Anterior "Las maldiciones", de la escritora argentina Claudia Piñeiro Siguiente Thalía dice adiós a OT con el corazón hecho 'Cenizas' Arriba Ir arriba
Metrópolis - Arte entrometido

Arte entrometido

Emisión 22 de noviembre de 2015 · La 2

|

Guión: Nerea Ubieto

Metrópolis presenta, bajo el título Arte entrometido, a una serie de artistas españoles interesados en generar un tipo de arte que afecta a la realidad cotidiana. Con este objetivo, realizan obras que sobrepasan sus propios límites y se expanden más allá de los museos, propiciando relaciones, impactos y secuelas en el curso de la vida diaria.

Las formas de aproximarse a lo real son múltiples, tanto a nivel formal como en el grado en el que repercuten en la sociedad. Algunas de estas piezas pasan desapercibidas, pero su alcance geográfico es prácticamente ilimitado; otras tienen mayor visibilidad y van dirigidas a un grupo determinado sin ser personalizado; por último, hay trabajos cuyo interés se centra en individuos concretos sobre los que recae la acción.

Olalla Gómez (Madrid, 1982) tiene un discurso político y socialmente comprometido. En su obra utiliza situaciones y conflictos de la vida cotidiana como materia prima para generar las ideas, que posteriormente materializa de formas muy diversas. La pieza Damnatio Memoriae (2013) tiene su origen en el movimiento 15M y las peticiones populares de la gente. Gómez recoge las consignas más recurrentes en las manifestaciones y las inscribe en monedas de uno y dos euros cuya imagen ha sido previamente borrada. Este acto iconoclasta hace referencia a la locución romana Damnatio Memoriae (condena al olvido), práctica que se utilizaba para condenar el recuerdo de un enemigo del Estado, cuando el Senado la decretaba, se procedía a eliminar todo cuanto recordara al condenado: imágenes, monumentos o inscripciones. La artista pone estas 200 monedas manipuladas en circulación a través de diversas vías: en el banco, al comprar algo o simplemente dejándolas en el suelo.

Rosana Antolí (Alcoi, 1981) trabaja con temas como la resistencia, la coreografía, la utopía y el fracaso. La artista analiza situaciones del día a día y, a través de la reordenación de ciertos elementos, genera nuevas lecturas; puede ser una reflexión existencial, absurda o un análisis sobre los nuevos órdenes actuales. En su obra Walkative (2015) un ciudadano londinense, Graham, que Antolí conoce azarosamente, interpreta a través de sus movimientos corporales dos barrios de la ciudad colindantes: Mile End, barrio obrero de toda la vida y La City, zona de bancos y grandes industrias. Las barrios son completamente diferentes, tanto en lo referente a su arquitectura como a las clases sociales que los habitan. La interpretación llevada a cabo por una persona local de Mile End permite a la artista explorar qué coreografía tiene la resistencia. Los movimientos de Graham son totalmente libres de dirección, sólo tiene en cuenta la situación y, a partir de ahí, elige donde pararse o como ejecutar sus gestos. En su barrio sus movimientos son orgánicos, relajados e interacciona con la gente de alrededor, cuando llega a La city son toscos y robóticos. El resultado es la creación de una nueva psico-geografía de la zona.

Left Hand Rotation es un tipo de tornillo que en lugar de apretarse de izquierda a derecha, se aprieta de derecha a izquierda, a “contra mano”. Es lo que busca el colectivo del mismo nombre establecido hace 10 años, subvertir el orden establecido a través de la evidenciación de ciertos fenómenos. Suelen tratar conflictos urbanos, nuevas formas de organización e identidades y, sobre todo, problemáticas derivadas de la globalización. La incidencia del colectivo no es tanto en la realidad en sí, como en la forma en que esta es percibida. La obra Moss Media (2009) reflexiona sobre como las identidades de hoy en día están mediadas por objetos de consumo, convirtiéndose en idénticas. El proyecto parte de la tradición del los Hombres de Musgos de Béjar para transformar a este héroe de leyenda en un icono mediático que se instalará en la Plaza Mayor de Madrid, compitiendo con el resto de personajes habituales.

Nuria Guell (Girona, 1981) genera situaciones en el día a día en diferentes contextos específicos con la voluntad de subvertir las relaciones de poder impuestas. Su principal objetivo es apelar al espectador y provocarle momentos de interrogación ética. Las vías o estrategias que suele utilizar son: la complicidad con diferentes aliados que se involucran en sus proyectos, usar los privilegios que le ofrece el mundo del arte y el flirteo con las instituciones del gobierno, que participan en sus obras sin ser conscientes de ello. En la pieza 54 MM (2012), en colaboración con el artista cubano Levy Orta, se pretende alertar a la ciudadanía de la reforma del código penal que el Ministerio pretendía llevar a cabo en el 2012 y que se corresponde con la actual “Ley Mordaza”. Los artistas crean un simulacro para la policía consistente en avisarles por teléfono de la suposición de que un grupo de gente se dispone a reunirse en una plaza. Al llegar los policías se encontraron con 18 dianas como las que suelen usar para entrenar, pero cuya forma del sujeto era de resistencia política. Lo más interesante de la obra son los comentarios que se generaron en un foro de policías donde se subió el vídeo.

Javier Nuñez Gasco (Salamanca, 1971) trabaja con las ideas y suele desarrollar obras muy procesuales y complejas cuya materialización formal es de lo más heterogéneo. En este caso podemos ver el registro de su última exposición, Fuera de acto (2015), que tuvo lugar en el Espai d’art contemporani de Castellón (EACC). La muestra tuvo dos inauguraciones muy diferentes. En la primera, evento al que se refiere el artista en el programa, la sala estaba completamente vacía a excepción de tres objetos: una escopeta convertida en flauta travesera, unos agujeros en la pared y unas resmas de papel con la frase del dramaturgo Chéjov “Si en el primer acto aparece una pistola en la pared, en el segundo se tiene que disparar”. En diferentes partes de la sala había también varias personas, llamadas contadores, explicando obras que no estaban allí. Durante la inauguración se producen dos momentos clave: cuando el director de teatro André Teodosio toca con la flauta la Marcha Fúnebre de Gustav Mahler y los contadores se aproximan a la pared para realizar un cluster y formar la frase “Acto 1” y la intervención final de un policía que entra a la sala, desaloja a los espectadores y dispara sobre las resmas de papel.

El trabajo de Isabel Marcos (Madrid, 1986) cuestiona la habitabilidad del espacio e investiga sobre las relaciones interpersonales en función de su manera de estar y vivir en estos lugares. En el proyecto Esta piedra contiene un viaje (2014) la artista regala un viaje a través de una piedra que deja en el suelo con este mensaje escrito y su dirección de email. La pareja que responde a la invitación viaja a Lekeitio, un municipio de Vizcaya al que la artista estaba vinculada emocionalmente, pero no se atrevía a volver. En Lekeitio se reúnen los tres junto con un antiguo operario de una fábrica que cerró y en la cual trabajaba el padre de Isabel Marcos. El trabajador les hace una suerte de visita guiada explicando lo que fue aquella fábrica. La obra es un encuentro entre diferentes miradas: la de la artista, la de una persona cuya vida ha estado ligada durante 40 años a ese espacio, y la de una pareja que ha acabado allí de una forma completamente azarosa.

Fermín Jiménez Landa (Pamplona, 1979) construye objetos y situaciones que parten de lo cotidiano y del gesto mínimo, siempre aderezadas con un alto grado de humor. En su proyecto El nadador (2013) parte de la película del mismo nombre protagonizada por Burt Lancaster y basada en el cuento de John Cheever. En ella, el personaje principal decide recorrer el valle donde vive de piscina en piscina privada hasta llegar a su casa y por el camino, se van sucediendo diferentes micro-historias. El artista tiene en cuenta esta intimidad del lujo privado para contraponerlo a una práctica popular entre los jóvenes londinenses de hoy en día de buscar piscinas en Google maps y realizar fiestas dentro cuando los dueños no están. Jiménez Landa decide recorrer España nadando piscinas privadas siguiendo una línea recta desde el extremo sur hasta la casa de sus padres en Pamplona.