arriba Ir arriba

El Movimiento 5 Estrellas (M5S) ha obtenido la victoria que ansiaba, con más de 10,5 millones de votos en el Congreso y un millón menos en el Senado, un 32,67% del voto. No está tan claro, sin embargo, quién podrá formar gobierno, ya que con el nuevo sistema electoral es necesario obtener un 40% de votos para asegurarse una mayoría parlamentaria. Si ninguna fuerza llega a ese umbral, Italia podría verse abocada a la ingobernabilidad y la repetición electoral. La coalición de centroderecha en la que participan Forza Italia (el partido de Silvio Berlusconi) y la Liga obtiene el 37%. 

El ex primer ministro italiano y secretario general del gubernamental Partido Demócrata (PD), Matteo Renzi, ha presentado su dimisión tras los malos resultados de esa formación en las elecciones generales del domingo, en las que obtuvo cerca del 18,8% de los sufragios. Mientras, la alianza.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, abrirá el periodo de consultas para conocer si se puede formar un Gobierno a finales de mes y después de la elección de los presidentes de la Cámara de los Diputados y del Senado, que comenzará el 23 de marzo.

El ascenso de la Liga y el buen resultado para el M5S, ganador de las elecciones en Italia con más del 32% de los votos, ha sido toda una sorpresa, que no fue anticipada por los sondeos. "Los italianos han decidido recuperar este país y liberarlo de la precariedad", ha dicho Salvini, que ha reiterado su disposición a formar Gobierno, a pesar de que la coalición de derecha en la que participa con su partido -y en la que ha superado a Forza Italia-, no suma mayoría para formar Gobierno, por lo que el país queda abocado a la ingobernabilidad. El peor resultado ha sido para el PD del ex primer ministro Matteo Renzi, que apenas ha alcanzado el 19% de los sufragios.

  • El partido más votado es el Movimiento Cinco Estrellas, con un 32 % de los votos
  • La coalición ganadora es el centroderecha, aunque la Liga supera a Berlusconi
  • Renzi dimite por el descalabro del Partido Democrático, que cae al 18,7 %
  • Los resultados no arrojan ninguna mayoría clara para la formación de un Gobierno

Italia celebra este domingo elecciones generales para renovar la composición del Parlamento. Los líderes de los partidos y de las principales coaliciones han votado con normalidad salvo Silvio Berlusconi, líder de Forza Italia: una activista del grupo Femen ha soprendido al ex primer ministro al grito de "¡Berlusconi, tu tiempo ha caducado!" cuando se disponía a votar en un colegio de Milán.

Italia celebra este domingo elecciones generales para renovar la composición del Parlamento del país, unos comicios de resultado incierto a los que están llamados a participar unos 46 millones de italianos y que se siguen con expectación en toda Europa. Los colegios electorales han abierto a las 7:00 y cerrarán a las 23:00 hora local. El primer ministro del país, Paolo Gentiloni, y el líder del Partido Demócrata, Matteo Renzi, ya han votado.

"Ninguna mayoría parece posible, el Movimiento 5 Estrellas, en cabeza mientras sigue cayendo el Partido Democrático...". Son los titulares de estos dias que reflejan el último sondeo permitido antes de las elecciones del 4 de marzo, las primeras generales en cinco años, después de tres gobiernos seguidos sin pasar por las urnas. Según los datos, ganarán los antisistema 5 Estrellas que rondan el 28%. Ganarán pero al ser partido único, no gobernarán salvo que abran la puerta a alianzas que ahora rechazan, porque la ley electoral italiana premia las coaliciones. Uniones como la del centroizquierda del Partido Ddemocrático del exprimer ministro Matteo Renzi que está perdiendo apoyos, castigado por divisiones internas de grupos que consideran poco de izquierdas a este PD y demasiado arrogante a su líder. Mucho más unida está la derecha, una coalición entre la Forza Italia de Silvio Berlusconi y la extrema derecha de la Liga de Matteo Salvini, antigua Liga Norte, una especie de Frente Nacional francés de Le Pen a la italiana que lleva meses agitando calculadamente los recelos antiinmigrantes, el gran tema de esta campaña.