezolano, de contundente mayoría opositora, en la que el antichavismo pretendía denunciar la persecución de varios de sus miembros, acusados de alentar el alzamiento militar de hace dos semanas.

Funcionarios del Servicio de Inteligencia de Venezuela han detenido este miércoles al primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (parlamento), Édgar Zambrano, cuya inmunidad parlamentaria fue levantada por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) después de haber apoyado el fallido alzamiento militar contra el Gobierno.

Zambrano se ha negado a salir del vehículo, que ha sido desplazado por una grúa. 

Estados Unidos ha advertido que "habrá consecuencias" por esta defención.