arriba Ir arriba

Dilma Rousseff ya no es presidenta de Brasil, después de que el Senado haya decidido destituirla por las maniobras contables de su Gobierno en la votación definitiva del juicio político abierto contra ella61 senadores, siete más de los 54 necesarios, han votado a favor de despojarle de su cargo, mientras que solo 20 han apoyado su continuidad, un resultado que cierra una época política en el mayor país de Sudamérica al poner fin a 13 años de gobiernos del Partido de los Trabajadores y devolver el poder al centro-derecha, encarnado en el nuevo presidente, Michel Temer.

  • La Cámara Alta aprueba su destitución con una amplia mayoría de 61 votos
  • Ha sido hallada culpable de las maniobras fiscales irregulares del Gobierno
  • Sin embargo, no ha sido inhabilitada y podría optar de nuevo a la presidencia
  • "Volveremos. No se trata de un adiós sino de un hasta luego", ha prometido
  • Michel Temer asume definitivamente la presidencia de Brasil hasta 2019

Concluye el juicio político a la presidente suspendida de Brasil, Dilma Rousseff. Su destino lo deciden definitivamente este miércoles los votos de la cámara formada por 81 senadores. Dos terceras partes favorables a su destitución serán suficientes para sacarla del Gobierno. Este proceso supone un punto de inflexión en la singladura del Partido de los Trabajadores (PT), el partido de Dilma, que desde 2003 a los mandos de Lula da Silva gobierna en el país latinoamericano. Desde entonces, han sido 13 años de mandato socialista que muchos han considerado como la más importante experiencia de la izquierda democrática en América Latina tras el sangriento golpe de Estado que, en 1973, acabó con la vida y el Gobierno de Salvador Allende y con la "vía chilena al socialismo" y la "revolución de la empanada y el vino".

Si los votos de este miércoles desalojan al PT, tomará el mando el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que encabeza Michel Temer, aún presidente interino de Brasil. Volverá a gobernar sin nunca haber ganado las elecciones si el Senado aprueba la destitución de Dilma Rousseff. Pese a que jamás ha logrado pasar por la criba de las urnas en unas elecciones presidenciales, el PMDB es la mayor fuerza política del país, tiene las primeras minorías en las cámaras de Diputados y del Senado y el mayor número de gobernadores y alcaldes del país.

La presidenta de BrasilDilma Rousseff, ha admitido este lunes en el Senado, ante el que ha presentado los últimos argumentos de su defensa antes de la votación definitiva para decidir sobre su destitución, que su Gobierno cometió irregularidades fiscales, aunque ha remarcado que nunca traicionó a sus votantes y que en ningún momento cometió "ningún crimen".

"Estamos a un paso de la consumación de una grave ruptura institucional, de concretar un verdadero golpe de estado", ha vuelto a denunciar Rousseff, que está suspendida de sus funciones desde el 12 de mayo, cuando se inició el juicio político que ahora fronta su recta final. "Vengo a mirar directamente a los ojos de sus excelencias y a decir con la serenidad de quien no tiene nada de qué responder que no cometí delitos de responsabilidad", ha subrayado la todavía presidenta.

"No he cometido ningún crimen de responsabilidad, no he cometido ninguno de los crímenes por los que soy injustamente juzgada", ha insistido durante su intervención, que supone el momento culminante del juicio político que evalúa si Dilma Rousseff incurrió en lo que se denomina "delito de responsabilidad" por las irregularidades fiscales de su Gobierno.

  • La presidenta presenta en persona los últimos argumentos de su defensa
  • La Cámara Alta votará esta semana si es destituida de forma definitiva
  • "Voten contra el impeachment, voten por la democracia", ha exhortado Rousseff
  • Se juzga si incurrió en un delito de responsabilidad por irregularidades fiscales
  • Las claves del juicio político contra Dilma Rousseff

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, en su primera aparición pública desde que fue separada del cargo hace una semana para enfrentar en el Senado un juicio político, hizo énfasis en que el Gobierno del presidente interino, Michel Temer, es "provisional" e "ilegítimo". "El carácter provisional (de Temer) es importantísimo. El proceso es un golpe. Es provisional, porque es ilegítimo, porque no es producto de la elección directa, no es producto del deseo popular", señaló Rousseff durante un encuentro con blogueros y los llamados 'activistas digitales'.

  • Ilan Goldfajn ha criticado los tipos de interés altos para luchar contra la inflación
  • Cree necesario un mayor control del gasto público, tal y como defiende Temer
  • La prioridad del presidente interino, reducir el déficit y recortar la deuda pública
  • El ministro de Hacienda no descarta implantar nuevos impuestos "temporales"
  • El Gobierno apuesta por reformar el sistema de seguridad social y de pensiones