arriba Ir arriba

Estefany y Naydelin, de Guatemala, y Josephine y Ezelina, de Malawi, han viajado a España para explicar su lucha contra el matrimonio infantil en sus países, que este año lo han prohibido por ley, aunque las menores explican a Efe que lo más importante para evitarlos es hablar con los padres para que les dejen estudiar. Las cuatro activistas han recibido la ayuda de la ONG Plan Internacional, que les ha permitido poder seguir estudiando y librarse de ese futuro que ya tenían escrito: casarse al cumplir los 13 ó 14 años.

Defender los derechos humanos es cada vez más difícil en el mundo. Los activistas, hombres y mujeres, se arriesgan a ser blanco de procesos judiciales, campañas de desprestigio, acoso, amenazas y, en los casos más extremos, desapariciones forzadas y asesinatos. En 2016, 281 activistas perdieron la vida, 125 más que el año anterior.

Amnistía Internacional (AI) considera que estos niveles de persecución, intimidación y violencia son inéditos, y por ello ha lanzado una campaña internacional con el lema "Valiente" para destacar el trabajo de estas personas y pedir su protección.

"Eritrea es una gran prisión", ha explicado Berekhet, quien tuvo que huir de Eritrea tras fundar una web informativa para denunciar la falta de libertad del régimen.

América Latina es especialmente peligrosa para los activistas que defienden los derechos de los indígenas a la tierra y el medio ambiente. El caso más conocido es el de la hondureña Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016.

Pascual Bernabé Velázquez representa al "gobierno plurinacional" de los indígenas mayas de la región de Huehuetenango, en Guatemala, que se oponen a las empresas hidroeléctricas. Los líderes indígenas han sido encarcelados y posteriormente puestos en libertad, y algunos asesinados.

"Defendemos el territorio, el agua, las montañas, los animales - ha asegurado durante el acto de AI - El Gobierno, con sus propias leyes, que son para los empresarios, está presionando a las personas".

El Gobierno de Guatemala ha decretado tres días de luto nacional por las 22 niñas muertas en el incendio de un centro de menores. Según las investigaciones, el fuego fue provocado por las propias internas al ser encerradas tras un motín...Algunas menores habían denunciado casos de maltrato por parte de los celadores.

Al menos 22 niñas han fallecido y otras 38 han resultado heridas por un incendio registrado este miércoles en un centro de menores público de Guatemala, que se ha originado cuando las jóvenes intentaban protestar por los abusos sexuales y físicos que, según algunos familiares, sufrían en el centro.

Según las primeras pesquisas, el fuego fue originado por las propias internas al quemar unos colchones. Supuestamente, las menores heridas y fallecidas habrían elegido este miércoles, Día Internacional de la Mujer, para protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren en el hogar. En cualquier caso, la fiscalía está investigando los hechos y se espera que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronuncie, dado que en noviembre se solicitaron medidas cautelares contra el centro por las denuncias de abusos.

El agua es un recurso limitado que debe gestionarse de forma sostenible, como recuerda esta semana la ONU. Un equipo de TVE ha viajado al Quiché, una de las zonas más pobres de Guatemala, donde casi la mitad de la población sigue sin acceso al agua, igual que le ocurre a más de 600 millones de personas en el mundo. En ese área guatemalteca, las donaciones llegadas de España han permitido a las ONG desarrollar un proyecto por el que 800 familias han podido crear granjas domésticas y huertos.
 

Las Poderosas es un grupo de mujeres de Guatemala que un dia decidieron unirse para luchar contra la violencia de género. Hartas de sufrir golpes físicos, psicológicos y económicos dieron un giro a la situación. Con la ayuda de la Cooperación Española, consiguieron integrar y curar sus heridas a través del teatro. Durante 8 meses, apoyadas por psicólogos, recitaron sus historias y después asumieron el reto de compartirlas con el público. Estuvieron en España en 2011 representando su primera obra. Ahora vuelven a nuestro país con la pieza 'Naciendo', una historia que denuncia la violencia sexual contra las mujeres durante la guerra civil guatemalteca.