arriba Ir arriba

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido en rueda de prensa horas después del terrible atentado de Barcelona, que se ha saldado hasta el momento con 13 víctimas mortales. Rajoy, que ya se había pronunciado a través de la redes sociales, ha hecho hincapié en los lazos que unen a Barcelona y Cataluña con el resto de España, aunque sus primeras palabras se han dirigido a las víctimas del ataque terrorista.

"Quiero que mis primeras palabras esta noche en Barcelona sean de duelo, de recuerdo, de solidaridad con las familiares y afectados; ellos son nuestra primera prioridad"; ha remarcado. "Marid, París, Niza, Berlín o Londres han experimentado la misma incertidumbre que hoy sufren los barceloneses y quiero trasladar el cariño, la solidaridad y la cercanía de toda España y del resto del mundo con Barcelona", ha insistido, antes de anunciar que habrá tres días de luto oficial, desde este viernes hasta el domingo.

  • "Son unos asesinos, simplemente unos criminales", ha remarcado Felipe VI
  • El presidente asegura que "los terroristas nunca derrotarán a un pueblo unido"
  • "Doblegaremos a quienes intentan usar la violencia", afirma Puigdemont
  • El Congreso y los principales líderes políticos también lo han condenado
  • Especial sobre el atentado en Barcelona

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha explicado que, si la Mesa del Parlament admite a trámite la proposición de ley de referéndum registrada por Junts pel Sí (JxSí) y la CUP, el Ejecutivo la recurrirá inmediatamente, porque representa "una nueva patada al sistema democrático".
Así lo ha avanzado Rajoy tras reunirse con el Rey en el Palacio de Marivent, en Mallorca, en un encuentro en el que la cuestión catalana ha sido uno de los temas tratados.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido este lunes de que si la Mesa del Parlamento catalán califica favorablemente la proposición de ley de referéndum registrada por Junt pel Sí y la CUP el Ejecutivo lo recurrirá inmediatamente, porque es "una nueva patada al sistema democrático". Así lo ha asegurado tras el encuentro que ha mantenido con el rey en el Palacio de Marivent, en su tradicional despacho veraniego.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este lunes que no se haga política con el "problema" que existe en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat porque "no tiene sentido" y ha pedido a la Generalitat de Cataluña "que ejerza sus competencias, porque las tiene" en el conflicto abierto entre la empresa Eulen y los trabajadores de seguridad del aeropuerto.

"Pido responsabilidad, que no se sea mezquino y que intentemos resolver los problemas -que es lo que nos pide la gente- y no hacer política con esto", ha dicho Rajoy tras despachar con el Rey en el Palacio de Marivent.

El presidente, además, ha reclamado que cada uno asuma "sus propias responsabilidades". "A veces eso no es grato. A la hora de gobernar se está a lo difícil y a lo fácil. Y lo difícil hay que resolverlo, que para eso estamos todos aquí", ha añadido el presidente del Gobierno en alusión a la Generalitat.

Rajoy ha recordado que Aena gestiona los aeropuertos de toda España y que lo ocurrido en Barcelona es un problema puntual que responde a las diferencias "entre una empresa privada y sus trabajadores".  En este punto, ha recordado que algunos trabajadores han llegado a plantear la conveniencia de que haya más colas en el aeropuerto, lo que, según Rajoy, demuestra "un enorme patriotismo".

El primer sondeo electoral del CIS realizado tras la reelección de Pedro Sánchez al frente de los socialistas mantiene al PSOE como segunda fuerza política con un 24,9% de estimación de voto, frente al 19,9% del anterior sondeo electoral que se hizo en abril, y acorta su distancia con el PP de 11,6 a 3,9 puntos. El PP cae casi tres puntos pero sería la fuerza más votada, con un 28,8%. Unidos Podemos y sus confluencias conseguirían un 20,3%, seis décimas más que en el anterior sondeo. Ciudadanos baja unas décimas y se queda en el 14,5% de estimación de voto.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha señalado este miércoles que no descarta adelantar la convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros el próximo 16 de agosto si finalmente el Parlamento catalán decide admitir a trámite la proposición de ley para la celebración del referéndum soberanista fijado para el 1 de octubre.

"En principio, yo no lo descarto", ha expresado Rajoy, que ha indicado que aunque la próxima reunión de su gabinete está prevista para el 25 de agosto "es posible que pueda haber uno antes", pero "no está decidido todavía".

Mariano Rajoy acudía el miércoles como testigo para declarar en una pieza del caso Gürtel. El hecho ha coincidido con la última semana del curso político y con la aprobación sin debate por parte del Parlament de las medidas para la independencia exprés. En este contexto, Informe Semanal analiza la declaración de Rajoy ante la Audiencia y el momento político. Y lo hace con Bieito Rubido, director de ABC; Rafa de Miguel, redactor jefe de España de El País, y Luis Rodríguez Ramos, catedrático de Derecho Penal y abogado.

El presidente del Gobierno ha advertido que "no habrá referéndum el 1 de octubre" y ha argumentado que no lo habrá porque el TC ha dicho claramente que es inconstitucional y por lo tanto ilegal, porque va directamente contra la propia arquitectura constitucional que "ha dado a Cataluña el mayor nivel de autogobierno de toda su historia". Aunque ha insistido en que él siempre ha estado dispuesto "a dialogar de la mejor manera en beneficio de todos", ha recalcado que lo que "nadie puede pretender" es que negocie la ruptura de la Constitución, que no es patrimonio suyo, ni del Gobierno, sino del conjunto de los españoles. Rajoy ha recordado que "no le corresponde a él decidir el futuro de Cataluña sino que le corresponde a todos los españoles".

Durante las casi dos horas de declaración de Mariano Rajoy como testigo en el juicio de la primera época del caso Gürtel se han vivido algunos momentos de tensión. Los más sonados los han protagonizado el presidente del Tribunal y el abogado de Adade, la unica acusacion particular que habia solicitado la comparecencia del presidente.
 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declarado este miécoles, como testigo, ante el tribunal que juzga el caso Gürtel, que nunca conoció ninguna financiación ilegal del PP, que sus responsabilidades era políticas y no contables. También ha dicho que cuando supo cómo actuaba Francisco Correa, advertido por el entonces tesorero Álvaro Lapuerta, no le gustó y decidió apartarlo.