Anterior Cuando la red no es social Siguiente 'MasterChef' llega a la noche de los lunes con Carlos Maldonado como invitado en su próxima entrega Arriba Ir arriba
Metrópolis - Generación 2014

Generación 2014

Emisión 2 de marzo de 2014 · La 2

|

Esta semana nos acercamos al arte emergente más joven de la mano de los diez proyectos premiados en el Certamen Generación 2014, referente de la creación artística contemporánea más actual. La exposición que reúne los trabajos galardonados este año podrá visitarse hasta el 4 de mayo en La Casa Encendida.

A lo largo del programa seguiremos el recorrido planteado por Ignacio Cabrera, comisario de esta exposición que presenta los trabajos de diez jóvenes, interesantes propuestas artísticas que cuestionan el orden establecido y proponen otro punto de vista posible frente a este particular contexto histórico y cultural en el que nos encontramos. Diez proyectos que, utilizando diferentes formatos y disciplinas, muestran las preocupaciones y el firme compromiso social de toda una generación, que desde el arte,  reflexiona sobre el devenir de la sociedad actual.

Destaca en esta ‘puesta en escena’ de Generación 2014 el contraste de luces y espacios que hace de éste un ‘generaciones’ un tanto oscuro. Un ambiente gris que genera un paisaje curiosamente introspectivo que hace que las obras dialoguen entre sí e inviten a la reflexión.

El recorrido planteado por el comisario Ignacio Cabrera en torno al caos comienza por la obra de Nora Barón“Significación cabal de blituri” que, de alguna manera, intenta dar sentido a ese caos. Su instalación se compone de varios elementos aparentemente inconexos pero cuya retórica se entrecruza creando una especie de laberinto. Una pirámide, un doble espejo, un  árbol fractal, un libro… todos son elementos en los que se cuestiona la percepción, el sentido de las cosas, el abismo y nuestro punto de referencia con respecto al mundo.  Se completa la pieza con un vídeo que es una conferencia académica en torno a la dimensión desplazativa de la cognición  que pone en evidencia cómo para entender algo, tendemos a acercarnos tanto, que acabamos transformándolo.

Frente a ésta, “The Relief under her Feet”, la obra de Belén Zahera. Un conjunto que también plantea una especie de laberinto, en esta ocasión, lingüístico. A partir de la transformación y la intersección de diferentes formas y materiales como la madera, el mármol o la propia palabra escrita en un papel, se crean nuevas superficies. El diálogo entre las piezas fluye como un loop constante creando diferentes significados dependiendo de la perspectiva.

El recorrido continúa con Mariona Moncunil cuya pieza se cuestiona el orden establecido y las taxonomías presentes en los museos, a la vez que cuestiona la legitimidad de las instituciones. En su proyecto “Text on Snow on the Botanical Garden” parte de una curiosa situación en la que el jardín botánico de Helsinki en invierno había configurado un paisaje blanco con cartelas. Las plantas, objeto de este jardín, ahora escondidas bajo la nieve, generan un nuevo discurso que obliga a recurrir al conocimiento de cada uno para poder seguir este extraño itinerario imaginado. En la exposición se presentan un inventario de esas cartelas, la documentación de una acción que consistió en cambiar dos cartelas cuestionando la veracidad y fiabilidad del discurso creado por las cartelas, un vídeo en el que una experta botánica explica cómo serían esas plantas, y unos planos con el nuevo jardín botánico.

En este momento, la sala de La Casa Encendida cambia a un fondo blanco en contraste que deja ver la fragilidad de la siguiente pieza. “Colección pública (Bien de Interés Cultural)”, de Leonor Serrano Rivas, plantea una mirada sobre las colecciones artísticas estatales y propone otra colección posible. Otro orden posible basado en historias discontinuas. Leonor es arquitecta y en esta ocasión, se ha centrado en los bienes de interés cultural cuestionando las relaciones de poder que tienen las normativas arquitectónicas. En la instalación, fotografías de paisajes de extrarradio aparecen de alguna forma, desdibujadas e indefinidas. Son paisajes comunes, de aparente calma, atmósferas en la que algo está por pasar y que se relacionan con extractos descontextualizados del cine de suspense, congelados en una escena de gran tensión en la que también algo va a suceder.

Para Ignacio Cabrera, la siguiente pieza supone un punto de inflexión, un paréntesis, un espacio de calma y reflexión frente al caos. Se trata de “Tierra de Campos”, de Sara Munguía, una obra relajada que cuestiona el devenir de la sociedad a través de un viaje al pasado reciente. Los palomares que protagonizan “Tierra de Campos” son el referente visual de esta zona de Castilla y León, construcciones de adobe que se están degradando y que son testigos del cambio social y económico. En la instalación, los palomares se van transformando poco a poco en arquitecturas no definidas, símbolo de un cambio aún no concreto.

Continúa la exposición con el escenario creado por Eduardo Hurtado con su pieza “Tótem. Coincidencia. Bastión”, una reflexión, una vez más en torno a las colecciones, la disposición de las mismas y los criterios de las instituciones museísticas. La instalación recrea la impresión que Eduardo tuvo al visitar el Museo de Historia Natural de Oxford en un momento en que el centro estaba en obras dejando sólo algunas de las piezas a la vista. A partir de esa situación dada, se generaba un curioso diálogo entre las piezas que el museo había decidido ocultar y las que no, y cómo este nuevo escenario se había dispuesto de tal manera que generaba un nuevo discurso.

Greta Alfaro relaciona momentos históricos con el momento presente para intentar dar una alternativa nueva sobre las problemáticas de hoy. En la pieza “A More Flimsy Device is Impossible to Imagine”, recrea una oficina de principios de siglo en Londres vista desde puntos de vista muy diferentes. Es un espacio en el que impera el caos, y que supone una metáfora del orden social, las jerarquías, los espacios de poder, y los roles de género de varias épocas. Frente a este orden establecido, el vídeo nos refleja el punto de vista de un roedor que recorre la oficina sin seguir ningún orden. Y de otra parte, las fotografías marcan el punto de vista del humano, más pausado y relajado, frente a este espacio caótico que representa la oficina.

Continúa el recorrido con Anna Moreno que plantea cómo, ante una situación de catástrofe natural de una inundación, cinco artistas se cuestionan qué pasará refugiados en el tejado del museo de arte contemporáneo. En “Select the Right Location” esta situación de aislamiento y caos, sirve a los artistas para reflexionar en torno a las instituciones, el mundo del arte, las políticas culturales, la situación de incertidumbre de los jóvenes artistas…

“Unexpected Documents in a Waiting Room”, de Tania Blanco, es otra de esas piezas que reflejan la incertidumbre de nuestro tiempo presente desde un punto de vista crítico. En esta ocasión una sala de espera sirve como escenario para albergar todas esas noticias que no aparecen en los medios de comunicación tradicionales. Son informaciones que aparecen en periódicos y revistas, habituales sobre papel, pero que Tania retrata sobre cerámica dándoles una mayor presencia. Unas pesadas y duraderas publicaciones que hablan sobre el 11S, la situación actual de la monarquía en España, la industria farmacéutica…

Y termina el recorrido de Generación 2014 con la obra de Andrea Canepa“Todas las calles del año”, un proyecto que gira en torno a la construcción de la Historia y para ello, recorre toda Sudamérica encontrando y retratando calles que conmemoran una fecha concreta. En esta pieza coexisten diferentes espacios y temporalidades. De una parte, las fechas conmemoradas por estas calles, de otra parte, el tiempo y el espacio concreto reflejado en los dibujos de cada una de las calles y, finalmente, el tiempo y espacio expositivos, en el que el espectador ha de fundir ambos tiempos con su tiempo y espacio presentes. Además es interesante la democratización que se plantea en este trabajo al presentar con la misma relevancia aquellas localizaciones que conmemoran la fecha de la Independencia de un país, o el nacimiento del único catedrático de un pueblo pequeño.

En total, son diez proyectos que muestran las preocupaciones e inquietudes de toda una generación y que lejos de ser obras finitas, de tener un principio y un final concretos, plantean múltiples vías de continuidad, de reflexión, de debate, de investigación.

       
  • La exposición Generación 2014 podrá visitarse hasta el 4 de mayo en La Casa Encendida, Madrid