arriba Ir arriba

Bajo el fuego, los civiles intentan salir de Alepo. En estas condiciones, familias con niños tratan de llegar a los autobuses que los sacan de la ciudad. Pero hoy por segundo día no ha habido evacuaciones. En la zona rebelde todavía hay más de 40.000 civiles, y entre 1.000 y 1.500 combatientes con sus familias.. sin apenas comida, ni agua y con temperaturas que rondan los 6 grados bajo cero.

Los primeros civiles y combatientes que permanecían atrincherados en los distritos que controlaban los rebeldes sirios en Alepo han salido de la ciudad en varios convoyes de autobuses y ambulancias, que han atravesado el corredor humanitario protegidos por el alto el fuego que entró en vigor a primera hora de este jueves, si bien se han registrado algunas escaramuzas a lo largo de la jornada. La salida de enfermos, heridos, civiles y combatientes, que continuará mientras se mantenga el alto el fuego, es la ratificación de la derrota de la oposición, al tiempo que el régimen celebra la "liberación" de Alepo, tal como lo ha calificado el presidente Bachar al Asad.

  • Unas 3.000 personas abandonan en autobuses y ambulancias los barrios sitiados
  • El alto el fuego acordado, pese a algunas escaramuzas, se está respetando
  • Miles de personas aguardan a ser evacuadas y la operación podría durar días
  • Bachar al Asad felicita a sus tropas por un triunfo que califica de "histórico"
  • Ambas partes se acusan de haber roto el alto el fuego tras unos horas de tregua
  • Las fuerzas sirias bombardean el último reducto donde resisten los rebeldes
  • Los transportes para la evacuación de civiles y milicianos han sido cancelados
  • Erdogan y Putin han hablado para intentar desbloquear la aplicación del pacto
  • Alepo, cronología de una pesadilla

La ONU cree que actualmente hay más de 100.000 civiles en las áreas controladas por la oposición en el este de la ciudad y probablemente otros 30.000 que han huido de las zonas bajo control del régimen sirio. Algunos civiles que han intentado huir han sido "bloqueados" por parte de grupos armados.

Durante las últimas dos semanas, el Frente de la Conquista del Levante (antes Frente al Nusra, antigua filial siria de Al Qaeda) y otros grupos armados presuntamente secuestraron y asesinaron a un número desconocido de civiles que solicitaron abandonar las áreas bajo su control, según la ONU. Los grupos armados exigieron a activistas que les informen sobre los civiles que pretenden huir y de los nombres de aquellos sirios que participaron en una reciente protesta en su contra. Por otra parte, la ONU tiene información de que entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, grupos armados de la oposición dispararon contra civiles que intentaban abandonar Alepo.

Cientos de hombres sirios se encuentran desaparecidos después de abandonar las áreas rebeldes y pasar a zonas controladas por el régimen sirio en la localidad de Alepo, según ha alertado este viernes la ONU. "Recibimos informaciones muy preocupantes de que cientos de hombres han desaparecido tras cruzar a áreas controladas por el Gobierno" sirio, ha señalado el portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville. También ha tenido "informaciones de que hombres han sido separados de sus mujeres e hijos". Los familiares de estos hombres, todos menores de 50 años, han sido quienes han dado la voz de alarma. Aseguran que perdieron el contacto con ellos después de que huyeran de las áreas controladas por la oposición hace una semana o diez días.

El presidente sirio dice que la victoria en la batalla por esta ciudad estratégica puede acercar el final de la guerra, y ha rechazado la tregua que piden los rebeldes. En Alepo este se libra la mayor batalla de Siria, y el ejército presume de ir ganando terreno. Bachar Al Asad rechaza una tregua. Según él, solo beneficiaría a los rebeldes, porque les daría tiempo para reagruparse. En una entrevista a un diario sirio, dice que la victoria en Alepo sería un enorme paso hacia el fin de la guerra. A medida que las tropas avanzan, las cámaras documentan la crudeza de la guerra: la ciudad está humeante y en ruinas. Miles de civiles huyen de un larguísimo asedio. La familia de Ahmed ha encontrado su antigua casa, pero apenas queda nada en pie. Cuentan que los rebeldes no los dejaron escapar antes, que los usaban como escudos humanos. Pero otros no quieren salir de territorio rebelde. Temen las represalias del ejército. Decenas de miles siguen atrapados en medio de los combates. Entre ellos más de 400 niños enfermos o heridos que necesitan tratamiento urgente. La ONU alerta de que no consigue permiso para evacuarlos. La Cruz Roja si ha conseguido rescatar a 150 discapacitados y heridos de un centro médico en la ciudad vieja. Llevaban dos días sin comer, y viendo cómo otros pacientes morían por falta de medicinas.

Once horas de pausa humanitaria. Ese es el tiempo que el Ejército ruso y sirio ha dado a Alepo este jueves para aliviar la crítica situación en las viven 250.000 civiles, atrapados en los combates más sangrientos de la guerra siria. Rusia ha ofrecido prorrogar la misma pausa de once horas durante los próximos tres días para permitir evacuaciones médicas urgentes y la entrada de la ayuda humanitaria."Rusia nos ha confirmado que tenemos once horas diarias por cuatro días, primero dijeron que serían ocho horas, pero nosotros explicamos que era muy corto y complicado, y ellos aceptaron", ha anunciado el coordinador de la ayuda humanitaria para Siria, Jan Egeland.

La ONU estima que hay más de 200 personas, entre heridos en los ataques y enfermos graves, que necesitan ser evacuadas de manera urgente desde la sección este de Alepo que controlan los grupos rebeldes. La operación, que será llevada a cabo por personal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Comité Internacional de la Cruz Roja, implica que cada evacuado abandonará la ciudad acompañado de su familia.

Paralelamente, se espera que la ONU puede hacer entrar cargamentos de medicamentos y otros suministros médicos en la ciudad, que lleva más de tres meses completamente cercada, lo que a partir de entonces hizo imposible cualquier suministro de ayuda humanitaria. La "pausa" de este jueves, que ni siquiera ha sido calificada de tregua, ha entrado en vigor a las ocho de la mañana, hora local, y se extenderá durante 11 horas En los barrios rebeldes, cerca de 300.000 civiles, sin apenas agua o comida, acaban de sufrir un mes infernal: con ataques diarios a hospitales o panaderías. La oposición denuncia que esta tregua, justo ahora, es un chantaje, que el régimen obliga a elegir entre el éxodo o las bombas.