arriba Ir arriba

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido "normalidad" ante el proceso judicial que afronta por la consulta del 9 de noviembre el portavoz del PDeCAT, Francesc Homs, ya que, según ha dicho, está sometido a la ley como los 46 millones de españoles. Además, le ha recordado que España tiene "muy buena salud", después de que el diputado de la antigua Convergencia vaticinara "el fin del Estado español" si es condenado en ese juicio. "Esto son cosas que ha dicho el señor Homs probablemente sin pensarlo demasiado. Aquí lo importante es que los tribunales actúen y todos acatemos sus resoluciones", ha declarado Rajoy.

El primer secretario del PSCMiquel Iceta, afirma que el hecho de que haya salido a la luz la reunión mantenida entre Mariano Rajoy Carles Puigdemont en Moncloa en enero ha servido para constatar, por un lado, que los contactos a máximo nivel existen y, por otro, que sus posiciones son muy distantes y no cabe esperar avances en ese diálogo.

Iceta cree que, aunque el encuentro haya sido secreto, no hay inconvenientes en confirmar que este se ha producido a pesar de que no se dé detalles del contenido del mismo. "Muchos acuerdos, por no decir la mayoría, empiezan con contactos discretos, y eso no es nada malo, no es nada feo. Entonces, que dos gobernantes hayan decidido hacer una reunión discreta, yo creo que es absolutamente normal, pero en el momento que sale a la palestra, pues quizá lo mejor es decir que, efectivamente, hay contactos pero todavía no han llegado a buen término, no queremos hablar sobre ellos", explica.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, han eludido confirmar o desmentir este miércoles la reunión que mantuvieron en secreto el pasado 11 de enero en la Moncloa y tan solo se han limitado a reafirmar sus posiciones: Rajoy, que no está dispuesto a hablar para "liquidar España" y Puigdemont, que lamenta que no hay "voluntad de dialogar" sobre un referéndum en Cataluña.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reiterado este miércoles ante la publicación de que se reunió en secreto con el jefe del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, el pasado 11 de enero, que su objetivo es dialogar sobre los problemas que afectan a los ciudadanos, pero no sobre cómo incumplir la ley y "liquidar España". Ha sido el único argumento expuesto por Rajoy ante esa noticia, que este miércoles publica La Vanguardia, en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso, sin querer confirmar explícitamente la existencia de esa reunión ni si en ella le explicó de forma detallada a Puigdemont de qué estaba dispuesto a hablar.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha echado en cara a Mariano Rajoy los últimos casos de corrupción en los que se han visto implicados cargos del PP, como los que afectan al presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, al expresidente de la Rioja Pedro Sanz o al exministro de Industria José Manuel Soria. En su respuesta en la sesión de control del Congreso, el jefe del Ejecutivo le ha pedido no magnificar y le ha recriminado que no aporte ni una idea para intentar que "este problema" deje de serlo. Y ante los casos enumerados, ha exclamado: "Menos mal que no es Robespierre". Rajoy ha señalado que ante cualquier "problema político" hay que hacer una "justa apreciación de sus dimensiones" y ha pedido "ni minimizar" ni "magnificar" este problema porque hay miles de personas que se dedican a la política que hacen "bien" su trabajo y "no merece vivir bajo sospecha". Además, se ha mostrado dispuesto a estudiar todas aquellas medidas de los grupos que sean "razonables" para mejorar la lucha contra la corrupción. En su intervención, Iglesias ha enumerado numerosos casos de corrupción que han salpicado a dirigentes del PP y ha preguntado a Rajoy "con cuántos casos aislados la corrupción deja de ser aislada". "La corrupción no se combate ni con palabras ni con los lavados de cara de sus socios, se combate con hechos", le ha espetado.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha advertido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que su grupo sólo aceptará llegar a acuerdos sobre pensiones si se revalorizan conforme a la evolución de la inflación. "Si quiere entenderse con los socialistas en materia de pensiones, los precios tienen que volver a ser la medida esencial para la revalorización de las pensiones", ha aseverado Hernando, que ha criticado que se "está apostando por una sociedad en la que la economía puede ir bien, pero a los pensionistas les va a ir mal". Por su parte, Rajoy ha replicado al portavoz socialista que la fórmula de revalorización actual tiene en cuenta la evolución de los precios, pero también los ingresos y gastos del sistema. "Si los ingresos suben, las pensiones subirán más. Si bajan, las pensiones subirán menos", ha dicho, precisando que, en todo caso, subirán "no menos" del 0,25%. También ha reprochado a los socialistas que en tiempos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, "las pensiones estaban congeladas".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha rechazado que haya una "conspiración" impulsada por su Ejecutivo contra cargos independentistas y ha recomendado a ERC que deje de "inventarse operaciones". "Aplique su imaginación, y dedique su tiempo a fines más nobles y provechosos, que se lo agradecerá el común de los mortales", ha enfatizado.

De esta forma ha respondido en el Pleno del Senado a la senadora de ERC Mirella Cortès, que ha preguntado a Rajoy si estaba informado de la evolución de la llamada 'Operación Cataluña' relativa a supuestas maniobras dirigidas contra partidos y dirigentes independentistas por parte del Ejecutivo.

"¿Niega usted que lo que se ha organizado es un nuevo GAL, sin violencia física pero que ha mantenido las malas artes y los dossieres falsos? ¿Niega ser el señor X que dirige la operación?", ha interpelado a Rajoy, para pedirle expresamente una respuesta y no contestar lo que "le da la gana". "Nosotros le pedimos nabos y usted contesta coles", ha exclamado Cortès, que se ha estrenado como portavoz de la formación independentista después de que Santiago Vidal dimitiese como senador por decir que Cataluña había obtenido datos fiscales de manera ilegal.

En su respuesta, el jefe del Ejecutivo le ha espetado que el argumento de la conspiración es "muy cómodo" porque "exculpa al que lo emplea de toda responsabilidad y "se la endosa al mejor amigo del hombre, el chivo expiatorio".

Rajoy le ha pedido a la senadora de ERC que se deje de "inventar operaciones". "Ahora se han inventado otra, la Operación Zanahoria" (con la que ERC tilda la supuesta oferta de negociación del Estado para Cataluña), y ha añadido que no es "excesivamente democrático" si lo que buscan es que se haga lo que dice una formación independentista.

A renglón seguido, Rajoy ha señalado que la operación de la que él está informado es la relativa a superar la "mayor crisis económica" que ha tenido España en décadas. Esa crisis, ha proseguido, también ha afectado a Cataluña, que ha recibido 63.000 millones en FLA y proveedores. "Esto sí que fue una gran operación porque permitió mantener servicios públicos", ha exclamado.

El jefe del Ejecutivo se ha mostrado dispuesto a dialogar sobre los problemas que afectan a los ciudadanos como financiación, inversiones o infraestructuras, pero ha dejado claro que no va a dialogar sobre "cómo se incumple la ley" porque su "primera obligación" como presidente es garantizar su cumplimiento.

El presidente francés, François Hollande, ha invitado al presidente del Gobierno español a participar en marzo en una reunión con Alemania e Italia para construir entre los cuatro países un frente común europeo. En la cumbre hispano-francesa celebrada este lunes en Málaga, ambos países, con los respectivos gobiernos casi al completo, han escenificado su apuesta firme por el proyecto de la Unión Europea.

Rajoy y Hollande han mantenido una reunión en la que han abordado a los principales retos a los que se enfrenta la Unión Europea. Ambos han firmado varios acuerdos en materia de lucha contra el terrorismo y contra el tráfico de drogas, además de inversiones en infraestructuras. 

El presidente francés ha invitado a Rajoy a participar en una cumbre a cuatro que se celebrará en Versalles el próximo 6 de marzo y a la que asistirán también la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles que no le preocupan en "exceso" las críticas del PSOE al contenido de su conversación con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, porque le consta que si los socialistas gobernaran, hubieran mantenido "exactamente" su misma posición.

Rajoy ha respondido así en la sesión de control al Gobierno en el Congreso a una pregunta del portavoz del PSOE, Antonio Hernando, sobre si trasladó a Trump en su conversación telefónica de la semana pasada alguna preocupación por sus primeras decisiones.

El portavoz socialista afeó al presidente del Gobierno que en esa conversación no hiciera más, a su juicio, que "ponerse al servicio de Trump y ser el emisario de sus políticas" y que no defendiera con "orgullo" la comunidad de intereses y valores que representa en su cargo. "Nunca ser más fuerte significa tener más razón. No nos sentimos representados por sus palabras, más bien nos avergüenza su actuación", sentenció. 

"Sé, me consta y estoy absolutamente convencido de que si ustedes estuvieran en el Gobierno en lugar de estarlo yo, hubieran hecho exactamente lo mismo", ha afirmado el jefe del Ejecutivo, que ha añadido que, por eso, no le preocupan "para nada" las críticas socialistas "de cara al futuro".

Ha reiterado que España y Estados Unidos son "socios estratégicos, amigos y aliados que comparten valores, intereses, relaciones comerciales e inversiones".

Y ha recalcado que quiere mantener con Trump "exactamente las mismas relaciones" que ha tenido con su antecesor, Barack Obama.

En la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha preguntado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sobre la "judicialización del proceso catalán" en la semana posterior al juicio seguido contra el expresidente de la Generalitat Artur Mas por la consulta soberanista del 9N.

A ello, Rajoy ha recordado que "cuando alguien actúa fuera de la ley actúa la justicia, y eso no es nada exótico, ocurre en todos los países democráticos del mundo y mejor que ocurra así". Y ha añadido: "Todos los que estamos aquí estamos igualmente sometidos a la ley, eso está fuera del debate político". 

El diputado republicano ha replicado a continuación que "bajo el imperio de la ley" en España se "permite que el asesino de Guillem Agulló se presente a las elecciones", "todos pagamos ratos de asueto a gente muy campechana", "hay centenares de poblaciones dispuestas a acoger y ustedes no les dejen". "Permítame que le diga que no hay ley por encima de la decencia y que la democracia es imparable. Nos vemos en las urnas".

Rajoy le ha respondido: "Escuchándole a usted me viene a la mente esa frase de que en política no hay absurdo imposible", y ha insistido una vez más en que "i alguien se salta la ley se le persigue, eso es el abecé de la democracia". 

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado que presentará los Presupuestos Generales de 2017 porque "es lo razonable" aunque ha descartado que vaya a convocar elecciones si no se aprueban finalmente porque sería "un disparate" hacerlo. En una entrevista en Los Desayunos de TVE, ha rechazado la posibilidad de un adelanto electoral, aunque las encuestas le sean favorables, porque ha argumentado que ya entre 2015 y 2016 hubo dos citas con las urnas y el Gobierno estuvo 10 meses en funciones.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado este lunes que presentará los Presupuestos Generales de 2017 porque "es lo razonable" aunque ha descartado que vaya a convocar elecciones si no se aprueban finalmente porque sería "un disparate" hacerlo.

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, ha rechazado la posibilidad de un adelanto electoral, aunque las encuestas le sean favorable, porque ha argumentado que ya entre 2015 y 2016 hubo dos citas con las urnas y el Gobierno estuvo 10 meses en funciones.

En cuanto a la nueva figura de coordinador general del PP, puesto que ha recaído en Fernando Martínez-Maillo, Rajoy ha considerdo "lógico" que exista porque ni él, que está al frente del Gobierno, ni María Dolores de Cospedal, que es ministra, pueden estar en el "día a día" del partido.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado este lunes que presentará los Presupuestos Generales de 2017 porque "es lo razonable" aunque ha descartado que vaya a convocar elecciones si no se aprueban finalmente porque sería "un disparate" hacerlo. En una entrevista en Los Desayunos de TVE, ha rechazado la posibilidad de un adelanto electoral, aunque las encuestas le sean favorable, porque ha argumentado que ya entre 2015 y 2016 hubo dos citas con las urnas y el Gobierno estuvo 10 meses en funciones. En cuanto a la nueva figura de coordinador general del PP, puesto que ha recaído en Fernando Martínez-Maillo, Rajoy ha considerdo "lógico" que exista porque ni él, que está al frente del Gobierno, ni María Dolores de Cospedal, que es ministra, pueden estar en el "día a día" del partido.