Anterior "Las maldiciones", de la escritora argentina Claudia Piñeiro Siguiente Saúl Craviotto se convierte en el ganador de MasterChef Celebrity Arriba Ir arriba
El escarabajo verde - Por amor al arte

Por amor al arte

  • Los trabajos de conservación ambiental lo realizan, en ocasiones, ciudadanos de forma altruista.

  • El voluntariado ambiental se hizo visible en nuestro país hace doce años, cuando 65.000 personas de toda España y Europa acudieron de forma desinteresada a limpiar el chapapote del “Prestige”.

  • Una de las virtudes del voluntariado ambiental es su absoluta implicación en cualquier tipo de intervención a favor de la conservación
     

|

Voluntarios ambientales

Un documental de Ana G.Wonham e Isabel Prados
Imagen y Sonido: Ramón Fernández de la Vega, Pedro Fernández Vara, Pascual Barraca, Enrique Bravo, Sergio Rodríguez y José Antonio Sierra.
Montaje: Javier P. Jaime
Productora: Miriam G. Corrales
Sonorización: Esther Mas

El Escarabajo verde es el programa semanal de documentales de medio ambiente de La 2 de TVE que dirige y presenta Mario de la Mano, realiza Eduardo Laplaza y produce Luisa Miranda.

El pasado 13 de noviembre se cumplieron 12 años de la catástrofe ambiental del vertido tóxico del “Prestige” en paisajes españoles, portugueses y franceses. Un recuerdo tan turbio como el de las 77.000 toneladas de fuel pesado, diluidas sin pausa a lo largo de 2600 kilómetros de costa. El hundimiento del petrolero monocasco provocó unos daños medioambientales valorados en más de 4000 millones de euros. Pero también fue el germen de la mayor oleada de respuesta solidaria en nuestro país, llegaron 65.000 voluntarios ambientales en la llamada Marea Blanca.

90 especies de las que sólo una cuarta parte fueron recuperadas

Una de las organizaciones no gubernamentales presentes en la recogida de chapapote fue GREFA, el grupo de recuperación de fauna autóctona. Las tarea de estos trabajadores altruistas fue la recogida y rehabilitación de aves marinas petroleadas, más de veinte mil ejemplares de especies protegidas, como el cormorán moñudo, el arao común, el frailecillo atlántico o el alcatraz. 90 especies de las que sólo una cuarta parte fueron recuperadas.

Una labor que siguen desarrollando en su sede madrileña de los Montes del Pilar, en Majadahonda. Actualmente coordinan la labor de más de 100 voluntarios ambientales al año, repartidas en varias áreas, cría en cautividad, educación ambiental, rehabilitación de fauna salvaje, recuperación y clínica veterinaria. Un hospital completo en un mismo lugar, con todos los servicios cubiertos, tanto de enfermería, laboratorio y necropsia.

Una de las virtudes del voluntariado ambiental en nuestro país es su absoluta implicación en cualquier tipo de intervención a favor de la conservación.

Una de las virtudes del voluntariado ambiental en nuestro país es su absoluta implicación en cualquier tipo de intervención a favor de la conservación. Lo saben bien en varias plataformas de llamada al trabajo altruista en la red. Entre ellos, dos ONGs veteranas en estas lides, como REFORESTA o ACA, la Asociación de Ciencias Ambientales.

Esta última coordina el trabajo de voluntariado ambiental en un paisaje privilegiado, los Parques Nacionales. La Sierra de Guadarrama recibe la visita de varios voluntarios al año para la toma de muestras fluviales de macroinvertebrados en su proyecto de investigación sobre los efectos del cambio climático.

Por otro lado, REFORESTA, creada en 1991 para la conservación y recuperación de los bosques, lleva varios años desarrollando un programa mixto de voluntariado particular y corporativo que incluye ya una base de datos de más de dos mil voluntarios.