arriba Ir arriba

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha señalado que en el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017 "hay una bajada" respecto del presupuesto inicial del año 2016 (-3.490 millones), si bien esta no se produce sobre la ejecución final. Es decir, que el Estado, según las cuentas que ha presentado el Ejecutivo de Mariano Rajoy, prevé que el gasto no financiero de los Ministerios sea de 54.674 millones, 187 millones menos que lo ejecutado.

Con un café sellaban el acuerdo el ministro de economía y el responsable económico de Ciudadanos. Albert Rivera está satisfecho con lo pactado, dice que es incluso mejor de lo que esperaba. Le ha confirmado por teléfono a Rajoy que votarán a favor de los presupuestos. Los populares ven margen para sacar adelante los presupuestos y recuerdan que esta es la legislatura del diálogo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este viernes que 2016 ha sido "el año de la incertidumbre" y el de "las decisiones inesperadas, los hechos sin precedentes y los sobresaltos políticos". En una rueda de prensa en en Palacio de la Moncloa y haciendo balance de este año que se acaba, el Jefe del Ejecutivo ha asegurado que los Presupuestos de 2016 seguirán ofreciendo estabilidad en 2017: "Hasta que podamos aprobar unos nuevos", ha señalado.

El Gobierno ha aprobado este viernes una subida de los impuestos que gravan el tabaco y el alcohol para recaudar 150 millones de euros adicionales más. La fiscalidad de las bebidas de alta graduación -la cerveza y el vino quedan excluidos- subirá un 5%, la de los cigarrillos un 2,5% y un 6,8% la de la picadura de liar. El Ejecutivo ha aprobado también un nuevo gravamen para las bebidas azucaradas con el que pretende recaudar otros 200 millones.

  • Pretende recaudar 4.800 millones, de los que 4.650 proceden de Sociedades
  • Sube un 5% el impuesto del alcohol de alta graduación y un 2,5% el de cigarrillos
  • Aprueba medidas para controlar tributos y luchar contra el fraude fiscal
  • El Ejecutivo, entre otras decisiones, limita el pago en efectivo a 1.000 euros
  • Estima que recaudará 7.000 millones de euros adicionales con todas las medidas