arriba Ir arriba

El papa Francisco ha visitado este jueves Ciudad Juárez en la última jornada de su viaje a México. El pontífice ha estado en la cárcel Cereso 3, donde ha criticado antes más de 700 presos la falta de un sistema de reinserción y ha reclamado medidas que frenen "el círculo de la violencia y la exclusión". El papa ha alertado también de que "la pobreza es el caldo de cultivo del narcotráfico". La visita terminará con una misa en la frontera con Estados Unidos para denunciar el trama de la inmigración.

El papa Francisco ha celebrado este lunes una multitudinaria misa en San Cristóbal de las Casas, la ciudad de Chiapas que simboliza el levantamiento del indigenismo, en la que ha denunciado el trato sufrido por las comunidades indígenas de México, que han sido "mareadas por el poder", "despojadas de sus tierras" y "excluidas de la sociedad". Durante la ceremonia celebrada en el estadio municipal de la ciudad, en el que se han congregado en torno a 90.000 personas, Francisco ha condenado "como de modo sistemático y estructural, sus pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad", por lo que ha reclamado un "examen de conciencia" para pedir "perdón" a los indígenas.