arriba Ir arriba
  • El PP defiende que el pacto firmado con C's no les obliga si no hay gobierno
  • C's estudia el caso del diputado del PP Clavell, procesado por prevaricación
  • El PP insta al PNV a apoyar a Rajoy ante las advertencias de Ciudadanos
  • No permitirán que los nacionalistas faciliten la investidura "a cambio de algo"
  • En economía, la amnistía fiscal se suma al contrato único como escollo
  • El PP subraya las 50 medidas ya cerradas pero C's exige un "acuerdo global"

El Partido Popular y Ciudadanos han entrado este lunes de lleno en la negociación para la investidura de Mariano Rajoy y han avanzado bastante en el bloque de economía, pero todavía hay escollos para cerrarlo definitivamente. Tras la primera jornada de diálogo, las principales discrepancias están en el contrato único y las cuotas para autonómos progresivas que plantea la formación naranja, según han confirmado fuentes de ambos partidos. Más allá de la economía, los mayores desacuerdos están en las medidas contra la corrupción, informa TVE. Para seguir avanzando, el PP y Ciudadanos aparcarán de momento estas dos cuestiones más conflictivas para seguir dialogando sobre el resto de las materias este martes a las once de la mañana, cuando reanudarán las negociaciones con el objetivo de cerrar el pacto definitivo esta misma semana antes de que Rajoy acuda al Congreso el 30 de agosto. No obstante, en declaraciones a la prensa en el receso que han hecho al mediodía, tanto el secretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, como el secretario general del grupo parlamentario de Ciudadadanos, Miguel Gutiérrez, han destacado que existen "coincidencias" y que no hay "discrepancias insalvables".

El PSOE mantiene su "no" a Rajoy para no legitimar la gestión del presidente del Gobierno en funciones, como ha explicado la líder del PSE-EE en una entrevista radiofónica. "Da la sensación que Rajoy siente que la ciudadanía le ha indultado en las últimas elecciones, en la corrupción, en la pésima gestión económica, en la precariedad laboral, y no podemos, por tanto, abstenernos ante ese escenario'', ha señalado la candidata socialista a lehendakari, Idoia Mendia. Podemos, por su parte, deja la puerta abierta a un Gobierno de izquierdas si fracasa la investidura. ''Pedro Sánchez podría ser presidente del Gobierno con un apoyo parlamentario que genere más simpatías que Mariano Rajoy: es falso la idea de que hay que elegir entre Mariano Rajoy y elecciones'', ha señalado el coordinador general de IU. Una de las alternativas para que el intento de Rajoy prospere, sumar al PNV al acuerdo, tampoco parece factible a día de hoy. Coalición Canaria sí parece más receptiva al acuerdo mientras que desde el PP reiteran que no cuadra ninguna suma de escaños sin una abstención del PSOE.

Ambos partidos firmaran el pacto anticorrupción que exigían los de Rivera. Mientras, desde el PSOE advierten: si Rajoy ha elegido elecciones en Navidad para presionarles, no funcionará. Un gobierno alternativo que necesitaría la abstención de los nacionalistas. Desde Esquerra lo ven difícil. Mariano Rajoy ha vuelto a Pontevedra desde donde ha pedido a Pedro Sánchez sentido común. Asegura que también hablará con Coalición Canaria y que trabajará intensamente con Ciudadanos. La formación naranja ha enviado a los populares un documento con sus propuestas de cara a la reunión que mantendrán el lunes. Le piden flexibilidad a Rajoy porque sólo le darán su apoyo si hay acuerdo.

Los equipos del PP y de Ciudadanos se han reunido en torno a una hora en el Congreso para negociar un acuerdo que posibilite el apoyo de C's a la investidura de Mariano Rajoy en la segunda votación el próximo día 2, una vez que ya han firmado este viernes por la mañana el pacto anticorrupción. Ambos partidos esperan tener cerrado el acuerdo en la próxima semana y se han emplazado para el próximo lunes para comenzar por los asuntos económicos, el primero de los cuatro bloques que han fijado. Los otros tres son políticas sociales, educación y fortalecimiento de las instituciones. En esta primera toma de contacto este viernes no se han tratado contenidos concretos y los equipos se han limitado a establecer la metodología de trabajo con la que se llevará a cabo la negociación. Los trabajos se desarrollarán en una única mesa de negociación.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha criticado este viernes al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, por la fecha elegida para la sesión de investidura porque, de resultar fallida la votación y no conseguir formar gobierno en los meses siguientes, podría haber unas terceras elecciones el 25 de diciembre, día de Navidad. A su juicio, demuestra la "poca talla" que tiene como político y presidente del Gobierno.

En una comparecencia ante los medios de comunicación en Ibiza, el líder socialista ha rechazado que quiera que se celebre unas terceras elecciones, pues ha recordado que tampoco quiso las segundas.

En este sentido, ha negado que el PSOE pueda tener la culpa de esos hipotéticos comicios, ya que, ha remarcado, la fecha de la sesión de investidura, que es la que fija el calendario hacia una nueva cita con las urnas, la ha elegido el propio Mariano Rajoy.

"Un estadista tiene que contemplar todas las opciones y si el señor Rajoy ha elegido el 30 y el 31 de agosto, con la consecuencia que pueda tener eso de que si no hay acuerdo se llegue a que el 25 de diciembre los españoles sean llamados a votar, lo que está demostrando es la poca talla política que tiene como presidente del gobierno y como político", ha afirmado rotundamente Sánchez.

De confirmarse el acuerdo del PP con Ciudadanos para el 'sí' a la investidura del actual jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, éste contaría con 169 apoyos para la investidura. Podría sumar uno más, el de Coalición Canaria, aunque desde la formación nacionalista dicen que será su ejecutiva la que tome la decisión final en este sentido.

Esto significa que faltarían 6 votos para alcanzar la mayoría absoluta que requiere la primera votación. Si Mariano Rajoy no lo consigue, a las 48 horas siguientes para ganar sería suficiente con mayoría simple, esto es, obtener más votos a favor que en contra. Para lograrlo, sería necesaria la abstención o la ausencia de 11 diputados.

En cualquier caso, el reloj de la democracia se pondría en marcha desde la primera votación, ya que la Constitución establece que hay 54 días de plazo a partir de la primera votación de investidura para que, en el caso de que no haya presidente elegido, se convoquen nuevas elecciones que serían el día de Navidad, el 25 de diciembre.

Si Rajoy no lograse la investidura, el rey podría abrir una nueva ronda de consultas -la quinta desde el pasado 20 de diciembre- y proponer un nuevo candidato o incluso el mismo.

De no haber presidente elegido en ese plazo, el 31 de octubre se disolverían las Cortes y al día siguiente se convocarían los nuevos comicios.

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, se someterá al debate de investidura el martes 30 de agosto, según ha anunciado este jueves por la tarde la presidenta del Congreso, Ana Pastor. Si Rajoy fracasa y en los dos meses a partir de la primera votación ningún candidato -ya sea él otra vez u otro que proponga el rey- logra ser elegido en un nuevo debate, habrá terceras elecciones el 25 de diciembre, día de Navidad. La fecha límite, por tanto, para evitar estos nuevos comicios es el 31 de octubre. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha convocado este primer pleno de investidura después de hablar esta misma tarde con el presidente del Gobierno en funciones, que le ha trasladado "su disposición de acudir" al debate 21 días después de aceptar la propuesta del rey. Pastor ha hecho el anuncio después de que Rajoy aceptara las seis condiciones del pacto anticorrupción de Ciudadanos y se comprometiera a fijar la fecha de su investidura como le exigió Albert Rivera la semana pasada para comenzar a negociar el "sí" a su investidura en la reunión que han mantenido ambos dirigentes esta mañana en el Congreso de los Diputados.

"Estoy en disposición de acudir a la sesión de investidura cuando la presidenta del Congreso lo estime oportuno". Con estas palabras, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha mostrado su intención de ser reelegido presidente, después de alcanzar un acuerdo con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para firmar el pacto anticorrupción propuesto por la formación naranja como condición necesaria para dar su 'sí' al PP.

El debate de investidura arrancará el martes 30 de agosto con la intervención del candidato del PP, Mariano Rajoy. La primera votación, para la que necesita mayoría absoluta (al menos 176 diputados) será el 31 de agosto. La segunda, en la que necesita solo mayoría simple (más "síes" que "noes"), será el viernes 2 de septiembre. Si a los dos meses de la primera votación -el 31 de octubre- no hay presidente del Gobierno, se convocarán las terceras elecciones, que serán a los 54 días, el domingo 25 de diciembre, día de Navidad.

  • Mariano Rajoy se someterá a la investidura el 30 de agosto
  • Si hubiera que repetir elecciones, estas serían el 25 de diciembre
  • García-Albiol: "A ver si tiene narices de enviar a 36 millones a votar en Navidad"
  • El PSOE cree que la elección de la fecha "dice mucho de Rajoy"
  • Podemos, IU, ERC y CDC creen que es un instrumento para presionar a Sánchez

"Estoy en disposición de acudir a la sesión de investidura cuando la presidenta del Congreso lo estime oportuno". Con estas palabras, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha mostrado su intención de ser reelegido presidente, después de alcanzar un acuerdo con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para firmar el pacto anticorrupción propuesto por la formación naranja como condición necesaria para dar su 'sí' al PP.

Tras alcanzar este acuerdo con Ciudadanos- que supone aceptar las seis condiciones exigidas por Rivera- y pactar el inicio de las negociaciones para este mismo viernes, Rajoy ha comparecido ante la prensa para asegurar que el paso dado ha sido "decisivo" para intentar formar gobierno y no ir a las terceras elecciones.

Para evitar otra cita con las urnas, ha pedido también"colaboración" al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el que pretende reunirse en los próximos días con el fin de convencerle de que cambie el sentido negativo de su voto o "para que planteé la alternativa que considere oportuna".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha descartado entrar en el gobierno de Mariano Rajoy, y ha instado al PSOE y a su líder a que tengan una actitud "activa y estadista" y que acepten unas medidas anticorrupción que él mismo pactó con C's. "Espero que lo que para el PSOE era bueno hace cuatro meses, lo siga siendo ahora", ha aseverado, para añadir que espera que "todo el mundo esté a la altura".

Ha insistido en que su partido ha demostrado sentido de Estado para desbloquear la situación y no ir a terceras elecciones y ha afirmado que "quien hace cábalas pensando en elecciones no merece ser presidente de este país".

No ha desvelado qué temas concretos se van a poner encima de la mesa en la negociación con el PP, si bien considera que la fórmula que se adoptó en las negociaciones llevadas a cabo en Andalucía y Madrid puede ser la más adecuada.

"Todavía queda mucho camino por recorrer, pero al menos se abre un camino, el único posible que les queda a los españoles. Los españoles ya han tenido suficiente paciencia y es hora de ponerse a trabajar y de hablar de los problemas de los españoles y de cómo podemos solucionarlos", ha afirmado.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha comprometido con Albert Rivera a fijar este jueves una fecha para la investidura. También a suscribir las seis condiciones impuestas por Ciudadanos para comenzar las negociaciones. El líder de los 'populares' ha afirmado en rueda de prensa que ya está en disposición de acudir al debate de investidura (18/08/16).

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado este jueves que el presidente Mariano Rajoy ha aceptado firmar el pacto contra la corrupción que ofreció su partido y se ha compremetido a fijar este mismo jueves una fecha para celebrar el debates de investidura, con lo que ambos partidos podrán empezar a negociar el apoyo del partido naranja a su investidura.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha reconocido este jueves que habla "regularmente" con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, como lo hace "con otros líderes políticos", pero ha querido dejar claro que ahora "es el tiempo de Mariano Rajoy" y que debe ser éste el que tome la iniciativa y se presente a la investidura.

  • El Comité Ejecutivo Nacional del PP autoriza a Rajoy a negociar con Rivera
  • El líder 'popular' señala que no se ha hablado de las seis condiciones de C's
  • "C's ha dado un paso. El PSOE, ninguno. Sin él, no es posible", dice Rajoy
  • El presidente habla de "avisos" desde el exterior para acabar con la "interinidad"
  • Ciudadanos advierte a Rajoy de que no negociará si no acepta sus condiciones

El Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular dará previsiblemente su visto bueno este miércoles a las seis condiciones previas que Ciudadanos le ha exigido a Mariano Rajoy para empezar a negociar un "sí" a su investidura, aunque podría hacerlo con "matices". Algo que rechaza la formación de Albert Rivera, que insiste en que no son negociables. Este mismo miércoles también se reúne la cúpula del PSOE para reafirmar su "no" a la reelección del presidente del Gobierno en funciones ante las presiones de 'populares' y naranjas para que se abstenga. El PP analizará las medidas de Ciudadanos sobre regeneración y lucha contra la corrupción ocho días después de que Rivera las pusiera sobre la mesa junto con la exigencia de que Rajoy fije ya la fecha para la investidura para seguir hablando, pero esta última sigue todavía en el aire.

A las 12:30 del miércoles 17 de agosto Rajoy ha convocado a los suyos para que se pronuncien sobre las condiciones planteadas por Albert Rivera. La presidenta de la Comunidad de Madrid apuesta por el sí, pero también por dejar libertad de movimientos al líder de su partido. La dirección insiste en que aunque alcancen un acuerdo con la formación naranja, seguirá sin ser suficiente.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, considera que el crédito de España en el exterior quedaría "muy dañado" si se celebran unas terceras elecciones generales. Rajoy ha expresado su deseo de que no se produzca un nuevo llamamiento a las urnas porque "sería una magnífica forma de que todos hiciéramos el ridículo", ha dicho en declaraciones a los medios tras finalizar su paseo matutino por la Ruta del Agua y la Piedra en la zona donde descansa estos días en la provincia de Pontevedra.