Enlaces accesibilidad

Maestros de la costura

María Escoté: "Yo pensaba ser más maja pero soy muy exigente. "

  • La diseñadora cuenta su experiencia como jurado de Maestros de la costura
  • Comparte tarea con el veterano Lorenzo Caprile y el joven Palomo
  • Ha vestido a estrellas de la música como Katy Perry, Miley Cyrus y Rita Ora

Por
María Escoté rtve

Cuando María Escoté habla de su trabajo los ojos se hacen grandes y brillan más. Y eso que el cansancio empieza a hacer mella. Estos meses han sido muy duros por varios motivos. La Madrid Fashion Week se ha adelantado un mes y ha tenido menos tiempo para hacer la colección, un trabajo que ha tenido que compaginar con la grabación de Maestros de la Costura. "Ha sido muy duro, mucho, pero gracias al equipo que tengo hemos podido llegar a todo. Se lo debo todo a mi equipo", dice. "Ser jurado no es fácil, aunque la experiencia ha sido superbonita y muy gratificante".

En el programa comparte tarea con dos famosas agujas. El veterano Lorenzo Caprile y el joven Alejandro G. Palomo. "Son dos perfiles muy diferentes. Caprile es la experiencia, la sabiduría; es la técnica. Estar a su lado ha sido como volver a la universidad, ha sido un lujo estar a su lado y aprender tanto en estos meses. Y Palomo es la juventud, la diversión, el macarrerío, la fantasía... lo que necesitaba también para poder llevar mejor el trabajo. ¡Ha sido un sueño, lo mejor que me ha pasado ha sido conocerlos”.

Propuestas de María Escoté para el otoño de 2018. Reuters noticias

Escoté cuenta que se ha sorprendido a sí misma ejerciendo de jurado. "Yo pensaba ser más maja pero resulta que soy muy exigente. Yo no tenía la sensaión de estar yendo a un talent show, yo estaba entrando en mi taller cada mañana, y yo en mi trabajo soy superexigente. Soy una persona muy sociable, muy divertida y muy simpática pero a la hora de hacer el programa he tenido la misma exigencia que tengo en mi trabajo".

Desvela que ha habido "días buenos, malos y regulares" pero que al final ha valido la pena porque ha visto mucho talento. "Mucho, pero sobre todo hay mucho oficio y mucha artesanía, que es lo importante. En este programa queremos recuperar el oficio. La gente solo ve el desfile, las editoriales de moda en las revistas... lo bonito de la moda. Pero esto otro no lo ve y es lo que queremos que vean, para que se aprendan los oficios y se recuperen".

La diseñadora en la fiesta de la revista I-D. noticias

Escoté es una de las diseñadoras españolas más mediáticas y una de las más influyentes, pero es consciente del poder de la televisión. "Me hace muchísima ilusión estar en el programa pero también le tengo mucho respeto. Soy consciente de la repercusión pero soy una persona muy consecuente con lo que hago en mi vida. Me he preparado, me he centrado y luego será lo que tenga que ser".

María Escoté es como sus colecciones, una explosión de color. Pero además es una gran trabajadora y una luchadora nata. Adora lo que hace y lo vive con intensidad. “Es un torbellino de energía y fuerza que impregna todo lo que toca, tanto en el ámbito personal como en su trabajo. Esa energía magnética es la que me sedujo de ella cuando estudiábamos juntos y se ha mantenido intacta hasta ahora”. Habla Juan Vidal, amigo y compañero de la diseñadora.

Diseños de María Escoté presentados en Cibeles. noticias

Esta barcelonesa se formó en el Centro Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce mientras trabajaba en el negocio de confección a medida de su familia. Se graduó en 2005 y completó su formación con un máster sobre la asesoría del color y un curso de dibujo en la Central Saint Martins.

En enero de 2007 lanzó su primera colección en el espacio Moda Fab y en septiembre pegó el salto a Madrid y presentó sus siguientes colecciones en las plataformas EGO y OFF de Cibeles. En 2010 ya se codeaba con los grandes de la moda española y desde entonces es fiel a la cita madrileña con la moda.

Colección de María Escoté inspirada en 'My Little Pony'. noticias

Su primera colección fue 'Fire Walk With Me', que presentó en un desfile compartido con Carlos Díez, uno de sus mejores amigos en la moda. Juntos lograban llenar las gradas de Cibeles y atraían a un público joven, con ganas de ver y comprar una moda desenfadada, alejada de los convencionalismos y el estilo, a veces un tanto rancio, que entonces campaba por Ifema.

"Conoci a Maria Escote en su primer desfile en el EGO y me enamoré de la frescura de su trabajo, de la falta de prejuicios y sobretodo me gustó que no hacía nada de lo que supuestamente se llevaba en ese momento, algo que ha definido y diferenciado su trayectoria. María está libre de etiquetas y de estilos, es inclasificable y tiene una gran identidad", dice Carlos Díez. "Después me enamoré de ella como persona y nos hicimos muy amigos. Es una especie de hermana pequeña para mí, una confidente en el trabajo y sobre todo en la vida", añade el diseñador ahora centrado en el vestuario de cine .

La cultura (y la subcultura) americana es una de sus fuentes inagotables de inspiración y Escoté ha jugado con los códigos de la Ruta 66, el wéstern, los Ángeles del Infierno o la estética de lugares tan cinematográficos como Texas o Hawái. Además, ha reinterpretado iconos de la cultura pop universales, como Mi Pequeño Pony y Hello Hitty.

María Escoté en La Vida al Bies

Escoté ha desarrollado hasta el infinito los vestidos en seda estampada (con sus propios motivos) que se aferran al cuerpo con ganas y osadía, y ha hecho diferentes versiones de la cazadora biker, una sus prendas fetiche. En febrero de 2012 las coloreó con tonos flúor y cambió las reglas de la moda al ponerlas a la venta mientras se celebraba el desfile. “María va por delante de todos”, dijo Hannibal Laguna. Desde entonces ha apostado por el see now, bay now, y así evita que otros ‘fusilen’ sus colecciones, todas marcadas por la creatividad y el talento de Escoté.

“Si hay una prenda que no yo no me pondría, no sale en el desfile. Todo lo que hay en la colección me lo pondría yo. Hago lo que me gusta y vendo lo que me gusta, y espero poder seguir muchos años así”, decía en una entrevista a RTVE.ES.

Rita Ora, Miley Cyrus y Katy Perry con vestidos de María Escoté. noticias

En 2013 Katy Perry recogió un premio MTV con un vestido de María Escoté y desde entonces la diseñadora ha apostado fuerte por tener visibilidad, y ventas, en el exterior. Sus vestidos, siempre llamativos y potentes, seducen a estrellas planetarias como Miley Cyrus y Rita Ora.

Pero su legión de seguidoras en España no se queda corta y, curiosamente, todas tienen estilos muy distintos. Hablamos de jóvenes como Paula Echevarría, Blanca Suárez, Michelle Jenner o Juana Acosta pero también veteranas del show bussiness como Alaska o Bibiana Fernández.

Eugenia Silva, Paula Echevarría, Blanca Suárez y Miriam Giovanelli. noticias

Arrasó con la colección 'Private Dancer', para la primavera y el verano de 2014, año en el que lanzó una línea infantil “es una colección independiente de las otras colecciones, hecha para mamis como yo que no encuentran la ropa que quieren para sus hijos”, decía entonces.

En 2016 cambió su ‘América’ por China y participó en un programa de la televisión en el que además vendía su ropa, algo que logró gracias a la relación con un socio chino dueño de un canal de televisión y la segunda tienda de venta online más potente del país. Últimamente ha sido noticia por hacer el vestido de novia de la actriz Miriam Giovanelli y también el que llevó Dafne Fernández en la fiesta posterior a su enlace. 

Desfile de María Escoté en Madrid Fashion Week. noticias

Su estilo ha cambiado, ha madurado, ha evolucionado. Igual que ella, igual que su clienta. Las dos colecciones presentadas en 2017, en febrero y septiembre, marcaron un punto de inflexión en su trabajo. La de primavera y verano de 2018, inspirada en Lady Di, tuvo críticas muy buenas y la diseñadora se siente especialmente orgullosa de ella. “Esta colección habla de ella, de esa persona inteligente, de una mujer que es lo que no se espera de ella. Es mi colección favorita, la disfruté mucho”, decía en una entrevista a RTVE. Ahora ha lanzado la colección de otoño e invierno de 2018 y 2019 inspirada en los años 60, un trabajo de fuerte carga estética que rinde tributo a una de las décadas más alocadas, revolucionarias e innovadoras de la moda. ¡Perfecta para el espíritu Escoté!