Anterior Tartar de atún Siguiente Agentes de 'El Ministerio del Tiempo' velan por la seguridad de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 Arriba Ir arriba
La mitad invisible - Misa de difuntos

'Officium Defunctorum' es una de las obras cumbres del Renacimiento

  • La música del abulense Tomás Luis de Victoria sigue sonando en el repertorio actual de las salas de concierto más importantes del mundo

|

Officium Defunctorum es una de las obras cumbres del abulense Tomás Luis de Victoria, nuestro gran compositor de polifonía religiosa.

Su música no ha dejado de interpretarse desde el Renacimiento. Y su oficio de difuntos o Officium defunctorum, sigue sonando en Funerales de Estado.

 Una música cargada de emotividad es el objetivo de Clara Peñalver en este capítulo de 'La mitad invisible' Una música cargada de emotividad es el objetivo de Clara Peñalver en este capítulo de 'La mitad invisible'

Emotiva y sublime

  Clara Peñalver y le resto del equipo de 'La mitad invisible', en la Catedral de Ávila Clara Peñalver y le resto del equipo de 'La mitad invisible', en la Catedral de Ávila

Descubrimos una música creada en 1603. Tomás Luis de Victoria la compuso para el funeral de la emperatriz María de Austria, hermana de Felipe II y publicada en 1605. Tomás Luis de Victoria, que nació en Avila, compuso la obra en Madrid, siendo capellán del Monasterio de las Descalzas Reales.

Una música cargada de emotividad es el objetivo de Clara Peñalver en este capítulo de La mitad invisible. Queremos entender el significado de la obra, lo que la caracteriza y distingue de otras composiciones de la época. Y también acercarnos a la voz, instrumento para el que está compuesta la obra.

 La misa de difuntos de Tomás Luis de Victoria es brillante en sí mismo por lo poco que en él hay de artificial La misa de difuntos de Tomás Luis de Victoria es brillante en sí mismo por lo poco que en él hay de artificial

Una obra maestra del Renacimiento

El Officium Defunctorum es brillante en sí mismo por lo poco que en él hay de artificial. No recurre a los adornos frívolos o al contrapunto virtuosístico practicado por los compositores flamencos de la época. En esta obra todo fluye con una sobria pero elegante naturalidad. La música está al servicio del texto, tal y como había quedado promulgado en el Concilio de Trento unos años atrás; sin embargo no es tanto al texto que habla de la muerte al que se le pone música sino al que hace vislumbrar la resurrección.

Para la composición de su Officium Defunctorum el músico abulense recurrió a las partes del común, Kyrie, Sanctus-Benedictus y Agnus Dei, y a las partes del propio de la missa pro defunctis, Introito, Gradual, Ofertorio y Comunión. Además incluye otras tres partes no pertenecientes a la misa aunque sí relacionadas con otros momentos de la liturgia mortuoria: la lección de maitines Taedet est animam meam,el motete Versa est in luctum y la absolución del cadáver después de la misa.

  El coro de RTVE participa en la elaboración de 'la mitad invisible' dedicada al compositor Tomás Luis de Victoria El coro de RTVE participa en la elaboración de 'la mitad invisible' dedicada al compositor Tomás Luis de Victoria

Puntos de vista

Para la elaboración del documental hemos contado con la colaboración del coro de RTVE, el experto en liturgia y canónigo de la catedral de Avila, Raul García Erraenz; la musicóloga del Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria, Soterraña Aguirre; Josep Soler, Premio Tomás Luis de Victoria 2011; el experto patrimonio del Monasterio de las Descalzas Reales, Alfonso de Vicente; el foniatra del Hospital Ramón y Cajal, Dr. Cobeta.

Esta 'mitad invisible' ha sido rodada en Avila y Madrid.

 El trabajo de 'La mitad invisible', en la prensa local de Ávila El trabajo de 'La mitad invisible', en la prensa local de Ávila