arriba Ir arriba

México despide al presidente más impopular de la historia reciente y recibe al más votado. Se va Enrique Peña Nieto y llega Andrés Manuel López Obrador. El prime​r presidente de izquierdas que conoce el país en ocho décadas ha prometido limpiarlo de corrupción y reducir la pobreza, la desigualdad y la violencia. Grandes males de siempre que están peor que nunca. Ante sí, el reto de mantener la estabilidad política y financiera, sin defraudar las esperanzas de cambio.

Empezamos en Buenos Aires para ver cómo evoluciona la cumbre del G20 y el ambiente que hay en las calles. También pasamos por México, donde mañana empieza el primer gobierno de izquierdas desde donde alcanza la memoria de la mayoría. Intentamos comprender las investigaciones que acusan a la ONU de ocultar las violaciones de derechos humanos del Gobierno de la República Democrática del Congo, y acabamos pensando en La Habana y su quinto centenario que se celebrará el año que viene. 

Arranca el sexenio de Andrés Manuel López Obrador en México. Este veterano aspirante de izquierdas es distinto a todo lo visto últimamente, para encontrar a un presidente con el comparta algún aspecto ideológico hay que remontarse a Lázaro Cárdenas, que gobernó hasta 1940. López Obrador toma posesión del cargo con la promesa de hacer realidad ese viraje a la izquierda que el 53% de los votos le dieron. Se antoja que el país más poblado de habla hispana tiene por delante cambios importantes en un momento, retos que nos trae el corresponsal de RTVE en México, Íñigo Herráiz. También analizamos el cambio político del país con Jorge Cepeda Patterson, periodista y escritor mexicano.

En Estados Unidos, su presidente, Donald Trump, ha autorizado al ejército a que dispare 'a matar' a los migrantes de la caravana de centroamericanos que traten de cruzar la frontera desde México. Mensaje nada conciliador en el Día de Acción de Gracias, en el que Trump ha insistido en la idea de que algunos de esos migrantes son peligrosos, justificando así su aval al uso de las armas.

Josué es un hondureño que vivía en el barrio hondureño de San Pedro Sula, uno de los barrios más peligrosos del mundo. Su hermano fue asesinado y a él estuvieron a punto de matarle. "Si te quedas, te van a matar, si saltas el muro, te van a matar, así que de todas maneras te vas a morir", explica a un equipo de TVE desde Tijuana (México). Aunque su objetivo es alcanzar EE.UU. con la caravana de migrantes centroamericanos, no descarta solicitar asilo en el país latinoamericano. 

Los estadouindenses se muestran divididos ante la llegada de la primera parte de la caravana de migrantes centroamericanos que partieron hace más de un mes desde Honduras camino a Estados Unidos. Desde el lado americano de la frontera, algunos ironizan sobre la "bienvenida" que les da el país con un muro forrado con un alambrado. Otros, como un guarda de prisiones, advierten de que hay criminales y narcotraficantes infiltrados en el grupo de migrantes. 

La localidad mexicana de Tijuana está desbordada por la llegada de las caravanas con migrantes. Además se ha desplegado un fuerte dispositivo policial porque están siendo recibidos con insultos e incluso agresiones. A pesar de todo los que han conseguido llegar se muestran esperanzados porque ven más cerca su sueño de alcanzar suelo de Estados Unidos. Nuestro enviado especial, Fran Sevilla, nos cuenta lo que está viviendo y los testimonios que ha recogido.

Dos equipos de TVE se han trasladado al cruce de San Ysidro-El Chaparral, uno a cada lado de la frontera entre México y Estados Unidos, por donde en un solo día pueden llegar a pasar en dirección a EE.UU. hasta 50.000 vehículos. La situación en este punto se empieza a complicar ante la llegada de miles de centroamericanos que en caravana han recorrido más de 4.000 kilómetros hasta alcanzar la frontera en busca de un futuro mejor.