arriba Ir arriba

La infanta Cristina no ha hecho uso del derecho a la última palabra en la vista de hoy, la última del juicio por el caso Nóos. Tampoco lo ha hecho ninguno de los otros 16 procesados. Sí hemos escuchado al abogado de Cristina de Borbón. Dice que su imputación buscaba hacer daño mediáticamente y señala al exduque de Palma, Iñaki Urdangarin, como el único administrador de Aizoon, la sociedad que compartía el matrimonio. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Aizóon, una de las proveedoras habituales del Instituto Nóos, se nutrió básicamente con fondos públicos. Usó, presuntamente, trabajadores ficticios para obtener beneficios fiscales y en la seguridad social. Y la infanta lo sabía, ha dicho la abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete. Hechos tozudos, dice la abogada de Manos Limpias en respuesta a la Fiscalía, que justifican la acusación de la infanta como colaboradora en dos delitos fiscales. La abogacía de la Comunidad Autónoma de Baleares también ha presentado su informe.

En el juicio por el caso Nóos, el protagonista del día ha sido el fiscal anticorrupción y su duro alegato final. Pedro Horrach ha cargado contra el juez José Castro y Manos Limpias. Les acusa de imputar a la infanta Cristina sólo con conjeturas. En cuatro horas de alegato, el fiscal ha condensado seis meses de juicio. El relato de Anticorrupción sitúa a Iñaki Urdangarín y Diego Torres en lo más alto de Nóos.

De nuevo juntos, entrando a la sala donde se juzga el caso Nóos, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin han asistido, con otros 15 encausados, a la vista en la que se han leído las conclusiones. La Fiscalía mantiene la petición de cárcel de 19 años y medio para Urdangarin y de 16 y medio para Diego Torres y rebaja la condena para Matas y otros antiguos cargos del gobierno balear.

La Fiscalía se opone citar al juez instructor del caso Nóos, José Castro, en la causa abierta a Manos Limpias-Ausbanc, al entender que las "meras sospechas", "más o menos fundadas", sobre la presunta reunión "clandestina" que le ofreció el abogado de la infanta Cristina no pueden ser tenidas como prueba, según un escrito dirigido al juez al que ha tenido acceso Efe.

El líder del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernard, declaró ante el juez que se reunió con el presidente de La Caixa para hablar sobre la imputación de la infanta en el caso Nóos, aunque reconoce que nunca le ofrecieron dinero. Desde la entidad niegan que Fainé se reuniera con Bernard, ni que negociaran nada. Según este último, le pidieron que retirase la acusación por el bien de las instituciones de España. Asegura que se llegó a escribir un borrador para retirar esa acusación pero que se frustró por maniobras del abogado de la infanta.