arriba

Hace medio siglo, el ser humano se lanzó a explorar un nuevo territorio: el espacio. Esta aventura fantástica comenzó en 1961, cuando Gagarin dio la primera vuelta a la Tierra en una cápsula espacial. Desde entonces, cientos de hombres y mujeres han volado por encima de nuestra atmósfera durante varias horas e incluso varios meses. Pero la especie humana no está hecha para vivir en este universo desconocido y hostil. La ausencia de gravedad, los rayos cósmicos y el vacío intersideral hacen peligrar la vida de los astronautas en todo momento. Quedarse a vivir en el espacio es hoy por hoy imposible.

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética y Estados Unidos vivieron una auténtica carrera espacial. Dos superpotencias en conflicto que, sin embargo, se embarcaron juntas en una aventura que culminaría con un apretón de manos en el espacio. A lo largo de décadas, el ser humano ha soñado con explorar e incluso llegar a vivir en el espacio. ¿Cuáles son las barreras económicas, fisiológicas y tecnológicas a las que se enfrenta el hombre para conseguirlo? La noche temática incluirá en su próxima edición los siguientes títulos "Apolo-Soyuz, cita en el espacio" y "Vivir en el espacio".

El 17 de julio de 1975, la nave espacial Apolo, la joya de la tecnología estadounidense y su gran rival soviética Soyuz, se ensamblaron en el espacio durante dos horas. Dentro se produjo el primer encuentro espacial en la historia de la humanidad, firmado con un apretón de manos entre los dos comandantes. Sin embargo, estábamos en plena Guerra Fría. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el mundo estaba dividido en dos: este contra oeste, comunismo contra capitalismo, la Unión Soviética contra los Estados Unidos. Las dos potencias estaban desarrollando sus programas espaciales en secreto. Era la carrera espacial, con la amenaza nuclear como telón de fondo.

Nos preguntamos en manos de quién está el futuro de la carrera espacial, si en la de los gobiernos o las empresas privadas. Nos ayuda a responder Miguel Belló, director general de la empresa tecnológica Elecnor Deimos, que afirma que aunque los gobiernos han jugado un papel fundamental en la exploración espacial, cada vez más las empresas privadas están tomando riendas. En su opinión, el turismo espacial es la gran apuesta de futuro (14/01/16).

'Stars Wars el Despertar de la Fuerza' ha llegado por fin a España. Y su iconografía ha saltado de las pantallas a las calles. Caballeros Jedi y espadas láser inundan, desde la pasada medianoche, las inmediaciones de los cines donde se proyecta la última película de la saga. Muchos de ellos no habían nacido cuando en el 77 se estrenó la primera película de Star Wars. Pero a lo largo de los años la saga ha arrastrado a distintas generaciones. Anoche llenaron los cines de toda España cargados de nervios y algunas dudas.