Anterior El drama, protagonista de la próxima semana Siguiente Por qué no te puedes perder el estreno de OT. Te damos 10 razones Arriba Ir arriba
Crónicas - Compasión animal

Compasión animal

  • El ser humano y su relación con los otros seres vivos más cercanos, ha sido siempre motivo de reflexión.

  • El Tratado de Lisboa, del año 2009, se refiere a los animales como seres sentientes, dotados de sensibilidad; aún, en muchos lugares, siguen siendo considerados como cosas u objetos.

  • Cada año se abandonan en España unos cien mil animales de compañía y cada año también, los jueces se enfrentan a un número mayor de casos de maltrato animal.

  • Desde la reforma del Código Penal de 2015, el abandono de animales es ya un delito.

  • #CRanimales

|

FICHA TÉCNICA:

  • GUION Carmen Bonet
  • REALIZACIÓN Arturo Villacorta
  • IMAGEN Silvia Acebes
  • SONIDO Fernando Romera
  • MONTAJE Ricardo Lago
  • GRAFISMO Antonio Valentín
  • SONORIZACIÓN Jesús Negrón
  • DOCUMENTACIÓN SS.II. TVE
  • PRODUCCIÓN Ana Pastor y Lourdes Calvo

Aunque conceptos como maltrato animal, derechos de los animales, abandono o tortura, estén hoy tan presentes, la relación de los seres humanos con el resto de los animales es una relación tan antigua que siempre ha merecido la atención de pensadores y filósofos. La evolución de las sociedades ha llevado también pareja una evolución en esa relación y en el trato que los humanos hemos dado a otros seres vivos.

Cuando nos planteamos hacer un “Crónicas” sobre maltrato animal teníamos claro que no queríamos entrar en polémicas, en posiciones encontradas sobre determinados usos o costumbres, partidarios o no de los llamados festejos con animales…Queríamos, y es lo que hemos intentado, hacer una reflexión; de una relación antigua, en ocasiones muy descompensada, y en la que durante mucho tiempo, y en algunas sociedades más que en otras, las víctimas han sido siempre los animales, aunque estuvieran muy próximos a los humanos.

En la evolución de esa relación, el progreso científico, como en todo, ha ayudado bastante. Si al principio Dios estaba en el centro de Todo, más tarde el centro pasó a ser el propio Ser Humano. Y después, gracias a la Ciencia, como casi siempre, el animal humano se ha convertido en uno más dentro del universo de los seres vivos; uno más, aunque con sus especiales diferencias.

El filósofo Jesús Mosterín nos habla del antropocentrismo

 

Decía Schopenhauer, uno de los pensadores que dedicó algunas páginas a hablar de esa relación entre humanos y animales, que “…ningún animal tortura simplemente por torturar; empero el hombre si lo hace…”. No hace falta poner ejemplos. La Historia está llena, a rebosar, repleta, ayer y hoy, de genocidios, torturas, y vulneraciones de los derechos humanos más básicos. La capacidad del ser humano para la crueldad no puede estar en cuestión. Es un hecho. Y si lo es con sus congéneres, ¿qué no será con aquellos que no forman parte de su propia especie?

De alguna manera, podemos decir que por eso nacieron las leyes. Para evitar conflictos, para poner orden en lo aleatorio y caprichoso del carácter humano…

Para el filósofo Jesús Mosterín, la Ilustración supuso una suavización importante de las costumbres, pero caló poco en España

Pero, volviendo a nuestros días, aunque la crueldad del ser humano sigue presente, sí que es verdad que, cada vez más, el orden jurídico ha ido recogiendo y penalizando cierto tipo de conductas. La cuestión no es ya si los animales pueden sufrir, algo que no necesita demostración, sino si somos capaces, en mayor o menor medida, de reconocer ese sufrimiento y compadecernos. Asumir que los animales más desarrollados son seres dotados de sensibilidad y, por lo tanto, seres a los que hay que proteger.

Jesús Mosterín nos habla de la creación de derechos y de la compasión

 

El Tratado de Lisboa, o Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que entró en vigor en 2009, en su artículo 13, introdujo en los Estados miembros la obligación de poner en marcha políticas públicas integrales en defensa de los animales sobre la base de que son “seres sensibles” y no meras cosas. Pero cada país lleva su ritmo. Y mientras que en algunos como Francia, Alemania, Austria o Suiza, los animales son ya reconocidos legalmente en sus Códigos Civiles como seres sensibles, con capacidad para experimentar placer o dolor, y no como cosas o propiedades, en España aún los animales son considerados “bienes semovientes”, meras cosas, que se pueden por tanto embargar, por ejemplo en casos de divorcio o de embargo de bienes (recientemente el Congreso ha debatido una propuesta para modificar este punto de nuestro Código Civil).

Aun así, y aunque quede mucho camino por recorrer para llegar a la situación de otros países de nuestro entorno, desde hace algún tiempo parece que las cosas están cambiando. La reforma del Código Penal de 2015 introdujo algunas novedades en el delito de maltrato animal, aunque mejorables para muchos, y los jueces parecen estar cada vez más concienciados con este tipo de delitos.

Las sentencias en casos de maltrato animal han ido creciendo en los últimos años. Algunas, ejemplares, como una del año 2013 en Toledo, la primera sentencia en España que condenó a un cazador por ahorcar a sus galgos a siete meses y medio de prisión e inhabilitación especial durante dos años para el ejercicio de la profesión, industria y comercio.

La magistrada del Juzgado número 8 de Palma, María Jesús Campos Barciela, nos comenta la sentencia del año 2013 que condenó a un cazador

 

Otras sentencias, como la del “caso Sorky”, han sido “pioneras” al ordenar el juez, en este caso jueza, por primera vez en este tipo de delitos, que un delincuente primario entrara en prisión para cumplir la condena. Sorky era el nombre de un caballo que en el año 2012 echó a galopar en una carrera de Trote que se celebraba en el Hipódromo de Manacor. Fue descalificado y horas más tarde, golpeado hasta la muerte por uno de sus dueños.

La jueza María Jesús Campos Barciela nos habla del cumplimiento de la pena de prisión

 

Dicen las estadísticas que España se lleva la palma en el abandono de mascotas en comparación con otros países de su entorno. Pero, desde el 2015, lo que era una falta ahora es un delito. Abandonar perros o gatos, puede salir más caro ahora que antes. Y, desde distintas asociaciones en defensa de los animales, las denuncias por abandono y maltrato han ido creciendo. Lo que parece estar claro es que la conciencia social ante el sufrimiento de los animales más próximos ha ido en aumento. Y, por consiguiente, también las denuncias. Pero cuando hablamos de maltrato animal y de sufrimiento, no podemos pensar únicamente en los más cercanos, aunque sean los que nos provocan más empatía. En el Reino Animal muchas especies salvajes son “raptadas” diariamente para el capricho o disfrute de unos pocos humanos. Se convierten en meros objetos fruto del comercio ilegal. Y también sufren.

Marta Bustelo, de Rainfer, nos habla sobre el negocio del tráfico ilegal de especies y la protección legal de estos animales

 

Manuela es el nombre de la chimpancé cuyo rostro escogimos como foto principal de esta página; y también al inicio de nuestro documental. No es un perro, ni un gato, ni ningún otro animal doméstico. Pero es un primate, con capacidad para empatizar con los humanos, pero sobre todo, que puede sentir miedo y dolor.

La historia de la chimpancé Manuela

 

La imagen y la mirada de Manuela, un chimpancé, cuyo ADN hoy sabemos que solo se diferencia en un dos por ciento del de los humanos, nos puede hacer pensar sobre muchas cosas. Y una de ellas, sin lugar a dudas es, parafraseando al gran Mahatma Gandhi, que un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.