arriba Ir arriba

Miles de personas han tomado las calles de Roma y Milán este sábado para manifestarse en contra del auge del racismo y el fascismo en Italia. Bajo el lema "nunca más fascismo, nunca más racismo", la izquierda, liderada por el primer ministro en funciones, Paolo Gentiloni y el candidato a las elecciones legislativas, Matteo Renzi, se ha unido a la convocatoria cuando falta poco más de una semana para que el país acuda a las urnas. Entretanto, centenares de personas han protestado en Milán ante un mitin del candidato de la ultraderechista Liga Norte, Matteo Salvini; y, en Sicilia, a favor de la extrema derecha. Las protestas se producen en un momento protagonizado por el debate sobre el ascenso de la violencia racista.

  • La coalición del exprimer ministro es la que tiene mayores posibilidades de gobernar
  • Los antisistema, sin embargo, son el partido con mayor intención de voto del país
  • El Partido Democrático intenta frenar el descontento tras años en el Gobierno
  • Las encuestas apuntan a un Parlamento fragmentado y sin mayorías definidas

El centroizquierda del primer ministro Matteo Renzi ha ganado las elecciones regionales en cinco de las siete demarcaciones en las que se han celebrado comicios este domingo, pero a costa de una gran pérdida de votos. Los ganadores morales serían son el Movimiento 5 Estrellas, que se confirma como segundo partido en el país, y la Liga Norte, que ha conseguido importantes resultados.

El Ejecutivo italiano se somete a la cámara. Tiene asegurado el trámite. Pero habrá que comprobar cuánto descontento, no participa o quizás vota en contra. Sobre todo dentro del Partido Democrático (PD) ya que el proceso ha abierto úlceras supurantes en los progresistas. Habrá que escuchar el discurso de Enrico Letta. El ministro de economía ha adelantado que no es tiempo de más impuestos. Hay dos a los que el ciudadano mira con atención. El de la vivienda que Silvio Berlusconi prometió devolver y, posiblemente, sufra algún cambio y el IVA que sube al 22% el próximo 1 de julio.

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, ha apelado a la responsabilidad de los políticos para salir de la situación que vive Italia, donde las diferentes formaciones no se ponen de acuerdo para formar Gobierno. Ha desmentido los rumores que circulaban sobre su posible dimisión y ha afirmado que "continuará hasta el último día", un mandato que terminará el próximo 15 de mayo.

La inminencia del Consejo Europeo provoca que Mario Monti convoque a los ¿honorables¿ Pier Luigi Bersani y Silvio Berlusconi y al ¿señor¿ Beppe Grillo.

El premier saliente encabezará la delegación italiana en Bruselas el próximo día 14 y quiere contar con la opinión de los políticos con más peso en el país. Como el parlamento está cerrado, ha invitado a reuniones individuales a los tres líderes más sólidos salidos de las últimas elecciones.

Si acude, será la primera vez que Grillo haga de politico. Este fin de semana se paseó por la plaza donde está el palacio de la residencia de Monti vestido de alienígena. El profesor da al extraterrestre la posibilidad de aterrizar y colaborar.

Mientras, en la convención del Movimiento 5 Estrellas, los representantes se eligen a mano alzada aunque casi nadie se conoce. Así, el nuevo jefe de grupo en el Senado, Vito Crimi, insiste en las lecciones de su maestro. El Movimiento 5 Estrellas no da su confianza a ningún partido porque son los responsables de la situación del país

Berlusconi por su parte sigue haciendo carantoñas políticas a Bersani pero éste no le hace caso. El líder del PD presenta mañana sus ocho puntos para el cambio. La posibilidad de un gobierno PD- PDL, bajo el mando de un técnico es otra de las conjeturas posibles.