Enlaces accesibilidad

Más Isabel - ¿Cómo se pudo enamorar Isabel de Solís de Muley Hacén?

Por

La semana pasada conocimos a Isabel de Solís, la hija del comendador de Martos que acaba formando parte del harén del emir de Granada. Aunque en un principio se resiste a aceptar su condición de cautiva, en este capítulo vemos como la favorita de Muley-Hacén, parece adaptarse muy bien a su nueva vida. 

¿Isabel de Solís y Muley Hacén se enamoraron?

Según Teresa Cunillera, sí: "No es algo que se pueda constatar con un documento oficial, pero por las cartas, por todo el seguimiento de la historia...".

Irisirri nos describe los encantos de Isabel de Solís, a los que el emir no se puedo resitir: "Era bellísima y muy rubia, a los reyes moros les gustaban las mujeres rubias y de piel blanca. El rey Muley Hacén se enamoró de ella, y se la compró a la sultana Aixa, su anterior favorita y madre de Boabdil. Mejor si Zoraida se enamoró de él, porque no tenía otra opción que acudir a su lecho cuando la llamara y satisfacerle".

Para Cunillera son compresibles los sentimientos que despertó el emir en la joven Solís: "Tampoco se debía vivir mal en la corte granadina y Muley Hacén sí que estaba enamorado de ella..."

Pero desde luego, su vida en La Alambra tampoco fue lo que se dice fácil. Con tantas mujeres para un solo emir, aquello parecería una jaula de grillos. Irisarri nos traslada a aquellas estancias donde solo los eunucos eran testigos de las luchas de poder de aquellas que luchaban por la atención de Hacén: "La cosa es que en el harén chocaron las dos sultanas(lo cual trajo funestas consecuencias para el reino de Granada, que desembocarían en una guerra civil), Aixa, la esposa relegada del rey y la bellísima Zoraida, la recién llegada. El lugar se convirtió en un hervidero de tal magnitud que Muley expulsó a Aixa de la Alhambra y ésta con su hijo Boabdil se instaló en una casa del Albaicín".

¿Qué pasaba con las mujeres liberadas?

Viendo la serie podemos llegar a pensar que Solís prefiere no volver a Castilla por miedo a ser rechazada por su familia ¿Por qué las liberadas no recuperaban su vida anterior? "El problema es que hubiera sido violada". Nos cuenta Villarroel. En caso de que se confirmara la desgracia lo que podía ocurrir es que: "Su futuro matrimonio se anulara, si pertenecía a una familia noble, y terminara en un monasterio."

"Hay que tener en cuenta que estamos en una sociedad en la que el honor era muy importante." Nos recuerda Teresa Cunillera. "En una mujer, una dama, era algo fundamental. Tenía que ser virgen para poder casarse."

Pero creen los dos historiadores que los suyos jamás las abandonarían: "No serían rechazadas por sus familias." Así de rotundo se muestra Villarroel. Pero evidentemente en una sociedad tan cerrada nada volvería a ser igual como nos cuenta Cunillera: "Su imagen, su precio en sociedad hubiera bajado muchísimo".

Y sorprende que en este caso, que las mujeres nobles salían peor paradas que las muchachas de clase baja. Mientras a una mujer secuestrada y liberada de la alta sociedad se le abrían las puertas del convento de par en par a su vuelta, a la hija de un campesino la vida le daba una segunda oportunidad: "Iba a llevar una vida exactamente igual de la que hubiera llevado antes. Incluso aunque hubiera venido embarazada y con hijos".

Televisión

anterior siguiente