arriba Ir arriba

La coalición contra el Estado Islámico liderada por EE.UU. atacó el miércoles a las tropas afines al régimen de Bachar al Asad "en defensa propia", según el Pentágono. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos cifra en 45 los combatientes muertos. El ataque se produce en una semana en la que el régimen sirio ha intensificado la ofensiva contra los rebeldes sirios en zonas de Guta Oriental. Según el OSDH, solo en las últimas 72 horas han muerto 150 personas y hay decenas de heridos y desaparecidos entre los escombros de ambulatorios, escuelas y mercados. 

La labor de los 'cascos blancos', voluntarios que recorren la ciudad salvando vidas entres los escombros, se ve desbordada aun más en los últimos días por la ofensiva del ejército de Al Asad. Guta Oriental, en el norte de Siria, donde el martes perdieron la vida 78 personas en los ataques de la oposición, está siendo especialmente castigada. Este miércoles los ataques han causado otros 15 muertos entre una población de 400.000 habitantes, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. En Saqba, donde se han grabado estas imágenes, los voluntarios se afanan para salvar a los supervivientes, especialmente niños.  Entretanto, la ONU ha abierto una investigación ante las sospechas de que el régimen sirio ha utilizado gas cloro en sus últimos ataques.

  • El presidente sirio concede su primera entrevista tras el supuesto ataque químico
  • Niega que posea armas químicas y recalca que "jamás" las habría utilizado
  • Acusa a Estados Unidos de buscar un "pretexto" para lanzar su ataque aéreo
  • Con todo, se dice dispuesto a aceptar una investigación si es "imparcial"

El decano de los periodistas en Oriente Medio, Tomás Alcoverro, presenta "¿Por qué Damasco?". Algunas claves de lo que pasa en esa región del mundo siempre incendiada y que conoce desde hace más de 40 años como corresponsal de 'La Vanguardia'.

El periodista sostiene que "la guerra de Siria es una sepultura de la información, y quien dice que entiende lo que ocurre allí, es que se lo han explicado mal". Lo que empezó como la primavera siria se ha convertido en un sangriento y complejo campo de batalla internacional que dura ya más de seis años y a Alcoverro, Bashar Al Asad aún no ha ganado, pero la oposición ya ha perdido.